Escúchenos en línea

Colombia logra soberanía sobre San Andrés, pero La Haya resolverá frontera marítima

Agencia AFP. Desde La Haya. | 13 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El canciller nicaragüense Samuel Santos afirmó este jueves que lo importante del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en su demanda contra Colombia, por un extenso territorio en el Caribe, es que "la barrera del meridiano 82 desaparece y ahora vamos a delimitar la frontera marítima con Colombia". La Corte de La Haya decidió el jueves que tiene competencia para juzgar la delimitación de una frontera marítima entre Nicaragua y Colombia, aunque admitió que no tiene jurisdicción sobre la soberanía de tres islas del archipiélago de San Andrés, que en virtud de un tratado de 1928 pertenecen a Bogotá. No obstante, el tribunal dejó abierta la cuestión de qué otros territorios pertenecen a este archipiélago y deberá pronunciarse también sobre la soberanía de los cayos de Roncador, Serrana, Serranilla y Quitasueño. Según diplomáticos nicaragüenses, las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, de soberanía colombiana, representan una parte muy pequeña en su denuncia ante la CIJ, fijada en 50.000 kilómetros cuadrados. Managua ha insistido en que la totalidad de los territorios que reclama ante la CIJ pasaron a manos colombianas gracias al tratado Barcenas-Esguerra, firmado cuando Nicaragua bajo la ocupación estadounidense, lo cual podría invalidar cualquier acuerdo. Según el tribunal de La Haya, el meridiano 82 se usó en el Tratado de 1928 y en su protocolo de ratificación de 1930 con el fin de fijar un "límite al oeste para el archipiélago de San Andrés" y en un ningún caso puede entenderse como "frontera marítima general" entre los dos países.

Perder San Andrés: un «mal menor»

Según la decisión de la CIJ, no cabe ninguna duda de que las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina forman parte del archipiélago de San Andrés y que su soberanía quedó bien especificada en el tratado de 1928, es decir, son colombianos. "Estamos muy satisfechos porque la camisa de fuerza que se quería imponer a Nicaragua por parte de sus vecinos se ha volatilizado. Nicaragua ya está al norte del paralelo 15 y espera pronto ir más allá del meridiano 82 en función de la decisión de la CIJ", declaró a la AFP Antonio Remiro, catedrático de Derecho internacional y agente en la defensa de Nicaragua ante la CIJ. "Honduras y Colombia habían incluso suscrito un acuerdo bilateral que reconocía mutuamente estas líneas divisorias. Con lo cual se forzaba a Nicaragua, sin contar en absoluto con su consentimiento, a un espacio marítimo predeterminado por sus vecinos", agregó Remiro. Según el canciller Santos, presente en La Haya, "la justicia llegó y se está imponiendo desde octubre" y Nicaragua puede "delimitar de nuevo y ampliar su frontera" con Colombia, como ya ocurrió con Honduras. "Aunque la CIJ haya reconocido las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina colombianas en virtud del tratado de 1928, ha considerado que el meridiano 82 no es la línea divisoria marítima entre Colombia y Nicaragua. Ese es el gran significado de esta sentencia", agregó Remiro. Para el principal agente de Nicaragua en La Haya y embajador del país en Holanda, Carlos José Arguëllo Gómez, el hecho de que la CIJ reconociera que la soberanía de estas tres islas ya había sido fijada en 1928, y por tanto pertenecen a Colombia, es un mal menor. "Si se juntan las tres islas suman 40km2, mientras que nuestra queja en la CIJ habla de un espacio total de 50.000 km2", recordó. El ministro de Exteriores nicaragüense quiso subrayar que pese a la tensión que se vive en el tribunal de La Haya, "Nicaragua y Colombia siguen teniendo buena comunicación en distintos foros internacionales y se apoyan como hermanos latinoamericanos". El canciller Santos subrayó además que su país está "abierto a cualquier acuerdo con Colombia" para evitar un juicio en la CIJ. Santos también restó importancia a las declaraciones del presidente nicaragüense Daniel Ortega del martes en las que pidió a su ejército que estuviera preparado para cualquier decisión de la CIJ. "Nuestro presidente es realista y es consciente de nuestra diferencia de tamaño pese a que Nicaragua se enfrentó al ejército más poderoso del mundo (Estados Unidos). Quien ha vivido la guerra no quiere la guerra y por eso Nicaragua desea resolver pacífica y civilizadamente sus diferendos", aseguró.

Samper aconseja negociar porque no les iría «tan bien»

El fallo de la CIJ deja un sabor "agridulce" para Colombia, afirmo el ex presidente de ese país, colombiano Ernesto Samper ¿1994=1998, "era una decisión previsible”, pero aconsejó a su gobierno “prepararse a negociar con Nicaragua. "La conclusión a mi juicio, sin sensacionalismo, es que tenemos que comenzar a prepararnos para renegociar nuestra delimitación submarina con Nicaragua, que era algo a lo cual nos habíamos negado sistemáticamente en el pasado", declaró el ex mandatario a radio Caracol. La decisión del tribunal implica que si no existe un acuerdo entre los dos países, la CIJ deberá celebrar un juicio en el futuro para aclarar la cuestión. "Yo no me esperaría a que sea la Corte la que fije la delimitación, porque con lo que sucedió recientemente con el tratado entre Nicaragua y Honduras, lo más probable es que no nos vaya tan bien como pensamos", indicó Samper. El ex presidente reconoció que varios dirigentes colombianos, incluido él, "esperaban desde hace varios años que la Corte llevara a esta situación, es decir que Colombia tiene que sentarse a negociar con Nicaragua o de lo contrario la Corte actuará porque ya asumió directamente la competencia". Colombia, que confiaba en que la CIJ se declarara incompetente para juzgar este diferendo territorial en virtud del Pacto de 1948, que no somete a la jurisdicción de la CIJ los acuerdos internacionales que se hayan suscrito antes de esa fecha, deberá ahora presentar un informe detallado para su defensa en La Haya., aunque todavía no hay fechas para las próximas audiencias en este proceso.

Gaviria advierte «riesgos» de Colombia

El ex presidente liberal colombiano César Gaviria advirtió este jueves que el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en el contencioso de límites promovido por Nicaragua podrá tener efectos sobre la soberanía del país andino en el mar Caribe. "Aquí hay riesgos", dijo Gaviria (1990-1994) al observar que el fallo de la CIJ cerró el camino a la pretensión nicaragüense sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, pero dejó abierta una puerta al reclamo de áreas marinas y submarinas, situado a unos 1.700 kilómetros al norte de Bogotá. El ex gobernante y ex secretario general de la OEA (1994-2004) declaró que "en eso coincidimos todos, en que hay unos riesgos en relación con lo que la Corte, eventualmente, diga en materia de delimitación de áreas marinas y submarinas". Gaviria consideró que no cree que haya riesgos militares por efecto de este fallo. "Los riesgos que hay son jurídicos, son de soberanía, de delimitación", apuntó el ex presidente, quien hace parte de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores, órgano consultivo del Ejecutivo conformado por ex gobernantes, ex cancilleres y representantes del Legislativo.

Colombia habla de «revés fundamental» de Nicaragua

Nicaragua sufrió un "revés fundamental" en sus aspiraciones territoriales frente a Colombia, señaló este jueves el gobierno colombiano. "Nicaragua sufre un revés fundamental en su posición, ya que siempre pretendió que el Archipiélago de San Andrés le pertenecía y que el tratado Esguerra-Bárcenas supuestamente era nulo e inválido", indicó un comunicado leído por el canciller colombiano, Fernando Araújo. El gobierno evocó que Nicaragua "pretendía que se le reconocieran derechos sobre una parte del territorio colombiano en la que nunca ha ejercido soberanía ni jurisdicción, tal como se demostró en el proceso y las audiencias realizadas en junio de este año". Asimismo, reseñó la parte del fallo en el que la CIJ "se declara competente para estudiar el asunto de la delimitación marítima y lo referente a la composición del resto del archipiélago", indicando que el tribunal "escuchará los alegatos de fondo de Colombia para tomar una decisión final". "Vamos a seguir ejerciendo nuestra soberanía en los términos en que históricamente lo hemos hecho", dijo Araújo, refiriéndose a los cayos caribeños de Roncador, Serrana, Serranilla y Quitasueño. "Colombia seguirá ejerciendo la soberanía hasta el meridiano 82 mientras la Corte no tome una determinación diferente", señaló por su parte desde La Haya Julio Londoño, agente de Bogotá ante el tribunal. "Hay que esperar lo que señale la Corte y naturalmente las partes, estando el asunto pendiente ante la Corte, se tienen que limitar a no hacer nada que pueda afectar la situación que está planteada en el área", agregó Londoño. La CIJ decidió que tiene competencia para juzgar la delimitación de la frontera marítima, aunque admitió que no tiene jurisdicción sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que en virtud de un tratado de 1928 pertenecen a Bogotá. Nicaragua, en una demanda presentada en 2001, pidió a la CIJ que tratara la cuestión de la soberanía de una zona de más de 50.000 km2 que incluye esas islas y los cuatro cayos adyacentes. La decisión de la CIJ dejó abiertas varias cuestiones que, a falta de un acuerdo entre las partes, serán objeto de un futuro juicio en La Haya. La más importante es la frontera marítima entre ambos países, que según la CIJ no tiene por qué fijarse en el meridiano 82, presentado por Colombia como límite en el mar desde los años 60. Araújo y Londoño coincidieron en que el fallo no obliga por ahora a las partes a negociar, "la Corte no se ha referido en ningún momento a ese tipo de negociaciones", dijo el canciller. El tribunal "puede en algún momento hacer la delimitación o dar pautas a las partes sobre cómo se debe hacer, pero por ahora sólo ha dicho que asume la competencia", complementó Londoño.

Descarga la aplicación

en google play en google play