Escúchenos en línea

Ejércitos de Nicaragua y Honduras vigilan frontera

Managua. Agencias | 23 de Agosto de 2017 a las 10:07
Ejércitos de Nicaragua y Honduras vigilan frontera

El Ejército de Nicaragua y las Fuerzas Armadas de Honduras reanudaron su compromiso de trabajar de manera conjunta para resguardar la frontera que los une.

Reunidos en Managua a finales de julio, el General de División del Ejército Francisco Isaías Álvarez, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras; y el General Julio César Avilés, comandante en jefe del Ejército de Nicaragua, firmaron un Protocolo de Trabajo para aprobar el desarrollo de una nueva fase la Operación Coordinada Morazán-Sandino, que ejecutan ambos organismos castrenses desde hace tres años.

La Operación Morazán-Sandino inició en 2014, con la finalidad de crear un ambiente de seguridad en las regiones fronterizas entre Honduras y Nicaragua. Las naciones centroamericanas comparten una frontera de 966 kilómetros, desde el océano Pacífico hasta la desembocadura del río Coco o Segovia en el océano Atlántico.

“Para realizar estas operaciones se establecen fuerzas de tareas conjuntas, pero de carácter temporal”, explicó a Diálogo el Coronel de Infantería Jorge Cerrato, portavoz de las Fuerzas Armadas de Honduras. “La operación se activa periódicamente, por períodos por lo general no mayores a los 15 días, cuando se quiere hacer algo de mayor impacto en la zona”.

La sexta fase

Tras la ejecución de la primera fase en 2014, se ejecutaron dos operaciones en 2015 y dos más –las fases cuatro y cinco– en 2016. La sexta y más reciente fase del operativo se realizó en 2017, de finales de junio a principios de julio.

“En la frontera con Nicaragua se presentan menos problemas que en las otras fronteras, pero nuestra obligación es estar atentos para salvaguardar la estabilidad de la zona”, dijo el Cnel. Cerrato. Como resultado del último operativo, las autoridades capturaron a una docena de personas por delitos varios y detuvieron un número pequeño de migrantes irregulares. Decomisaron dinero en efectivo, armas, municiones, y plantas de marihuana, así como marihuana procesada. Las autoridades de ambos países reportaron también el decomiso de madera y más de 80 cabezas de ganado. Además, fueron inhabilitados tres pasos ilegales y fue destruida una pista clandestina de aterrizaje.

Frontera agreste

Cada vez que se activa, la Operación Morazán-Sandino incluye patrullajes terrestres, aéreos, marítimos y terrestres.

Ambas naciones se han propuesto realizar al menos una operación de este tipo al año, pero se prevé realizar un operativo más antes de que finalice el 2017, lo cual no implica que la frontera quedará desprotegida hasta la siguiente misión. “Hay patrullajes permanentes para combatir la delincuencia común y organizada en esos sectores”, dijo a Diálogo el Teniente Coronel de Justicia Militar de Honduras Santos Nolasco, vocero de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA). “FUSINA tiene dispositivos de seguridad en toda la frontera. En los últimos años, el país ha tomado medidas para afianzar sus escudos terrestres, aéreos y marítimos y la vigilancia es constante”.

De acuerdo al Tte. Cnel. Nolasco, en la frontera con Nicaragua la mayor amenaza no es el narcotráfico, puesto que los traficantes buscan movilizar la droga en su mayoría por el mar. “En nuestra frontera con Nicaragua lo que más nos ocupa es el contrabando de recursos naturales y la movilización de migrantes irregulares, que cabe destacar, ha disminuido en más de un 50 por ciento en relación al año anterior”.

La frontera que comparten Honduras y Nicaragua es en mayor parte agreste, rica en diversidad de flora y fauna, razón por la cual se da mucho el contrabando de aves y especies en peligro de extinción. “Con frecuencia decomisamos aves exóticas, como guaras y loros”, dijo el Tte. Cnel. Nolasco. “Entregamos los animales al Instituto Hondureño de Conservación Forestal, cuyo personal se encarga de cuidar los especímenes y proporcionarles atención veterinaria antes de liberarlos a su hábitat natural nuevamente”.

Cooperación constante

Según las Fuerzas Armadas hondureñas, hay operativos permanentes para combatir delincuencia común y organizada en esos sectores y afirman que las vías de comunicación con los militares nicaragüenses permanecen abiertas. “Siempre hay intercambio de información y experiencias para ser más efectivos, señaló el Tte. Cnel. Nolasco. “Los esfuerzos aunados han tenido buenos resultados para controlar bandas delincuenciales que buscan operar en ese sector y para controlar intentos de contrabando y defraudación fiscal. El éxito en esa región se debe al alto nivel de cooperación y coordinación entre las naciones”, agregó.

Honduras mantiene fuerzas de tarea conjuntas en sus fronteras con El Salvador y Guatemala. El Cnel. Cerrato no descartó que en un futuro se pueda establecer con Nicaragua una fuerza similar a las ya existentes Lenca-Sumpul o Maya-Chortí.

“Es posible que nos consolidemos, todo va a depender de la necesidad”, dijo el Cnel. Cerrato. “La activación de la Operación Morazán-Sandino ha servido para fortalecer las medidas de confianza entre los dos países y los escenarios siempre se están evaluando”. En sus respectivos comunicados, las instituciones armadas de los dos países coincidieron en que “las operaciones coordinadas seguirán siendo planificadas y realizadas para incrementar mayores niveles de seguridad en sectores fronterizos en beneficio de la población de ambas naciones”.


Descarga la aplicación

en google play en google play