Escúchenos en línea

Cuba normal y Fidel se recupera, informa Fernández Retamar

Esteban Israel y Rosa Tania Valdés, agencia Reuters. Desde La Habana. | 7 de Agosto de 2006 a las 00:00
Un miembro del Consejo de Estado cubano dijo el lunes por primera vez que los problemas de salud que obligaron al Presidente de Cuba, Fidel Castro, a ceder temporalmente el poder a su hermano implicaron una "sucesión pacífica" en la isla, en medio de señales de que el veterano líder revolucionario se recupera. El mandatario cubano había anunciado el 31 de agosto el traspaso de poder a Raúl Castro, ministro de Defensa y número uno en la línea de sucesión, para recuperarse de una cirugía de emergencia para contener una hemorragia intestinal. Roberto Fernández Retamar, un poeta miembro del Consejo de Estado de Cuba, dijo el lunes en una conferencia de prensa que, contrariamente al caos que se pronosticaba en Estados Unidos por la convalecencia de Fidel, lo que ocurrió fue una "sucesión pacífica." "Fidel no se encuentra al frente de Cuba y el caos no se ha apoderado de este país," añadió. El vicepresidente cubano, Carlos Lage, recalcó desde Colombia que Castro, que cumplirá 80 años el domingo, había entregado "provisionalmente" el poder para recuperarse. "Sigue evolucionando favorablemente y estamos seguros que va a recuperarse y (...) en unas semanas se reincorporará nuevamente" a sus funciones, dijo a periodistas al llegar a Bogotá para la asunción del presidente Álvaro Uribe. A una semana del primer cambio de mando en casi medio siglo de gobierno revolucionario, el general Raúl Castro permanece discretamente en el anonimato; mientras que siete premios Nobel, entre ellos la guatemalteca Rigoberta Mechú, firmaron una declaración pidiendo a Estados Unidos respetar la soberanía de Cuba. "Ellos (los imperialistas) tenían previsto que no era posible vivir una sucesión pacífica en Cuba, pues bien ha ocurrido una sucesión pacífica en Cuba", y Raúl se dirigirá al pueblo "cuando lo estime pertinente", dijo Fernández Retamar. El intelectual cubano estuvo acompañado en la rueda de prensa por el sociólogo belga, Francois Houtart, presidente de la Liga Internacional por los Derechos y la Liberación de los Pueblos. También por el cubano-estadunidense Andrés Gómez, presidente de la brigada "Antonio Maceo" y de la revista Areito, simpatizantes de La Habana. Sobre la recuperación de Fidel Castro, Fernández Retamar explicó que "no se trata de algo que se pueda resolver mañana mismo; sabemos que dentro de unos cuantos meses lo tendremos con nosotros. Se recuperará, pero la forma en que regresará dependerá de su estado de salud," añadió. Pese al cambio de mando, la vida en La Habana no se alteró, y sus habitantes realizan sus tareas habituales en medio del sofocante verano. En las empedradas calles de la Habana Vieja, decenas de escolares de vacaciones mataban el calor con helados, en tanto que turistas atestaban museos y edificios históricos. Fernández Retamar declaró que el Presidente Castro, quien el domingo próximo cumplirá 80 años de edad, "siempre ha dicho la verdad" al referirse a la Proclama del 31 de julio pasado en que anunció su quebranto de salud y cesión temporal del cargo. También mencionó un segundo texto del pasado primero de agosto, en el cual Castro informó que -tras su operación de un sangrado intestinal- su estado es estable, pero "es un secreto de Estado" debido a "los planes del imperio". Fernández Retamar afirmó que los viajes del vicepresidente cubano Carlos Lage a Bolivia, y el ministro de Salud, José Ramón Balaguer, a Guatemala, deben ser interpretados como que Fidel no debe estar mal. "Es una lectura que me parece bastante razonable", acotó. "Me parece que una lectura bastante razonable de ese hecho es que Fidel no se ha agravado porque de lo contrario ellos no estarían (en el exterior) siendo como son responsables de las tareas habituales y de nuevas tareas", asignadas por el mandatario caribeño. "Todos los que ha estado soñando, mintiendo (...) o tratando de engañar al mundo, tratando de proyectar la idea de que algo terrible sucedería en Cuba (...) todos esos se han agarrado la mano en la puerta y deben tenerla bastante inflamada ahora", aseguró en una entrevista con la cadena Telesur el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón. De todas maneras, el gobierno cubano reforzó la seguridad en varios puntos del país, y movilizó a civiles desarmados en barrios de La Habana que en los 90 protagonizaron protestas contra el gobierno por la crisis económica en la que se hundió el país tras el colapso de la Unión Soviética. "Se han tomado las medidas y todo está normal (...) Los combatientes estamos dispuestos ha entregarlo todo, hasta la vida, pero no ha sido necesario porque la población ha reaccionado bien," dijo Enrique González Sánchez, jubilado y dirigente de la Asociación de Combatientes de la Revolución en el barrio de Centro Habana. En Caracas, el vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, aseguró que se está cerca de conocer "excelentes" noticias sobre la salud del Presidente Castro. El gobierno no dio detalles de la operación a la que fue sometido el líder que el 13 de agosto cumplirá 80 años. Su condición es considerada un secreto de Estado. También se desconoce dónde se encuentra. Estamentos del Partido Comunista y del gobierno fueron informados de que Fidel salió de terapia intensiva y se recupera, según dijeron fuentes oficiales que pidieron anonimato. Raúl Castro, un general de 75 años que es el número uno en la línea de sucesión presidencial, no ha sido visto en público desde que asumió el lunes pasado el control del Consejo de Estado, las Fuerzas Armadas y el Partido Comunista. "Más de tres millones de trabajadores hemos expresado nuestro respaldo absoluto al Partido, a Raúl y a nuestro gobierno", dijo una carta a Fidel Castro publicada el lunes en la portada de Trabajadores, el diario de la Central de Trabajadores de Cuba. Según la central obrera, en las 72 horas siguientes a la transferencia del mando se realizaron 80.000 mítines desde la ciudad occidental de Pinar del Río hasta Santiago de Cuba en el extremo oriental. "La clase obrera cubana cumplirá sus deberes patrióticos (...) luchará hasta la última gota de sangre por defender la revolución y apoyará las medidas que sean necesarias para salvaguardar este proceso histórico", dijo la Central de Trabajadores en su carta a Fidel Castro.

En todas las iglesias de Cuba, rezan por Fidel

César González-Calero, diario El Universal, de México. Desde La Habana.

De espigada y escuálida figura, devoto de la virgen de la Caridad del Cobre y de Rocío Jurado, Carlos Molina, 77 años, avanza a ritmo acompasado por la catedral de la capital cubana. No se pierde una misa y aunque no se considera fidelista, atiende el llamamiento de los obispos cubanos y reza "por la salud de Fidel". Sentada en uno de los primeros bancos del templo, Gloria Cantero tiene la misma edad que Castro, 79, y éste es su credo: "Soy católica, apostólica, romana. y revolucionaria. Rezo cada día por la salud el comandante, que ha hecho mucho por nosotros, los pobres". A las diez y media de la mañana, apenas un centenar de feligreses se ha congregado en la catedral. Cuando concluye su homilía, el arzobispo de La Habana declara a la prensa: "La posición de la Iglesia cubana es que jamás estaría, no solamente respaldando, ni siquiera aceptando mínimamente cualquier intervención extranjera". Para el cardenal Ortega, sería "muy lamentable" que en estos momentos se rompiera la concordia entre los cubanos. "Es la hora de rezar por Cuba", precisa. La carta que los obispos divulgaron el jueves pasado fue leída el domingo en todas las parroquias de Cuba.

Descarga la aplicación

en google play en google play