Escúchenos en línea

ONU advierte: Nicaragua se transforma en «país de élites»

Varias agencias. Desde Managua. | 10 de Diciembre de 2007 a las 00:00
La representación del Sistema de Naciones Unidas (ONU) advirtió este lunes que Nicaragua, la segunda nación más pobre de América Latina, con 64 un por ciento de sus 5,14 millones de habitantes viviendo con un dólar o menos al día, se está transformando en "un país de elites". "Hay una élite que va al INCAE (Instituto Centroamericano de Administración de Empresas), a universidades norteamericanas, o estudia en el Colegio Centroamérica (los más caros del país), y hay otra parte, que es la mayoría de la población, que no tiene acceso a nada o prácticamente a muy poco", alertó el coordinador en Nicaragua del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD), Alfredo Missair. Otra diferencia notoria en Nicaragua, según Missair, es que hay ciudadanos que amasan "fortunas, poder, con estructuras económicas y sociales", pero la gran mayoría no tiene acceso a nada o a muy poco. "Aquí los pobres pagan impuestos y se quedan con menos, mientras los ricos aumentan sus recursos no pagándolos" señaló. "De alguna manera tenemos que darnos cuenta que si concentramos todo el dinero y la riqueza que produce este país en los más ricos y a los más pobres les damos una atención de cuarta o de quinta, el país se va a transformar en algo muy complejo de llevar adelante", advirtió. "Nicaragua tiene que tener mucho cuidado con que la disparidad no siga creciendo", porque la desigualdad produce violencia, añadió y señaló que una de las lecciones que el país debe aprender es que los naciones de Europa más exitosas son las menos desiguales.

Reconocen labor del gobierno

Missair reconoció que el gobierno del presidente Daniel Ortega, que asumió el pasado 10 de enero, impulsa planes que indican un interés por mejorar los índices de pobreza y desnutrición infantil, como el "Programa Hambre Cero". Consideró "muy positiva" la decisión del gobierno del presidente Daniel Ortega, de declarar la gratuidad en la salud y educación". No obstante, reafirmó que los retos son muchos y hay mucho trabajo por hacer, pues en temas de interés para la niñez, este país todavía tiene una inversión muy por debajo de otros países con niveles de pobreza comparados, por ejemplo Bolivia u Honduras. "La desnutrición crónica infantil y la reducción de la pobreza generalizada son, entre otros, un verdadero desafío para Nicaragua", dijo Missair. En este sentido, hizo un llamado al gobierno y al sector privado a dar prioridad a los sectores menos favorecidos del país. En declaraciones previo al lanzamiento de la campaña del 60 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, Missair calificó de "sorprendente" el sistema educativo en Nicaragua. El diplomático anotó que este país centroamericano tiene un nivel de analfabetismo "tremendamente alto", pese a que en 1980, durante el primer gobierno sandinista, se redujo del 54 a un 13 por ciento, y le hizo merecedor del reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Hasta 2005 el analfabetismo alcanzaba el 20,5 por ciento de una población de 5,14 millones de habitantes, según el estatal Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE). El representante del PNUD indicó, además, que la calidad de la educación en Nicaragua es "realmente muy baja y por sobre toda las cosas (existe) una repetición (de grado por caada alumno) y una pérdida de alumnado que es pavorosa". Agregó que sólo un 60 por ciento de los niños que ingresan a la educación primaria logra terminar sus estudios y de esos sólo un 40 por ciento continúa sus estudios y "muchos de ellos tampoco terminan la secundaria".

Niños, los que más sufren

Otro punto donde Nicaragua vulnera los derechos humanos, según el representante del PNUD, es el alto índice de pobreza y desnutrición crónica infantil. "Los indicadores nos muestran que en Nicaragua un tercio de la población infantil en edad escolar primaria padece de desnutrición crónica", subrayó. "La desnutrición crónica infantil es una violación muy fuerte de los derechos humanos y Nicaragua es el segundo país de América Latina, después de Guatemala, en padecerla, ya que la tercera parte de los niños y niñas sufren de hambre y desnutrición crónica, y un 40 por ciento sufre en extremo pobreza", agregó. Según el funcionario, los niños se han convertido en el sector más vulnerable en derechos humanos en el país, "nos preocupa muchísimo por supuesto, las exclusiones de los niños y niñas pobres, o de los que son originarios de los pueblos indígenas, afrodependientes y otros, que padecen de una falta de acceso a la satisfacciones de sus necesidades básicas". La representante de la FAO, Laura De Clementi, confirmó que una tercera parte de los niños de Nicaragua sufre hambre y desnutrición crónica y "más del 40% de la población vive en extrema pobreza, "así que los retos son de gran magnitud". Por su parte, Deborah Comini, encargada de UNICEF, aseguró que "Nicaragua todavía tiene una inversión en temas de interés para la niñez, muy por abajo de otros países con niveles de pobreza comparables, por ejemplo Bolivia y Honduras". Los tres funcionarios concordaron en que el gobierno impulsa planes que reflejan un mayor interés por reducir los índices de pobreza y desnutrición infantil. En otras tareas pendientes, señalaron la reciente eliminación del aborto terapéutico y la ausencia de políticas públicas para combatir el VIH-Sida. Missair, señaló que "el tema del aborto terapéutico ha sido mal interpretado, y muchas veces manipulado por los políticos". La niñez nicaragüense, según la ONU, sufre igualmente de la violencia, especialmente la violencia intrafamiliar, abuso, violencia sexual, violencia física, violencia emocional, violencia verbal, "una cultura de violencia que se desarrolla en el entorno familiar, que debería ser el primer entorno protector de la niñez".

Descarga la aplicación

en google play en google play