Escúchenos en línea

Yankis y europeos unidos para preparar invasión a Venezuela, denuncia Chávez

Varias agencias. Desde Caracas, Venezuela. | 17 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El presidente Hugo Chávez alertó el lunes sobre un plan imperial que se estaría promoviendo desde Estados Unidos y Europa para desprestigiar su gobierno y propiciar una posible invasión a Venezuela. Chávez rechazó, durante un acto en el Panteón Nacional, los informes que publicaron este fin de semana algunos diarios de Europa y la región sobre la presencia en el país de redes de narcotráfico y la guerrilla, y atribuyó las informaciones a una campaña internacional que busca afectar la imagen de su gobierno y la integración regional. "Yo alerto contra este plan imperial, no vaya a ser que alguien caiga por inocente, pero ha comenzado de nuevo el ataque desde Europa, Estados Unidos; (de la) prensa oligárquica de estas regiones de América", dijo el mandatario en un discurso que ofreció en cadena de radio y televisión. "Quiero alertar sobre esto al mundo, porque ya comienzan las voces a salir diciendo que fuerzas armadas de otros países tendrían que venir a Venezuela a acabar con los supuestos campamentos de la guerrilla. ¡Cuidado! Yo les recomendaría al imperio, a sus lacayos y a sus gobiernos aliados y subordinados que no jueguen con fuego", dijo el Presidente Chávez. A su juicio sería realmente triste que el imperio, en su afán de dominar al mundo, "nos lleve a una guerra entre hermanos, por ejemplo", y lamentó que en primer lugar los ataques se observen en la prensa colombiana, lo que calificó como muy lamentable, considerando los lazos que históricamente han unido a Venezuela con el hermano país. En tal sentido, ratificó que por encima de cualquier cosa se mantiene el amor por la nación colombiana, insistió en denunciar el plan imperial que se ha puesto en marcha y llamó la atención de aquellos que pudieran prestarse para el juego. "¡Cuidado, no jueguen con candela! ¡Mil veces cuidado los que pudieran prestarse para un juego de esta magnitud!", advirtió Chávez, durante los actos de conmemoración de los 177 años del aniversario de la muerte del Libertador Simón Bolívar. "Qué triste sería que el imperio norteamericano en su afán de dominar al mundo nos lleve a una guerra entre hermanos por ejemplo. Pero todos sabemos que el imperio es capaz de eso y es capaz de mucho mas", añadió. "En América Latina creo que estamos llegando a hora de definiciones, y cada día las posiciones ambiguas, cada día esas indefiniciones irán quedando atrás", expresó el gobernante al referirse a los países que tienen "buenas relaciones" con los Estados Unidos. "Hay que recordarle a todos que no se puede estar bien con Dios y con el diablo", acotó. Como parte de su respuesta a las pretensiones que ya han dejado ver algunos medios internacionales, recordó las palabras del Libertador Simón Bolívar cuando dijo a un emisario estadounidense lo siguiente: "Sepa usted que más de la mitad de la población venezolana ha muerto en esta guerra para expulsar al imperio español. Y nosotros, la otra mitad, los que aún no hemos muerto, ansiosos estamos por seguir el ejemplo de nuestros hermanos". De igual forma, Chávez fustigó el resurgimiento del escándalo del decomiso de 800.000 dólares en Argentina, en el que están envueltos tres empresarios venezolanos detenidos en Miami, y señaló que Estados Unidos recurrió a ese caso para tratar de afectar la integración suramericana. El mandatario llamó "basureros" las investigaciones que abrieron las autoridades estadounidenses sobre el caso, y que señalan que el dinero incautado iba ser utilizado para la campaña de la gobernante argentina Cristina Fernández. Chávez denunció que Estados Unidos pretende con ese caso la "presión" y el "chantaje" contra Fernández, quien asumió la semana pasado el gobierno en reemplazo de su esposo, Néstor Kirchner.

Investigarán si Bolívar fue asesinado

El sarcófago que guarda los restos del Libertador Simón Bolívar será abierto para determinar las causas de la muerte del prócer latinoamericano, anunció el presidente Chávez. Audio (mp3) El presidente venezolano dijo que en dicho proceso de estudio apelarán a todos los recursos que la ciencia moderna ofrece, "para ver hasta dónde podemos llegar". Bolívar –prócer de la independencia de Venezuela, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y Panamá– falleció en Santa Marta, ciudad del caribe colombiano, en la denominada "Quinta de San Pedro Alejandrino" en 1830. Tenía 47 años. En 1842 el congreso de Venezuela dispuso que sus restos fueran trasladados de Colombia a Caracas. El médico de cabecera de Bolívar, Alejandro Próspero Reverend, diagnóstico como causa de su muerte fue la tuberculosis y según los textos de historia oficiales murió rodeado de amigos y familiares. El mandatario sostiene que en esa época la tuberculosis no era tan mortífera como para poner fin a su vida en pocas semanas. Chávez apoya su hipótesis en una carta de Bolívar en la que expresa sus proyectos futuros apenas meses antes de su muerte. Chávez dijo que las autoridades venezolanas procederán a "abrir ahora si ese sacrosanto ataúd y revisar con los adelantos científicos del siglo XXI y del XX, los restos que están allí". El mandatario expresó, durante una cadena de radio y televisión, que tenía "dudas" sobre la autopsia que le hicieron al Libertador, y si los restos que están en el Panteón Nacional son realmente los del prócer. Las dudas sobre la identidad de los restos, depositados en un sarcófago de mármol en la otrora Iglesia de Nuestra Señora de la Santísima Trinidad de Caracas, no son solo de Chávez. "Yo me sumo a quienes como Luis Salazar han lanzado hipótesis, estudios fundamentados, casi desconocidos por la opinión pública. No han sido pocos los que hemos dudado de las circunstancias que han rodeado la muerte de Bolívar", expresó. "Ante la duda ningún bolivariano puede quedarse callado. Y a mí me asaltó la duda", sentenció Chávez. Chávez argumentó sus dudas sobre la muerte de El libertador en una serie de elementos a su juicio confusos, como el hecho de que los restos de Bolívar se desintegraran y se encontraran en avanzado estado de descomposición a los 12 años de su fallecimiento. "Debo informar que aunque el esqueleto está cabal, los más de los huesos por efecto de la humedad y la muy impropia preparación de conservación inmediatamente después de la muerte están ya negros y decaídos, hasta el grado de deleznarse entre los dedos al asirlos", citó Chávez del informe que redactara el Dr. José María Vargas luego de estudiar el estado de la osamenta de Simón Bolívar, después de 12 años de su fallecimiento. En tal sentido, recordó que José María Vargas fue el médico encargado de estudiar los huesos de El Libertador, "los que suponemos que están aquí (en el Panteón Nacional)", dijo Chávez, al tiempo que se preguntaba si 12 años después de sepultarse un cuerpo es posible que los huesos de un ser humano estén desintegrados. Luego de leer varios párrafos del libro El cráneo de Bolívar, del científico Pepe Izquierdo, el Jefe de Estado indicó que de acuerdo con este texto la tumba del Libertador pudo haber sido profanada al llegar a Venezuela, 12 años después de su muerte en Santa Marta, Colombia, y que los restos allí depositados no sean los de Bolívar. Asimismo, afirmó que la cama que está en la casa del Libertador, en Caracas, frente a la plaza El Venezolano, no es la cama de Bolívar. "La casa de Bolívar fue convertida en un terminal de bestias, era un mercado, vendían gallinas. Después, algunos gobiernos que tomaron conciencia de lo nuestro arreglaron esta casa y colocaron muebles que no eran de él (Simón Bolívar). Todo aquello lo desapareció la oligarquía", manifestó el presidente Chávez. En tal sentido, el presidente venezolano instó al vicepresidente, Jorge Rodríguez, y demás ministros, "a colocar algo allí que diga la verdad". Aunque el Presidente considera que dicha investigación no tendría ningún impacto en la realidad de hoy, sí piensa que ejercería efecto en "la justicia de los pueblos, en la esperanza, y en un hombre; que es nada más y nada menos que nuestro padre que está en la tierra, el cielo y en el agua". Luego de un discurso que se prolongó por casi cinco horas y que incluyó la lectura de algunos documentos históricos sobre el Libertador, Chávez dijo que acordó la apertura de una investigación porque "tenemos la obligación moral de despejar esta incógnita (sobre la muerte)". El gobernante afirmó que tenía dudas sobre si Bolívar falleció a consecuencia de una tuberculosis o fue asesinado, o si los restos que envió Colombia a Caracas son los del Libertador. "¿Quién sabe si hasta los huesos de Bolívar los desaparecieron?", acotó. El Jefe de Estado venezolano señaló que alrededor de la muerte de El Libertador ocurrieron otros hechos que fueron silenciados por la historia oficial, como la desaparición a pocos años de su fallecimiento de algunos huesos del esqueleto Entre los huesos faltantes que enumeró José María Vargas en su informe, se cuentan los dos anulares y las segundas falanges de todos los dedos de la mano, excepto las de los pulgares, algunos huesos del metatarso y todos los dedos de los dos pies. "Así como la última muela de la quijada superior que estaba floja, más no deficiente, en la primera vez que la urna fue abierta en esta ciudad pero que después no se ha hallado", leyó Chávez del informe de Vargas.

Odio de la oligarquía

Chávez dijo que "la oligarquía venezolana odió a Bolívar y lo odia todavía (…) En la casa de Bolívar todo desapareció, todo aquello lo desapareció la oligarquía, y quién sabe si hasta los huesos desaparecieron". Audio (mp3) Señaló que el Estado venezolano está obligado a hacer todo lo que haya que hacer para conocer la verdad sobre el padre de la Patria, e instó a investigar en este siglo la verdad sobre los restos de Simón Bolívar, así como sobre su autopsia. Aseveró que a Simón Bolívar todavía le temen, "aún hecho cenizas le tienen miedo". Para Chávez, la tragedia de Bolívar o sus angustias se mantienen hoy por hoy, "es nuestro drama y ha sido el drama de nuestros pueblos desde aquellos días". "Bolívar murió en un candelero y vivió en él. Nosotros vivimos hoy nuestro candelero, heredado de aquellos. Desde niño entró en el candelero", dijo. La reflexión también sirvió para que el Presidente, partiendo de la cita del Documentario de la Libertad, una publicación oficial de 1983, abordara el tema de las circunstancias que rodearon la muerte del Libertador. Señaló que las circunstancias en las cuales murió Bolívar son poco conocidas por nosotros, "porque se nos ha negado el conocimiento y sólo aquellos curiosos, lectores empedernidos, que buscamos algunas luces nos vamos enterando de acontecimientos, de los mares de fondo, de oscuras circunstancias que rodearon hechos como éste, ocurrido hace 177 años". Indicó que los venezolanos, por ejemplo, casi no sabemos qué hacía el Libertador en Cartagena, en Barranquilla, en Santa Marta, en aquellos días finales. "Las oligarquías nos engañaron, los historiadores oficiales que escribieron la historia, falsificándola, distorsionándola a la justa medida de los intereses de las oligarquías bogotanas y caraqueñas que se adueñaron del poder", sostuvo. Asimismo, expresó: "Pasarán 100 años y las oligarquías nunca podrán apagar el odio tan grande que le tuvieron, que le tienen y le tendrán a Bolívar; es tan grande ese odio, seguramente, como es el amor de nuestros pueblos". El Jefe de Estado sostuvo que aún hay grupos que pretenden seguir engañando, "como lo hicieron con nuestros abuelos, padres, con nosotros y con nuestros hijos acerca de las verdaderas circunstancias que rodearon la muerte de Bolívar y de la Gran Colombia". Chávez Frías relató que durante mucho tiempo, por ejemplo, "pensamos que Bolívar salió a morirse y que iba doblado en la cabalgadura, derrotado, pues no es así" y fue cuando citó el Documentario de la Libertad, donde están publicadas cartas enviadas a Bolívar y escritas por Bolívar en esos días de su muerte. Refirió que al leer este tipo de libros, pudo entender mejor a Bolívar, pero en estas cartas, necesario es leerlas para darse cuenta de la verdad o parte de ella, cartas de Bolívar y de otros personajes, compañeros más cercanos, cartas de sus últimos días.

Pruebas documentales

Mencionó que un 17 de septiembre de 1830, a tres meses de morir el Libertador, quien supuestamente murió de tuberculosis, a tres meses de su muerte escribía, respondía y llevaba una actividad que muy pocos enfermos pudieran llevar. Reveló que este día, Bolívar recibió unos comisionados que venían de Bogotá, enviados por Rafael Urdaneta, presidente interino de la Gran Colombia, cargo al cual el Libertador renunció en mayo de 1830. La idea era enviar a buscar a Bolívar para que asumiera tal función; comienzan a levantarse en armas los pueblos, los cuarteles y a llamar al Libertador para que salve a Colombia. Le entregan documentos y actas al supuesto tuberculoso, reseñó Chávez Frías. También comentó que el Congreso de Ecuador, en esos días, decretó honores al Libertador. "Una vez me pregunté dónde estaban los pueblos y los soldados de la independencia cuando echaron a Bolívar, imaginándome que lo habían dejado solo, pero no fue así, ni los soldados, ni los guerreros de la independencia, ni los pueblos; ellos comenzaron a levantarse. "Los comisionados enviados a Bogotá para pedirle que asumiera y que salvara el barco le hablaron a nombre de esos pueblos y del ejército, no como a un moribundo', subrayó. "Pues, el supuesto moribundo respondió, seguramente desde su lecho, y en medio de la tos que nos metieron en las neuronas, de quien no podía ni hablar, respondió a estas peticiones", recalcó. El 17 se septiembre Bolívar escribe una carta en la cual expresa las gracias por la indulgencia con que lo ven esos pueblos. El Presidente relata que el Libertador respondió: "Yo no puedo negarme a servir a la patria en tan desgraciadas circunstancias, más todo no se puede hacer en una hora. Dentro de 15 días estaré en Ocaña", localidad a unos 400 kilómetros de Cartagena, "y marcharé por tierra hacia Bucaramanga para atender a donde sea más necesario. Hago un gran sacrificio de volver a la vida pública, porque ya estoy cansado de todo y cuando todo lo que hago lo interpretan a mal, pero iré a ayudar con lo que pueda procurando restablecer el orden público a lo que alcancen mis facultades". Es así como respondió Bolívar, lo cual para el Presidente hubiese sido imposible hacerlo si el Libertador estaba realmente como cuenta la historia moribundo, con tuberculosis. Todo esto, así como muchas cartas más escritas en estos días, y a las cuales hizo referencia el Jefe de Estado, pudiera hacer pensar las extrañas circunstancias de su muerte, añadió el Presidente. Una hora después del mediodía del viernes 17 de diciembre de 1830 dejó de existir físicamente el Padre de la Patria, Simón Bolívar. Simón Bolívar, reconocido como el conductor de la Revolución de Independencia de Andinoamérica, realizó una lucha emancipadora por medio de la cual liberó del yugo colonial a los territorios que hoy pertenecen a Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela. Pese a los esfuerzos de Bolívar por unificar a toda la América en una Patria Grande, las oligarquías y los intereses particulares de las minorías terminaron con el asesinato de Antonio José de Sucre, la disolución de la Gran Colombia y la expulsión de Bolívar. Sus restos, inhumados solemnemente en la catedral de Santa Marta, fueron trasladados a la Catedral de Caracas en 1842, en apoteosis presidida por el general Páez y narrada en párrafos neoclásicos por Fermín Toro. De la Catedral pasaron, en el Gobierno de Antonio Guzmán Blanco, al Panteón Nacional, un templo donde predomina la afirmación de su grandeza.

Descarga la aplicación

en google play en google play