Escúchenos en línea

2007 fue el peor año para los narcos en América Latina

LaVoz.com. Desde Ciudad de México. | 14 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Para América Latina, el 2007 fue uno de los mejores años en el combate al narcotráfico: se incauta la mayor cantidad de dinero en efectivo y cocaína, se detiene a dos de los principales capos de un poderoso cartel colombiano y se aprehende a una mujer clave en las operaciones de traficantes mexicanos.

Por E. Eduardo Castillo

Pero aunque autoridades consideran que 2008 podría ser aún mejor en caso de ponerse en marcha un ambicioso plan de ayuda antidrogas a México y Centroamérica, algunos ponen en duda que los recientes golpes sean mortales para los traficantes de drogas, que pese a todo han encontrado nuevos lugares desde dónde trasegar enervantes. Y es que pese a que las autoridades observan un mejor trabajo de inteligencia y de intercambio de información en y entre dos de los países que han sido claves para el narcotráfico, Colombia y México, en paralelo han aparecido otros lugares que los traficantes utilizan para continuar y ampliar sus actividades, como Venezuela, una nación que en los últimos tiempos ha servido de nueva plataforma para el crimen organizado y en donde ven poca colaboración antidrogas. Una muestra de la importancia que cobró en 2007 la lucha contra el trasiego de drogas es que de otoño de 2006 a la fecha, los narcotraficantes han perdido 160 toneladas de cocaína, dijo a la AP un funcionario de procuración de justicia estadounidense no autorizado a ser citado. La cifra no parece menor: un reporte de agosto de la oficina de investigación y análisis del Congreso estadounidense señaló que desde el año 2000 entran a Estados Unidos _sólo desde México_ cerca de 275 toneladas de cocaína anuales, y hasta 2006 sólo se había registrado un decomiso promedio al año de 36 toneladas. Estados Unidos ha dicho que los golpes en 2007 han tenido otro impacto positivo: se ha elevado en 44% el precio de la cocaína en las calles estadounidenses. Sin embargo, para el subdirector del grupo de análisis regional Diálogo Interamericano, Michael Shifter, si bien han sido importantes los decomisos y las detenciones, también es cierto que en el mundo de las drogas los aprehendidos son reemplazados por otros que continúan el negocio. La región "continúa siendo un mercado tremendo para las drogas, y continúa habiendo una sorprendente habilidad de los narcotraficantes para adaptarse a este tipo de decomisos, a este tipo de éxitos de las autoridades", dijo Shifter a la AP desde Washington. Jorge Chabat, especialista en narcotráfico del Centro de Investigación y Docencia Económicas de México, coincidió y consideró que aunque los golpes afectan a los carteles no implican su fin. "Pensar la guerra contra las drogas como una guerra que se gana o se pierde es un poco irreal; realmente es una batalla constante donde la meta no puede ser acabar con el narco porque eso no va a pasar", dijo a la AP. Pero esta no es sólo una apreciación de analistas. El presunto capo colombiano Juan Carlos Ramírez "Chupeta", detenido en Brasil, lo puso de este modo: "Yo estoy preso y ya hay gente sustituyéndome, después viene otro y otro. Eso no va a acabar nunca". Aún así, hubo golpes importantes e impactantes. México fue el país que tuvo los mejores resultados, y su racha comenzó en marzo con la incautación de 205 millones de dólares en efectivo a un empresario chino nacionalizado mexicano, Zhenli Ye Gon, señalado como líder de una red de tráfico de pseudoefedrina, el ingrediente esencial para producir metanfetaminas. La DEA dijo que se trató del mayor decomiso de efectivo al narcotráfico que "el mundo haya visto jamás". También en marzo, la Guardia Costera norteamericana se incautó casi 20 toneladas de cocaína en una embarcación que navegaba cerca de la costa de Panamá en el Pacífico, que fue señalado como el mayor decomiso en la historia marítima de Estados Unidos. En materia de incautaciones, México sumó otro éxito con el decomiso a finales de octubre de 23,5 toneladas de cocaína en un puerto del Pacífico, el mayor decomiso en la historia del país. La droga pertenecía al Cartel del Pacífico, una alianza de grupos de narcotraficantes mexicanos que encabeza Joaquín "El Chapo" Guzmán, también líder del Cartel de Sinaloa. Antes, en septiembre, México detuvo a Sandra Avila Beltrán, "La Reina del Pacífico", considerada una "pieza integral" del Cartel del Pacífico y quien se encargaba de preparar y pagar cargamentos de cocaína que venían de Colombia. El mismo día de su detención fue aprehendido su novio, un colombiano identificado como Diego Espinoza Ramírez, "El Tigre". Sudamérica también contribuyó a los golpes al narcotráfico. En agosto, en la ciudad brasileña de Sao Paulo, fue detenido "Chupeta", considerado uno de los líderes del cartel colombiano del Norte del Valle. Un mes después, en septiembre, las autoridades colombianas detuvieron a Diego Montoya, "Don Diego", considerado el mayor jefe del cartel del Norte del Valle. Su aprehensión fue considerada la mayor victoria de las autoridades desde que dieron muerte a Pablo Escobar en un tiroteo en 1993. "Este año en México y en Colombia se han dado golpes enormes a narcotraficantes, incluso más grandes que a los carteles (colombianos) anteriores de Medellín y de Cali, por la cantidad de recursos y la cantidad de activos que tenían", dijo a la AP el director de la Unidad de Información y Análisis Financiero de Colombia, Mario Alejandro Aranguren. Las detenciones y decomisos han sido considerados vitales por las autoridades, en tanto los carteles colombiano del Norte del Valle y el mexicano del Pacífico son dos de las mayores organizaciones del hemisferio con fuertes nexos entre sí desde hace tiempo. De hecho, las 23,5 toneladas de cocaína incautadas en México fueron enviadas al grupo de "El Chapo" Guzmán por el cartel del Norte del Valle. Aranguren estimó que el éxito se debe a que "la estrategia la hemos cambiado" y se refleja en una mayor colaboración entre países. Para Estados Unidos, México y Colombia los logros del 2007 podrían potenciarse si el congreso norteamericano aprueba y se pone en marcha la denominada Iniciativa Mérida, un plan por el que ese país considera fondos por 1.400 millones de dólares para dotar de equipo y capacitación México y Centroamérica. Shifter, sin embargo, advirtió que se debe ser cauteloso a la hora de tratar de medir éxitos: "las redes del narcotráfico son extremadamente sofisticadas". Para Chabat, la Iniciativa Mérida será más "como una inyección de vitamina B con C para aguantar mejor las gripes" que provoca el narcotráfico. Dijo que mientras el narcotráfico continúa como un grave problema en Colombia y en México y aparece en otros lugares como Venezuela, también surge un nuevo mercado para los carteles latinoamericanos además de Estados Unidos: Europa.

Descarga la aplicación

en google play en google play