Escúchenos en línea

Gobierno y Esso van a reunión decisiva

| 10 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Este lunes, delegados del gobierno y de la transnacional norteamericana Esso Standard Oil van a la que podría será la última reunión para discutir la propuesta oficial de nacionalizar la importación de petróleo y para encontrar mecanismos para el procesamiento y almacenamiento del petróleo venezolano. El viernes pasado, el presidente Daniel Ortega dijo que espera que el proceso para nacionalizar la importación de petróleo concluya con un acuerdo con la Esso. Ese mismo día, hubo una reunión, pero no se alcanzó ningún acuerdo. La Esso es la única compañía en Nicaragua que posee una refinería de petróleo y tanques para su almacenamiento en grandes cantidades. Ortega ha acusado a la compañía de no cooperar en la solución al problema energético del país al negarse a refinar el petróleo venezolano y a prestar sus tanques para almacenarlo. Explicó que durante el primer Gobierno sandinista, que Ortega también encabezó, se implementó ese sistema. Un acuerdo semejante "ya se puso en práctica de 1979 a 1990, (cuando) el estado Nicaragua importaba el petróleo y la refinería siguió operando, no fue afectada, siguió operando como una empresa comercial, (y con la nacionalización de la importación del crudo) no se está afectado ni la comercialización, ni la refinería", recordó Ortega. El mandatario expresó sus deseos en que ambas partes alcancen un acuerdo satisfactorio. "El próximo lunes habrá una nueva reunión con la Esso y ojalá se encuentre ya una solución a esto", dijo Ortega. El presidente aludió así a un arreglo con la transnacional para que facilite sus instalaciones para procesar y refinar el petróleo venezolano que llegaría. Lo que "se está buscando es una forma de abastecimiento de petróleo y que se pueda recibir los 10 millones de barriles anuales que ofrece Venezuela", y que la transnacional refine todo el crudo importado de Venezuela para paliar la crisis energética que sufre el país, dijo el mandatario. Agregó que el objetivo es que Nicaragua en vez "de recibir dos millones de barriles" de Venezuela, como ocurre actualmente, el país reciba "ocho millones de barriles más" en el 2008, lo que le permitiría a Nicaragua gozar de "una condición más desahogada". Este suministro de petróleo en ventajosas condiciones de crédito permite al país mantener un subsidio a la tarifa del transporte público en la capital y dar financiamiento a largo plazo a las generadoras de energía para las compras del combustible. El gobernante explicó que con la nacionalización de las importaciones de crudo no significa que van "a confiscar o a expropiar a la refinería" Esso ni se afectará a la compañía en sus operaciones de comercialización ni de refinamiento. En este sentido, desmintió a los medios de comunicación "que siempre están sembrando el terror", que han anunciado que confiscará o expropiará la refinería de la petrolera Esso, aunque ratificó su decisión de nacionalizar la importación de petróleo al país. Ortega denunció a los medios de comunicación de la derecha de ser "los que siempre están sembrando el miedo y el terror, dicen «van a confiscar, van a expropiar», mentira, esa es una mentira tan grande como esa mentira que lanzaron de que no iba a haber luz, que al día siguiente volvían los apagones, y ahí está la luz por todos lados". Ortega refirió que al respecto mantiene negociaciones con los propietarios de la refinería, las que han entrado en una fase "crítica", igual que la espiral alcista de los precios del crudo en el mercado internacional. El mandatario indicó que "gracias a Dios" Nicaragua cuenta con la cooperación del pueblo y gobierno de Venezuela para paliar la crisis energética. En particular, citó el ejemplo de lo ocurrido el pasado viernes, cuando una planta generadora de 50 megavatios salió de servicio temporalmente y a pesar de ello no hay apagones, porque entraron a trabajar las plantas de emergencia "Hugo Chávez", que generan 60 megavatios.

Descarga la aplicación

en google play en google play