Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos



Tormenta tropical «Nate» causa inundaciones en gran parte del país

Managua. Radio La Primerísima. | 5 octubre de 2017

Comentar    

La tormenta Nate entró a Nicaragua, al sur de Puerto Cabezas. El centro del fenómeno está ahora tierra adentro sobre el noreste de Nicaragua y se espera un pequeño cambio en la fuerza hasta que el centro se mueva al noroeste del mar Caribe.

Después de eso, una combinación de calor en la superficie del mar y la cizalladura deben dar un constante fortalecimiento al sistema. Nate se convertirá después en Huracán, con rumbo este del Golfo de México y hacia el norte de Florida, Estados Unidos.

El fenómeno climático se cobró la vida de una persona, mientras otras seis continúa desaparecidas en Rivas.

De acuerdo a un reporte de las autoridades, en la comunidad La Tortuga, del municipio de San Juan del Sur, resultó fallecida a la señora Sobeyda Alemán Ortíz, de 30 años de edad, mientras que están desaparecidos el señor Freddy Flores, de 33 años, y su hijo de 7 años de edad.

Señala que la tragedia pasó cuando la familia se encontraba durmiendo en su casa de habitación y el río Escameca se desbordó, provocando que la vivienda colapsara y la vivienda fuese arrastrada por la corriente.

Personal de emergencia se encuentra buscando a los desaparecidos.

Otro incidente parecido ocurrió en el municipio de Tola, en la comunidad El Ojochal. Ahí resultaron 4 personas desaparecida (2 niños y 2 adultos), los cuales se encontraban en su vivienda y fueron arrastrados por la crecida del río El Ojochal.

Las autoridades también realizan labores de búsqueda de estas personas.

Se reportan fuertes inundaciones en viviendas y crecidas de ríos en los 10 municipios del departamento de Rivas, principalmente en San Juan del Sur, Tola, Cárdenas y Rivas.

En el caso de municipio de San Juan del Sur se reporta caída de árboles en el sector del Puente Cebadilla, también en este misma zona en el sector de La Cuesta hay derrumbes de piedras que están obstaculizando el tráfico vehicular, por lo que a horas de la mañana de este jueves no hay acceso hacia esta zona del país.

En las costas de este municipio las fuertes olas debido a las ráfagas de viento sacaron 19 embarcaciones que ahora están varadas. También en esta localidad hay crecida de ríos y se habla de familias atrapadas en diferentes barrios.

En Cárdenas también se reportan crecida de ríos y casas inundadas, por lo que las autoridades desde tempranas horas están realizando las evacuaciones, de igual forma se trabaja en Tola donde el Río El Limón mantiene incomunicada a las familias que habitan en El Limonal 1, El Limonal 2, El Astillero, entre otros sectores.

Cabe señalar que otros municipios como Moyogalpa y Altagracia no reportan incidencias de mayor relevancia, pero aun así se mantiene extrema vigilancia en el Volcán Concepción y en el Volcán Maderas ante posibles deslaves debido a las constantes lluvias.

Las instituciones que velan por la seguridad de los nicaragüenses se encuentran activadas desde el día el miércoles que se emitió alerta amarilla en todo el territorio nacional, coordinando acciones a través del COMUPRED para ayudar a las personas afectadas.

En Managua, 10 viviendas resultaron dañadas en los barrios ubicados en las costas del Lago Xolotlán. En Ciudad Sandino se reportan daños a 30 viviendas anegadas y graves daños en las calles de los barrios Carolina Calero Norte y Central.

El presidente Daniel Ortega emitió un decreto de alerta amarilla en todo el territorio nacional por recomendación del Sistema de Atención y Prevención de Desastres (Sinapred).

El fenómeno "se aproxima a nuestras costas y afectará con lluvias y vientos intensos principalmente las dos regiones autónomas del Caribe (oriente), el triángulo minero (noreste) y el centro del país", señaló un informe divulgado por el gobierno.

El gobierno advirtió que el fenómeno se presenta tras dos semanas de lluvias en casi todo el país, con suelos saturados que podrían facilitar inundaciones y deslizamientos de tierra.

El estado de alerta amarilla, la segunda en importancia de tres, implica tomar medidas extraordinarias en el manejo de desastres, obligando a los organismos competentes a monitorear y evaluar la situación, activar y ejecutar planes de contingencia y atender a personas y comunidades afectadas.