Escúchenos en línea

Lula aconseja paciencia a Evo y sugiere dejar al pueblo consolidar la democracia

Agencia Boliviana de Información (ABI). Desde La Paz. | 17 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El presidente del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, recomendó este lunes a su colega boliviano, Evo Morales Ayma, paciencia y más paciencia ante el embate opositor que enfrenta su gobierno y sugirió dejar a la grandeza del pueblo boliviano la consolidación democrática. "En este momento de perturbaciones políticas, (...) si pudiera darte un consejo, sin inmiscuirme en la política de Bolivia, paciencia, paciencia y más paciencia", dijo Lula dirigiéndose a Morales. "Porque sin duda el pueblo boliviano, en su grandeza, sabrá dictar los rumbos que van a consolidar la democracia en Bolivia y en el continente", afirmó Lula Da Silva, durante su discurso en Palacio Quemado tras la firma de diversos acuerdos entre ambos países. El mandatario brasileño señaló que similar situación la vivió durante su gobierno, pero fue esa paciencia y compromiso por el pueblo brasileño que sacó a flote el desarrollo y la paz del Brasil. Bolivia enfrenta una difícil situación política desde el 24 de noviembre luego de que se aprobara en primera instancia el nuevo texto constitucional en el Palacio de la Glorieta en Sucre en medio de disturbios que causaron tres muertos y más de un centenar de heridos. El 8 y 9 de diciembre el texto constitucional fue aprobado en detalle y revisión en la ciudad de Oruro y será votado en un referendo que Morales calificó el pasado sábado como la "última batalla" contra la oposición. Una posible ola de violencia que apunte hacia la división del país ha centrado la preocupación de los embajadores acreditados en Bolivia y de sectores como empresarios, la Iglesia Católica y Evangélica, asociaciones de prensa y la Defensoría del Pueblo. La Organización de Estados Americanos (OEA) envió el jueves un delegado para que analice la situación y el presidente Morales se reunió la noche del viernes con los embajadores de la Unión Europea para analizar su posible actuación como mediadores en la crisis. Tanto el organismo hemisférico como la diplomacia europea expresó su pleno respaldo al gobierno legalmente constituido en Bolivia y al proceso de cambio estructural en el ámbito de la democracia. En ese contexto, el pueblo se pronunciará en 2008, a través de dos referéndums, si aprueba o rechaza la nueva Constitución Política del Estado, pero en estricto apego al sistema de derecho que vive el país desde el 10 de octubre de 1982.

Millonaria inversión brasileña

Lula Da Silva selló este lunes una millonaria inversión de Petrobras en el sector de hidrocarburos, reivindicó la integración energética entre Brasil y Bolivia, y ratificó su pleno respaldo al presidente Evo Morales Ayma y a la democracia e integridad boliviana. La posición del Jefe de Estado brasileño fue asumida tras la firma de acuerdos bilaterales en los campos energético, forestal, caminero y de cooperación mutua en momentos en los que Bolivia se encamina a consolidar grandes transformaciones estructurales en el marco de una democracia fortalecida con la participación del pueblo. "Vine a La Paz para traer un mensaje de solidaridad para reafirmar la disposición del Brasil en apoyo para que Bolivia encuentre el camino de la estabilidad y el desarrollo económico y social", expresó Lula. El presidente brasileño llamó a su colega boliviano "hermano y compañero", al reconocer que en algún momento, en los últimos meses, algunos sectores intentaron distanciar a sus gobiernos surgidos de la voluntad popular. "Vengo con la esperanza de que el pueblo boliviano pueda resolver las dificultades actuales con serenidad y por medio del diálogo y del entendimiento, con el respeto a la democracia a las instituciones y a la integridad nacional", dijo el Mandatario visitante. Lula señaló que la paz y el desarrollo son indisociables, y por ello es imposible pensar en estabilidad política sin reformas que implanten una verdadera justicia social. "Brasil y Bolivia tienen una gran historia de amistad y de entendimiento en estrechos lazos en beneficio de ambas partes", sostuvo el dignatario. Lula y Morales suscribieron la declaración conjunta "Bolivia y Brasil avanzando a la asociación estratégica", presentada en hall de Palacio Quemado que da inicio a una nueva etapa en las relaciones bilaterales dando paso a proyectos de integración energética y cooperación bilateral. "Vamos a iniciar una nueva etapa en nuestras relaciones con inversiones, cooperación y acciones conjuntas que propicien un nuevo salto de cualidad", expresó el gobernante brasileño. En ese sentido, destacó los convenios firmados en el tema energético por el cual Petrobras reanudará inversiones por un monto entre 750 millones y 1.000 millones de dólares, entre otras cosas, en lo relativo al desarrollo de los campos de gas de San Alberto y San Antonio, en los que opera desde hace varios. Está prevista también la posibilidad de que trabaje en Itaú, que opera la francesa Total, para aumentar la producción de modo de satisfacer compromisos bolivianos de venta de gas a Brasil. Petrobras congeló sus inversiones en Bolivia una vez que el gobierno llevara adelante la nacionalización de los hidrocarburos, el 1 de mayo de 2006, y la devolución al Estado boliviano, previo pago, de las refinerías Guillermo Elder Bell y la Gualberto Villarroel que tenía Petrobras en Bolivia. Desde entonces el gobierno del presidente Morales, bajo el concepto de buscar "socios y no patrones", determinó nuevas reglas en los contratos con las empresas transnacionales que tuviesen la intención de invertir en el país. Tras meses de divergencias y una serie de especulaciones, el presidente del Brasil manifestó que "a los que pronosticaron el enfriamiento de nuestras relaciones les respondemos con la cooperación y con una agenda renovada: Bolivia y Brasil serán aliados en un objetivo más amplio de integración sudamericana". "Estamos destinados a eso, no sólo por nuestra posición geográfica, sino sobre todo por los lazos de amistad de nuestros pueblos", subrayó Lula da Silva. "Esta reunión que mantuvimos, los acuerdos que concertamos, ciertamente cambiarán el nivel de relaciones entre Bolivia y Brasil", afirmó el líder brasileño, un ex obrero metalurgista surgido de las luchas populares como su colega boliviano. Lula destacó, además, que ahora la petrolera brasileña y la estatal boliviana se asociarán para trabajos de exploración y, eventualmente, explotación en tres áreas reservadas de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en los departamentos de Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija. Agregó que Petrobras dará asesoramiento a YPFB para capacitar recursos humanos en las áreas técnicas, administrativas y organización. Entre esos acuerdos figura también el compromiso de pago con retroactividad de 180 millones de dólares por los líquidos (GLP y gasolina natural) que acompañaron al gas que importa de Bolivia, según la explicación del gobernante. Asimismo YPFB se asociará con la brasileña Brasken para los estudios de factibilidad de una planta petroquímica de metano y butano en la región del Chaco boliviano, en el sur del país. A su parte, el presidente Morales señaló que "día que pasa hacemos historia en bien de nuestros pueblos, en bien de dos países como Brasil y Bolivia". "Este acuerdo desbloquea todas las susceptibilidades que tenía quien sabe de pueblo a pueblo o de empresa a empresa, pero nunca ha habido desconfianza ni susceptibilidad de presidente a presidente", resaltó. Señaló que en esta coyuntura, en este nuevo milenio es tan importante impulsar los programas y proyectos que permitan, sobre todo, resolver esta necesidad que es tan importante para el ser humano, el tema de la energía.

Descarga la aplicación

en google play en google play