Escúchenos en línea

Colombia debe retirar sus naves de guerra del meridiano 82, porque esa frontera ya no existe

Varias agencias. Desde Managua. | 14 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El jurista internacional Oscar Herdocia, uno de los más importantes del país, demandó el retiro inmediato de las fragatas y barcos de guerra colombianos del meridiano 82, una vez que la Corte Internacional de Justicia ha resuelto que esa ya no es la frontera entre Nicaragua y Colombia. Así como Nicaragua ha reconocido que Colombia ahora tendrá bajo su soberanía las Islas de San Andrés, Santa Catalina y Providencia, como un gesto de buena voluntad y de respeto al derecho internacional ese país debe retirarse del meridiano 82, insistió Herdocia. El mismo criterio expresó el ex director del instituto de historia militar, Coronel retirado Ricardo Wheelock Román. Hasta ahora las tropas de Colombia navegaban y se mantenían ahí (en el meridiano 82) argumentando que era una frontera delimitada y ahora eso no existe, explicó. Wheelock insistió en que Colombia no puede alegar ninguna soberanía a la altura del meridiano 82, porque la CIJ sencillamente la ha desconocido. A juicio de Herdocia, quien por muchos años tuvo a su cargo los estudios y defensa de Nicaragua frente a Colombia, el problema de diferencias limítrofes con ese país fue redimensionado, porque ahora se recupera una Nicaragua en el mar. Quisieron mantener encerada a Nicaragua a 66,1 millas náuticas de sus costas, pero "es preciso destacar que el propio meridiano 82 ha saltado en pedazos", dijo Herdocia En esta sentencia, agregó, la CIJ ha dejado claro que ese meridiano no puede ser tomado como frontera, porque nunca hubo una delimitación general y tira por la borda todos los argumentos colombianos y desde ayer Nicaragua logró desvanecer el meridiano 82 como frontera. El experto precisó que la estrategia de Colombia de legitimar el meridiano 82 como frontera fue derrotada y aquellos tratados de delimitación que Colombia firmó con Costa Rica y Honduras, para cercar a Nicaragua, quedan nulos. En este sentido, recordó que con Costa Rica firmó el acuerdo Fernández – Facio y con Honduras el Ramírez – López, aunque Costa Rica todavía no ha ratificado dicho acuerdo y el tratado con Honduras ya saltó en pedazos con el fallo de la CIJ del mes pasado sobre las diferencias limítrofes con Honduras sobre el paralelo 15 y que se tienen que delimitar nuevas fronteras. Entretanto, el gobierno anunció el viernes que se prepara para la defensa de la soberanía territorial en el Caribe, tras el fallo emitido por el Tribunal de la Haya sobre el diferendo marítimo con Colombia. El tribunal de las Naciones Unidas se declaró el jueves competente para dirimir el diferendo entre Nicaragua y Colombia por un puñado de islotes cuya soberanía no está clara y la delimitación de la frontera marítima. Colombia alegaba que esa instancia no tenía competencia para dilucidar la disputa. Pero, el fallo le concede a Colombia la soberanía sobre tres islas del archipiélago: San Andrés, Providencia y Santa Catalina. El jueves, la cancillería dijo en un comunicado que "ha dado por concluido el incidente procesal interpuesto por Colombia y (ahora) podrá el Tribunal (de La Haya) entrar a conocer el fondo del asunto, o sea del contenido de la demanda presentada por Nicaragua". "Desde ya estamos realizando los estudios y análisis necesarios para la defensa de la soberanía territorial en las siguientes etapas del proceso judicial internacional", informó el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado el viernes. Señaló que la resolución del tribunal "reviste especial importancia para la soberanía nacional". "La pretensión colombiana de que el meridiano 82 era la frontera marítima (entre los dos países), ha sido desechada por la Corte", afirmó el documento. Para el ex canciller Norman Caldera, lo resuelto por la Corte Internacional de Justicia sobre el litigio con Colombia, es un mensaje claro de que será la propia corte la que definirá los nuevos límites una vez que no reconoce el meridiano 82, porque en la sentencia no manda a ninguna negociación a los dos países. "Lo que dice primero es que no hay tal frontera en el meridiano 82 y que las pretensiones de Colombia de imponernos una bañera, un candado o dejarnos un balneario, se fueron por la borda, desaparecieron", apuntó. Caldera precisó que la sentencia dice que se tiene que delimitar el límite entre Colombia y Nicaragua y que la CIJ es competente para hacerlo y tiene jurisdicción y lo va a hacer y no manda a ninguno de los países a una negociación, sino que es ella misma, siguiendo el proceso que se tiene que seguir, la que hará la delimitación. "Lo que dice la sentencia es que el tratado Bárcenas – Meneses – Esguerra es válido, y por lo tanto esos 47 kilómetros de las islas San Andrés, Providencia y Santa Catalina son colombianos, pero frente a 100 mil kilómetros de mar que antes Colombia decía que era de ellos, la CIJ les ha dicho que no", destacó Caldera… Caldera cree que la Corte fue "equitativa", pero en una palada de arena pequeña y una enorme a favor de Nicaragua. Dijo que él esperaba este fallo porque así se armó la estrategia cuando él fue canciller en el gobierno de Enrique Bolaños y se presentó la memoria del caso, con una ganancia de territorio marítimo para Nicaragua. El ex canciller dijo que este tratado le fue impuesto a Nicaragua mientras estaba en condiciones de debilidad e invadida por tropas extranjeras y Nicaragua logró que su estrategia funcionaria porque sabían que la CIJ tiene como norma darle algo a cada parte y a Colombia le ratificó San Andrés y a Nicaragua le borró el meridiano 82.

Descarga la aplicación

en google play en google play