Escúchenos en línea

Alemán logra amparo y Tribunal no podrá mandarlo a la cárcel, aunque la sentencia que confirma su condena, ya está lista

| 12 de Diciembre de 2007 a las 00:00
La defensa de Arnoldo Alemán logró que la Sala Penal Número Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua, un amparo para su defendido y ordenó a sus colegas de la Sala Penal Número Dos, que no se pronuncien sobre el régimen carcelario del cual goza el reo, es decir, el país por cárcel. La Sala Penal Uno había dicho que ya está lista para ordenar antes que termine esta semana, el traslado de Alemán a la Cárcel Modelo de Tipitapa. El pasado 16 de marzo, el entonces jefe del Sistema Penitenciario, prefecto Carlos Sobalvarro, otorgó ese beneficio al expresidente Alemán, líder del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), amparado en la Ley de Régimen Penitenciario y Ejecución de la Pena, que lo faculta a tomar este tipo de decisiones. El Sistema Penitenciario está bajo la dependencia del Ministerio de Gobernación, subordinado al Poder Ejecutivo, por lo tanto es responsabilidad de ese Poder del Estado tomar esta decisión. "El juicio está pendiente. La decisión todavía tiene que tomarla el Tribunal. La decisión es independiente de la que puedan tomar los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Managua", apuntó en esa oportunidad el magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís Cerda, de tendencia sandinista. La Sala Penal Dos está integrada por dos magistrados liberales, Orlando Luquez García y Pedro Bayardo Briceño, y presidida por la sandinista Martha Lorena Quezada, y admitió el amparo a favor de Alemán después de las seis de la tarde, pese a que oficialmente, sus oficinas cierran a las cuatro de la tarde.

La sentencia está lista

Por la mañana, en conferencia de prensa, la presidenta de la Sala Penal Uno, Ileana Pérez, de tendencia sandinista, leyó el proyecto de sentencia que ella misma ha elaborado y que ya fue firmado por la sandinista Ángela Dávila, en la cual confirma la decisión de la entonces Jueza Primero de Distrito del Crimen de Managua, Juana Méndez (hoy magistrada de la Corte Suprema de Justicia). "Se declara culpable al doctor José Arnoldo Alemán Lacayo (...) por los delitos de lavado de dinero y/o activos provenientes de actividades ilícitas, fraude, malversación de caudales públicos, peculado, asociación e instigación para delinquir y delito electoral", reza la sentencia, recogida en 110 páginas, leída a las cuatro de la tarde del lunes 8 de diciembre de 2003 por la jueza Méndez. Aún falta la firma a favor o el voto en contra del magistrado liberal Rafael Avellán, quien en la misma conferencia de prensa dijo que no conocía el texto de Pérez porque hasta hoy mismo se lo habían entregado. La presidenta de la Sala Penal Uno informó que la sentencia deberá estar lista para ejecución al final de esta semana. Minutos después de la conferencia de los magistrados, el vocero oficial del PLC, Leonel Téller, anunció que su partido había recomendado a Alemán asilarse en una embajada en calidad de perseguido político y le sugirió huir de su casa hacienda El Chile para evitar ingresar a la cárcel.

Alemán no huirá ni se asilará

Pero dos horas después, la esposa de Alemán, María Fernanda Flores, desmintió al vocero del PLC, y aseguró a un canal de televisión local, que su marido "está firme", en su casa y dispuesto a someterse a la resolución judicial, la cual considera política y como fruto de un "chantaje". La ex primera dama señaló que la familia de Alemán lo continuará acompañando "en este calvario que dura ya más de cinco años", y que de ser necesario, se mantendrá unida a él, "si nos toca acompañarlo a la cárcel". Flores indicó que Alemán no ha considerado la posibilidad de asilarse en una embajada, ni esconderse "en algún lugar del país", para evadir la cárcel, y por el contrario realiza las acciones judiciales que corresponden. Una de esas acciones, es un escrito sometido por su abogado Mauricio Martínez, en el cual recusa a la magistrada Pérez, porque no puede ser, alega, juez y parte. Pérez conoció el caso conocido como Canal 6 contra Alemán y el 22 de diciembre de 2002 lo fulminó con "auto de segura y formal prisión" por los delitos de fraude y asociación para delinquir. La judicial ordenó el arresto domiciliario de Alemán. En aquella época, Pérez era jueza Segundo de Distrito del Crimen de Managua. Sin embargo, meses después, sobreseyó definitivamente al procesado Alemán por el delito de peculado en perjuicio del Estado de Nicaragua. Según Téller, la decisión del Tribunal es una venganza del gobierno porque su partido se niega a reconocer la legalidad de los Consejos de Participación Ciudadana y pidió a todas las fuerzas de la oposición unirse "contra la dictadura de Daniel Ortega". El ex presidente Arnoldo Alemán está dispuesto a ir a la cárcel, "y no ser objeto de presión, de chantajes" de parte del gobierno de Daniel Ortega, por lo que espera que la resolución de la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua sea emitida la noche de este miércoles. Tras las declaraciones de Flores, Téller ofreció una segunda conferencia de prensa en la cual aseguró que Alemán está dispuesto a ser trasladado a la Cárcel Modelo de Tipitapa, "para no permitir la instalación de una dictadura en el país, y para defender la democracia". El vocero del PLC agregó que el ex gobernante también había descartado la opción de asilarse, en calidad de "perseguido político". Téller se negó a revelar la identidad de la embajada que supuestamente le habría ofrecido asilo a Alemán, aunque se especula que podrían ser las de Colombia, El Salvador, Taiwán o República Dominicana. Téller reiteró que Alemán "es víctima" de chantajes y presiones de Ortega, quien supuestamente "está preocupado por su sucesión, y quería el apoyo del PLC para una reforma de la Constitución, que permita la reelección presidencial". El vocero arnoldista aseguró que Ortega también presiona a Alemán para que el PLC le apoye en una reforma constitucional que cambie el sistema republicano en el país por uno de corte parlamentario, y de esa forma garantizar su continuidad en el poder. Téller aseguró que "tenía información" que la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), presidida por la sandinista Ileana Pérez, emitiría la resolución contra Alemán la noche de este miércoles, "dentro de pocas horas". Finalmente eso no ocurrió. El vocero del PLC reiteró las supuestas amenazas del magistrado de la Corte Suprema de Justicia Rafael Solís Cerda, de tendencia sandinista, en el sentido de que si Alemán no accedía a las presiones de Ortega, "pasaría la Navidad en la cárcel y los opositores (al mandatario sandinista) serán expropiados o confiscados". "Hoy le pasa al doctor Alemán, mañana le puede pasar a cualquier ciudadano, nosotros los liberales vamos a dar la lucha por la democracia en Nicaragua", agregó.

La opinión de Trivelli

Por su parte, el embajador de Estados Unidos en Managua, Paul Trivelli, dijo este miércoles que le parecía "bien" que el TAM emita una sentencia en el caso de Alemán, "después de cuatro años". A consultas de los periodistas sobre si seguía considerando "un criminal" a Alemán, como lo declaró a la prensa el año pasado, Trivelli dijo "bueno, es un convicto, es un reo todavía". Al terminar el acto de entrega de una donación de su gobierno al Ejército de Nicaragua, el diplomático negó que su embajada o alguna de Europa, se prestarían a darle asilo a Alemán, en calidad de "perseguido político". "Primero no es un caso político y segundo porque no tiene visa de Estados Unidos. También los europeos le han quitado sus visas", declaró Trivelli. Consultado en torno a la posibilidad de que la aprobación de una Ley de Amnistía pueda beneficiar a Alemán, como han propuesto este miércoles diputados liberales, Trivelli afirmó que votar o no esa ley es asunto de la Asamblea Nacional, pero a su juicio, se debería dejar a los tribunales hacer su trabajo, "cumplir con sus procedimientos". "Yo creo que es una cosa que va a decidir la Asamblea. Algunas personas dicen que necesita la amnistía, que es un rehén, pero yo diría que si Arnoldo Alemán es rehén, tiene el síndrome de Estocolmo más serio en la historia del mundo", ironizó Trivelli.

Antecedentes

En mayo de 2002, la Procuraduría General de la República acusó a Alemán y a varios funcionarios y familiares del exmandatario de desviar unos 100 millones de dólares de fondos estatales, pero solo presentó cargos por presunto lavado de dólares, fraude y otros delitos por un total cercano a 10 millones de dólares. Tales fondos habrían sido sacados de unas 15 instituciones públicas de Nicaragua y enviadas a las cuentas bancarias de Alemán en Panamá. Las acusaciones fueron impulsadas por el expresidente Enrique Bolaños, quien también fue vicepresidente de Alemán en el período 1997-2002. Tras una batalla parlamentaria de varios meses, Alemán finalmente fue desaforado como diputado en diciembre del 2002 y debido a que perdió su inmunidad legislativa compareció ante el Juzgado Primero de Distrito del Crimen a cargo de Méndez. Fue la jueza Méndez quien ordenó su arresto domiciliario en su hacienda El Chile. La jueza decidió el traslado de Alemán hacia una cárcel en agosto y a finales de noviembre resolvió otorgarle de nuevo el beneficio del arresto domiciliario por consideraciones a sus enfermedades crónicas.

Descarga la aplicación

en google play en google play