Escúchenos en línea

Dominicana devastada tras el paso de la tormenta Olga

LaVoz.com. Desde Santo Domingo, República Dominicana. | 14 de Diciembre de 2007 a las 00:00
La tormenta tropical Olga destruyó miles de plantaciones de banano y otros cultivos en la República Dominicana durante esta semana, creando lo que muchos consideran la peor crisis agrícola del país en varios años, dijeron las autoridades el viernes. El río Yaque inundó más de 3.700 hectáreas (9.150 acres) de bananos en la parte norte del país, dejando según estimaciones pérdidas por 40 millones de dólares en exportaciones, dijeron productores. Otras 2.500 hectáreas (6.178 acres) de otros plantíos fueron arruinadas, dijo el ministro de Agricultura, Salvador Jiménez. La crecida del Yaque mató a cuando menos 20 personas, según estimaciones dadas a conocer por las autoridades luego de que dejaron salir el agua acumulada en la presa Tavera la noche del martes. Las autoridades temían que las fuertes lluvias rompieran la represa, causando una enorme catástrofe, pero no le avisaron con tiempo a los pobladores locales sobre las aguas que iban camino a ellos. Todavía hoy las aguas del río Yaque del Norte, en la provincia de Santiago, siguen fuera de cauce y la zona presenta un panorama desolador, sin que se conozcan con exactitud las pérdidas materiales a falta de una evaluación oficial. Además de los daños en viviendas, instalaciones de los servicios de electricidad, agua potable y teléfonos en esa provincia, las cosechas quedaron arruinadas y murieron un número indeterminado de reces. Entre 22 y 28 personas murieron ahogados en República Dominicana, y desplazó a otras 49.000. La tormenta también dio muerte a dos más en el norte de Haití y una en Puerto Rico. Olga era apenas la décima tormenta con nombre en desarrollarse en diciembre desde que se empezó a llevar los registros sobre ellas en 1851, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. Pasó sobre República Dominicana dos semanas después de que terminara oficialmente la temporada de huracanes del Atlántico y seis meses después de que la tormenta tropical Noel dejara 87 muertos. En su parte más reciente, la Comisión de Operaciones de Emergencia (COE), mantuvo en 22 el saldo de víctimas fatales, pero medios hospitalarios citados por la prensa aseguran que los muertos son 28, incluidos cuatro menores, uno de ellos un bebé de cuatro meses. Las fuentes médicas afirman que la mayor cantidad de muertos ocurrieron en Santiago, 23; tres en la provincia de Mao, uno en la de Constanza y otro en Moca. Fuentes oficiosas aluden a desaparecidos, un capítulo ausente de las informaciones de la COE. Entre los daños materiales, los medios oficiales dan cuenta de más de ocho mil viviendas dañadas, cuatro puentes, carreteras y 139 localidades aisladas por las aguas del resto del país.

Descarga la aplicación

en google play en google play