Escúchenos en línea

Derechos humanos y los riesgos en Honduras

Tegucigalpa. criterio.hn | 10 de Septiembre de 2017 a las 10:21
Derechos humanos y los riesgos en Honduras

Los defensores de derechos humanos en Honduras se enfrentan cada vez más a situaciones más adversas y de riesgo, por la aplicación de medidas que criminalizan y estigmatizan su labor frente a las agresiones del Estado.

Las acciones en su contra se recrudecieron este viernes en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), cuando cuatro de ellos fueron capturados, previo a recibir tratos crueles, inhumanos y degradantes por parte de la policía.

La acción se dio mientras los defensores, Carlos Moisés del Cid, Tommy Morales, Hedme Castro y Ariel López, realizaban acciones de defensoría en la Alma Mater, para proteger la integridad de un grupo de estudiantes, que eran desalojados de una toma de edificios, en protesta por acciones irregulares por parte de las autoridades Universitarios y por un plan privatizador de la educación pública.

Extrañamente y pese a que los cuatro defensores de los derechos humanos fueron capturados en el mismo escenario y bajo las mismas circunstancias, Hedme Castro fue liberada. Trascendió que su liberación se dio porque la embajada de los Estados Unidos medió por ella ante la justicia hondureña.

Hechos

Los defensores pretendían salir de la UNAH junto al grupo de estudiantes en un autobús del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) pero de inmediato llegaron los policías a impedir su paso y a agredirlos físicamente por las ventanas de la unidad. Posteriormente y aun estando en su interior comenzaron a lanzarles gas pimienta en sus rostros hasta obligarlos a que se bajaran.

Tomy Morales fue gaseada y golpeada por los policías.

Sin bastarles la acción antes señalada, los uniformados continuaron con sus agresiones lanzando el gas en los rostros de Del Cid, Morales, Castro y López y en contra de los universitarios, quienes les advertían que estaban atentando contra un grupo de defensores de derechos humanos y que se podían meter a problemas con la justicia.

Carlos del Cid y Ariel López, fueron esposados como si se tratase de criminales.

Contrario a la advertencia, los policías procedieron a golpearlos y sin tener ninguna orden de captura en su contra, y sin individualizarles algún delito, se los llevaron  a una unidad policial, donde este sábado fueron trasladados a los juzgados, acusados por el delito de desobediencia.

El artículo 346 del Código Penal establece que incurre en el delito de desobediencia “quien desobedezca a una autoridad negándose abiertamente a dar el debido cumplimiento a sentencias, resoluciones u órdenes dictadas dentro de los límites de su competencia y revestidas de las formalidades legales, será penado con una reclusión de uno a tres años”.

En una entrevista con CRITERIO, la defensora de los derechos humanos, Reina Rivera Joya, dijo que en este caso los defensores no pueden ser acusados por desobediencia porque al memento de su captura no existía ninguna resolución judicial en su contra.

También lamentó el papel de la justicia hondureña y de la máxima casa de estudios, desde donde, según ella se están girando las órdenes para atentar contra los estudiantes y los defensores de los derechos humanos.

Reina Rivera Joya, defensora de los derechos humanos

Según Rivera Joya, las autoridades de la UNAH están asumiendo tareas que le competen al Ministerio Público, porque son quienes deciden los procesos legales que se deben seguir. Como ejemplo, citó el  hecho que sin orden de captura la policía haya procedido a aprehender a estudiantes y defensores de los derechos humanos y que más tarde desde la máxima casa de estudios se haya emitido un comunicado de prensa y se haya divulgado un video, que supuestamente prueba los delitos en que los encausados habrían incurrido.

En ese mismo comunicado de la UNAH acusan directamente al Comité por la Libre Expresión (C-Libre) y al Conadeh de contribuir permanentemente con “la impunidad en el país”, lo que a juicio de Rivera Joya es una campaña de apología al odio en contra de los defensores de los derechos humanos y una muestra de ignorancia por parte de las autoridades universitarias, ya que el derecho penal señala que existe impunidad cuando una persona individualmente identificada, se le atribuye un delito grave.

Por otra parte, lamentó que en el país se siga aplicando el delito de tentación de espacios públicos y que éste se esté atribuyendo a los estudiantes, cuando este delito ya no existe en ninguna legislación de América Latina porque violenta el derecho a la manifestación pública.

“La UNAH habla de delitos que en las legislaciones de América ya no existen y que cualquier universidad de América Latina, donde hay facultades de derechos, letradas, democráticas y progresistas, esas facultades de derecho han ayudado para que esos delitos desaparezcan de esos países, pero en Honduras, la Universidad aboga para que esos delitos y figuras del siglo pasado sigan vigente”: Reina Rivera Joya.

La defensora calificó a Honduras como un país retrógrado en aplicación del derecho penal, porque mientras en la mayoría de los países los delitos que limitan la protesta han sido derogados, en el país se le agregó el delito de terrorismo.

El comunicado emitido el viernes por la UNAH identifica a Tommy Morales, como parte del equipo de C-Libre, cuando en realidad pertenece a la Asociación por la Democracia y los Derechos Humanos (Asopodehu). Esto a juicio de Reina Rivera Joya, quien además es profesional del derecho, puede constituir el delito de calumnia y difamación.

Mediante las conclusiones del segundo informe periódico de Honduras, el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió en julio pasado que Honduras sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para los defensores de derechos humanos.

Reina Rivera Joya precisó que en Centroamérica Honduras, ocupa el primer lugar como país con mayor hostilidad  para los defensores de los derechos humanos, acompañado en América Latina, únicamente  por México y Brasil, donde también se registran ataques y agresiones contra los defensores de la vida.

Adelantó que los defensores de los derechos humanos acudirán a las instancias internaciones para poner en conocimiento todo lo que está pasando en Honduras, y para ese propósito, señaló que hay videos que muestran todo lo ocurrido en la UNAH.

Finalmente, la defensora de los derechos humanos manifestó la importancia para que en la máxima casa de estudios se retorne a  clases, “pero necesitamos que la Universidad esté de acorde a los tiempos porque de nada sirve mandar estudiar a los jóvenes a una universidad donde se deforme la interpretación del derecho penal. De qué sirve que la Universidad esté abierta si lo que está abierto es un centro oscurantista”, concluyó.

Además de las agresiones contra los defensores de los derechos humanos, este viernes se produjo la captura, también sin orden judicial, contra 15 estudiantes y el Juzgado Unificado de Francisco Morazán emitió una orden de captura por el delito de usurpación en contra de nueve dirigentes del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU).

En virtud de las constantes violaciones a los derechos humanos, en Honduras se abrió en noviembre del año pasado la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que hasta hasta el momento no se ha pronunciado sobre el brutal incidente registrado el viernes en la UNAH. A inicios de la crisis universitaria lo hizo, pero fue contrarrestada por la rectora, Julieta Castellanos, quien mediante un comunicado le pidió que se limitara a sus propósitos y que no ejerciera acciones de intromisión.

* Joanne Liu es Presidente Internacional de Médicos Sin Fronteras (@MSF_Mexico).

Violencia policial

El 8 de septiembre de 2017 en Tegucigalpa, en el marco de violentas represiones contra estudiantes de la Universidad Autónoma de Honduras (UNAH), 12 personas fueron maltratados/as, heridos/as y apresados/as por la policía.

Resulta preocupante el hecho de que una de estas personas estaban bajo medidas cautelares de protección, y que todas ellas fueron sacadas de forma violenta de un microbús del Comisionado Nacional de Derechos Humanos (CONADEH).

La tarde de ayer en un microbús de propiedad Estatal, se pretendía evacuar de la UNAH a siete estudiantes y a cuatro periodistas y defensores/as de derechos humanos, cuando la policía metió gas lacrimógeno en el vehículo, obligándolos/as a descender del mismo. Las personas salieron con las manos en alto y aun así, la policía les echó gas de pimienta en la cara, ocasionándoles dificultades respiratorias, vómitos y en un caso incluso un desvanecimiento. Una periodista sigue en atención médica. En cuanto a los/as defensores/as de derechos humanos detenidos/as, dos de ellos son co-partes de una ONG

Suiza de Derechos Humanos. Además, una de las periodistas detenidas es quien acompañó al Foro Honduras Suiza en su viaje de delegación de 8 días por el país.

La fiscalía ha levantado cargos en contra de estas personas por atentado y desobediencia. En su comunicado oficial, la UNAH difama no sólo a las organizaciones de Derechos Humanos de la sociedad civil, sino también al CONADEH.

El Foro Honduras Suiza está sumamente preocupado por la grave violación a los Derechos Humanos y la reiterada estigmatización y criminalización de defensores/as de Derechos

Humanos en Honduras. El Foro Honduras-Suiza exhorta a las autoridades hondureñas a regresar a los principios básicos del Estado de Derecho y a respetar los Derechos Humanos.

Este caso ha alcanzado un nuevo y triste clímax de las protestas estudiantiles, las cuales empezaron hace dos años. Los/as estudiantes no sólo demandan más participación en los procesos universitarios, sino que también se defienden en contra de la creciente represión y el sigiloso desmantelamiento del Estado de Derecho.

En los últimos meses, acaecieron diversos conflictos violentos de represión, en los cuales fueron colocadas fuerzas de la seguridad privada y la policía militar. Numerosos/as estudiantes han sido perseguidos jurídicamente y expulsados de la universidad. Un estudiante ha sido asesinado y se sigue desconociendo las circunstancias bajo las que fue asesinado.

Como Foro Honduras Suiza expresamos nuestra abierta condena a todos estos hechos de violencia e instamos a las autoridades a modificar estas prácticas intimidatorias y violatorias al derecho a la libre asociación y a la manifestación pacífica.

En vista de las elecciones próximas de noviembre 2017, se puede observar una creciente ola de violencia contra defensores/as de Derechos Humanos. A pesar de que la reelección del actual Presidente de la República es ilegítima e inconstitucional, ésta quiere ser alcanzada a toda costa, es decir, por medio de represiones y fraude electoral. Por ello, el Foro Honduras Suiza exhorta a la Comunidad Internacional a no reconocer la posible reelección del Presidente actual.

Tegucigalpa, 09.09.2017

Foro Honduras-Suiza


Descarga la aplicación

en google play en google play