Escúchenos en línea

«En un mundo donde los poderosos están unidos, debemos unirnos nosotros»

| 11 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega llamó este martes a la unidad de los pueblos y gobiernos de América Latina, para evitar que la política de seguridad de los Estados Unidos, que responde a la política económica imperial, imponga sus reglas y sus condiciones al resto del continente. Ortega hizo este llamado durante la décimo-segunda promoción de oficiales del Ejército de Nicaragua, de 37 nuevos tenientes incluidas dos mujeres, acto en el que entregó al jefe de la institución armada, general Omar Hallesleven, una réplica de la espada del libertador Simón Bolívar, que le fue obsequiada en su toma de posesión, el pasado 10 de enero, por el presidente venezolano Hugo Chávez. "Estos son tiempos de libertad, (en los que) tenemos que ir convirtiendo en una realidad el sueño de nuestros libertadores, el sueño de (el general de hombres libres Augusto C.) Sandino: la unidad de nuestros pueblos, la unidad de los pueblos de América Latina y el Caribe", agregó. Apuntó que en 1929 Sandino planteó a todos los presidentes de América Latina de esa época, la necesidad de que los pueblos y naciones tuviesen "su propio componente militar para defender la soberanía de las naciones latinoamericanas". Ortega aseguró que "hoy esos sueños empiezan a hacerse realidad. En Centroamérica cada día nos unimos más (...) luchando por objetivos comunes, y eso nos da una mejor posición para poder dialogar, para establecer relaciones con las grandes potencias, ya sea con la potencia norteamericana o las europeas".

OTAN carece de autoridad moral

Explicó que las potencias económicas que ejercen una dictadura global en el mundo, tienen sus componentes de integración, de unidad económica, y defienden sus intereses, a costa de empobrecer a los pueblos de África, de Asia, de América Latina. "Ellos tienen sus componentes militares, la OTAN (Organización del Atlántico Norte), ese es el club (militar) de los (países) ricos, donde participan los Estados Unidos y Europa, y claro son poseedores de armamentos atómicos, y por otro lado se niegan a respetar el derecho de los pueblos a desarrollar la energía atómica, con el cuento de que detrás vienen las armas atómicas", añadió. Ortega dijo estar "en contra de la carrera armamentista, pero ellos (los países de la OTAN) no tienen ninguna autoridad moral para decir quien debe disponer y quien no debe disponer de armamento atómico, tendrían esa autoridad moral y la van a tener el día que renuncien y destruyan ese armamento atómico, que es una verdadera amenaza para la humanidad". El mandatario y líder sandinista ironizó la posición "del impero (Estados Unidos) que considera los cohetes tierra-aire Sam-7 que posee el Ejército de Nicaragua como "una amenaza", armas "totalmente defensivas", que "no tienen nada que ver", con la capacidad destructiva de una bomba atómica como las lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, que provocaron más de 250.000 muertos. "Los imperios, por su propia naturaleza, están para dominar, para expandirse, es lo que les guía, buscar el control de la economía. Todos han desarrollado sus políticas de seguridad, sus políticas económicas y las siguen desarrollando para apoderarse de la riqueza global. Así se apoderaron de África, así convirtieron en esclavos a millones de seres humanos", afirmó. Ortega aseguró que el derecho de convertir en esclavos a quienes eran dueños de las tierras y riquezas de África, "simplemente fue la concepción de seguridad del imperio, la política colonialista del imperio. Igual (pasó) en Estados Unidos, donde exterminaron a los dueños de esas tierras". Indicó que la colonización de Estados Unidos "significó el exterminio de los verdaderos dueños" de esas tierras, del territorio canadiense, a quienes "los exterminaron y les robaron la tierra, les robaron las riquezas, los saquearon y sobre esos cimientos de genocidio, porque se convirtió en un verdadero genocidio como se convirtió en África, se levantaron los nuevos imperios, a costa de la sangre de nuestros antepasados indígenas". Señaló que "en estos tiempos siempre tenemos esas amenazas, porque la doctrina de seguridad de Estados Unidos, está dictada por la política económica de Estados Unidos", pero para Nicaragua la política de seguridad tiene que ver sobre todo con el resguardo de la soberanía del país, con la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, contra el terrorismo, "todo tipo de terrorismo porque hay muchas clases de terrorismo". Al respecto, dijo que hay "terrorismo de Estado, que pone en práctica Estados Unidos", que pasa por encima de instituciones como Naciones Unidas, encima de sus aparatos de inteligencia, porque el gobierno estadounidense "ha estado amenazando a Irán", aunque "su aparato de inteligencia, el más experto (del mundo)" llegó a la conclusión que Irán no está procesando toda su capacidad para construir armamento atómico. "Irán lo que está es procesando desarrollando energía atómica para respuesta a sus grandes demandas energéticas y a la vez contribuir con sus países vecinos, porque la energía atómica es más mucho más barata que la hidroeléctrica, la geotérmica, la térmica, y es la menos contaminante", refirió. "Los países que ejercen la dictadura global, unidos en la OTAN, unidos económicamente también en el grupo de los 7 y que ha venido creciendo, no solamente quieren ser dueños del armamento atómico si no que quieren ser dueños exclusivos de la energía atómica con fines pacíficos, (para) tener eso como un mecanismo de chantaje, de presión, en contra de las naciones que tienen grandes dificultades en el campo energético", agregó. Ortega advirtió que "vivimos en un mundo donde los poderosos están unidos, por eso es que debemos unirnos nosotros", los centroamericanos, los latinoamericanos, unirnos en todos los campos, en el económico, en el militar, en el de seguridad, "para librar esta batalla contra el narcotráfico y que no nos impongan las reglas los norteamericanos". Añadió que Estados Unidos deben invertir en el fortalecimiento de las instituciones: la Policía, el Ejército, "y que no nos impongan ellos sus condiciones". "Si nos unimos los centroamericanos vamos a ser más fuertes, estamos haciendo un esfuerzo de unidad contra el narcotráfico, y le estamos planteando a Estados Unidos que inviertan para que les ayudemos a resolver su problema, no es cuestión que nos van a ayudar a nosotros, el problema del narcotráfico lo tienen ellos, las drogas se consumen en los Estados Unidos, ahí está el gran consumo mundial, el dinero para comprar la droga", indicó. Ortega manifestó que en la reunión que sostendrán este miércoles en Guatemala los presidentes centroamericanos, le plantearán a Estados Unidos que invierta 1,000 millones de dólares en las instituciones de la región para combatir el narcotráfico, "que no es nada comparado con los grandes presupuestos que ellos tienen para las guerras, en Irak, en Afganistán, en otras regiones". "Queremos que (Estados Unidos) inviertan para una guerra contra el narcotráfico, una guerra que no está dirigida a destruir ciudades, nos esta dirigida a matar niños, a matar mujeres, a matar a la juventud, si no que (por el contrario) está dirigida a salvar a nuestros pueblos, la guerra contra el narcotráfico y el rimen organizado", señaló. Al parecer en una alusión a alguno de sus homólogos del istmo, Ortega expresó que "en la medida que nosotros trabajamos una relación seria, respetuosa, con los países desarrollados, no una actitud servil, (como) el que corre (a repetirles) después que escuche estas palabras mías. A ese lo menosprecian, se gana el menosprecio de los mismos norteamericanos".

Descarga la aplicación

en google play en google play