Escúchenos en línea

México otorga trato de animal a inmigrantes centroamericanos

Diario El Universal, de México. Desde Ciudad de México. | 11 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Duermen en el suelo con una cobija sucia, comen alimentos en mal estado, tienen un garrafón de agua pero sin un vaso para beberla, además de que sufren insinuaciones sexuales de policías. Es la situación que denuncian extranjeros detenidos en la estación migratoria de Iztapalapa.

Por Claudia Altamirano

Para los extranjeros detenidos en la estación Iztapalapa del Instituto Nacional de Migración (INM), en el Distrito Federal, es cotidiano tener que dormir en un pasillo cubierto con una cobija sucia, comer alimentos en mal estado, tener un garrafón de agua pero sin un vaso para beberla, recibir una receta errónea de un médico prepotente y sufrir insinuaciones sexuales de un policía, reporta la organización civil Sin Fronteras. La asociación internacional aboga por derechos de los migrantes y documenta abusos y carencias, que no se justifican dado el presupuesto de estaciones migratorias del INM. Ante las insuficiencias denunciadas por los migrantes, Sin Fronteras solicitó al INM, a través de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, datos sobre el presupuesto ejercido en la estación migratoria de Iztapalapa y los rubros específicos en que se gasta. La única respuesta que tuvo fue con datos de la estación de Tapachula, Chiapas. Sin Fronteras recurrió entonces a la consultora externa Friné Salguero para pedir información detallada del presupuesto del INM y su ejercicio. Salguero hizo 250 preguntas al Instituto para conocer el gasto preciso en alimentos, agua, servicios médicos y de limpieza. Con previo cobro de 4.50 pesos por las copias del documento; el INM entregó información inexacta e incongruente; la consultora recurrió al Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI). La coordinadora de Vinculación de Sin Fronteras, Karina Arias, dijo que el INM no sólo volvió a responder de manera insuficiente, sino que solicitó a la ONG 800 pesos por su informe 2007 de estaciones migratorias; un documento que tampoco detalla los gastos específicos. El acceso a este informe fue negado a EL UNIVERSAL por el INM, pese a que es información pública. En la presentación de resultados del programa IFAI Comunidades, Salguero informó que en 2006, el INM gastó 11 millones 505 mil pesos en alimentos; 357 mil 421 pesos en agua —sin especificar si fue envasada o corriente— y un millón 890 mil 716 pesos en limpieza. "Si hay tanto dinero ¿por qué sigue sucio y la gente prefiere dormir en el suelo?, inquirió Friné. Respecto a la estación migratoria en el DF, de 2005 a 2006, Sin Fronteras recibió testimonios con 87 acusaciones por mala calidad en los alimentos; 139 quejas sobre condiciones inapropiadas para asegurar el aseo e higiene personal de los detenidos y 87 casos en que la comunicación con sus países de origen fue imposible, ya sea por el mal estado de las casetas telefónicas o por una restricción en el tiempo de las llamadas. Así lo refiere el informe Situación de los derechos humanos de la población migrante en las estaciones migratorias del DF y Tapachula. Reporta también 281 declaraciones de las que no se entregó copia al migrante; 37 acusaciones de violencia sicológica, verbal y sexual por funcionarios; 17 denuncias por trato indigno de médicos y 30 casos de extorsión, ejercida por personal de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI). Estas condiciones prevalecieron en general en la estación migratoria del DF 2007, según Sin Fronteras, que prepara su reporte de este año. Pese a estas inconsistencias presupuestales, el informe del INM proyecta crear, para 2008, el puesto de "especialista en estaciones migratorias", que implica la contratación de 354 nuevos funcionarios con un gasto de 64.9 millones de pesos anuales; la compra de 30 nuevos vehículos "para traslados cortos entre estaciones migratorias", con un gasto de 41.8 millones; inclusión de cepillo y pasta de dientes, desodorante y rastrillo en el paquete básico de enseres para los migrantes, para lo cual gastarían dos millones de pesos –aun cuando contemplan donaciones-; 52 millones en nuevo equipo de oficina y sólo 960 mil pesos en equipamiento médico. Por otra parte, la Secretaría de Gobernación (Segob) ha propuesto cambiar las normas de funcionamiento de las estaciones migratorias, pero diversas organizaciones no gubernamentales, entre ellas Sin Fronteras y Amnistía Internacional, han hecho objeciones porque "incumple las recomendaciones que al respecto le han sido formulados por organismos internacionales en materia de personas migrantes y derechos humanos". Por ejemplo, no se les permitiría ingresar a las áreas de aseguramiento y verificar las condiciones en que se encuentran los migrantes.

Comisionada niega abusos

La comisionada del Instituto Nacional de Migración (INM), Cecilia Romero, rechazó que la estación migratoria de Iztapalapa en el DF tenga carencias en servicios para migrantes, como alimentos en buen estado, agua y llamadas telefónicas gratuitas. "Sin Fronteras dice eso, pero nosotros tenemos todo bajo control, sobre todo en la estación del DF, ¿eh? No tenemos nada de carencia. Especialmente en el DF tenemos una gran supervisión", aseguró. Asimismo, la comisionada, quien fuera presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe del Senado en la pasada Legislatura, rechazó que la institución haya negado información a Sin Fronteras. "Se les ha atendido hasta la saciedad", aseguró. En entrevista, subrayó que toda información pedida por Sin Fronteras, de forma directa o por la ley de transparencia, ha sido contestada, por lo que no sabe "qué más sea necesario". Pese a que la organización defensora de los migrantes ha mantenido un proceso de solicitudes de información por un año, en el que se les ha entregado información imprecisa y hasta errónea, Romero afirmó que el Instituto Nacional de Migración ha hablado "ene número de veces" con ellos y dijo desconocer la queja de la organización civil. Han sido atendidos, insisto, hasta la saciedad en todas las propuestas que hacen, en las quejas que presentan, en las visitas que hacen a la estación migratoria, en todas partes. No conozco el caso específico, sería muy bueno saber de qué se quejan", puntualizó. De existir algún problema con la entrega de información, refirió, debe consultarse al IFAI, para saber "por qué no les da la información que debe darles". Respecto a la adquisición de vehículos para traslados en la ciudad o entre estados cercanos para 2008, Romero argumentó que los automóviles que ahora tiene el Instituto "ya están muy chafas", por lo que es necesario reemplazarlos por nuevos.

Descarga la aplicación

en google play en google play