Escúchenos en línea

Renovadores aliados de la derecha llaman a aliados a reducir poderes a Ortega

| 18 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Diputados del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) llamaron este martes a sus aliados de la oposición parlamentaria, agrupada en el autollamado "Bloque Contra la Dictadura", a poner en rigor una reforma constitucional -actualmente en suspenso- que reduciría los poderes al presidente Daniel Ortega. La reforma constitucional fue aprobada por la Asamblea Nacional en el 2005, y fue suspendida a petición del anterior gobierno del ex presidente Enrique Bolaños en dos ocasiones, mediante una ley conocida como “Ley Marco”, y su última suspensión vencerá el próximo 20 de enero. La Ley Marco impide la aplicación de una reforma a la Constitución, mediante la cual el nombramiento y destitución de ministros y embajadores debe contar con la aprobación de la Asamblea Nacional, cuyos diputados también pueden quitar "la confianza" a un funcionario para que sea destituido por el Ejecutivo, entre otras restricciones del presidente. El MRS "se va a oponer el próximo mes de enero" a una nueva prórroga de la Ley Marco, e invitamos a las bancadas que forman parte del BCD para que actúen en la misma dirección", anunció el dirigente y ex candidato presidencial del MRS, Edmundo Jarquín, en rueda de prensa. Jarquín dijo que la aplicación de estas reformas, que obligan al Ejecutivo a rendir cuentas de su gestión al parlamento, permitirán contener la tendencia dictatorial de Ortega, que gobierna con el Frente Sandinista (FSLN, izquierda) desde enero pasado. Según Jarquín la Ley Marco “es un adefesio, una aberración jurídica”, porque es una ley ordinaria, que se aprueba con mayoría simple, y que no tiene facultades para impedir la entrada en vigencia de una reforma constitucional, que se vota con los dos tercios de los 92 diputados. La última renovación, "por un año", se aprobó en enero pasado y de ello se responsabilizó a los 25 diputados de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) de haberla "negociado" con el FSLN, pero éstos sostienen que sus colegas del PLC "lo habrían echo ellos, porque quieren libre a su caudillo (el ex presidente y reo Arnoldo Alemán)". Hasta el momento, ni los diputados del PLC, ni los de la ALN, hacen pública su posición en torno a la vigencia de las reformas constitucionales o la extensión por otro período de la Ley Marco. Igualmente, los legisladores del FSLN tampoco han manifestado su interés para que la Ley Marco siga vigente y Ortega gobierno con todos los poderes que le confiere la Constitución. Hasta hace unos meses, el FSLN no pensaba en extender la vigencia de la Ley Marco, y promovía un radical cambio, pasar del sistema republicano a uno de corte parlamentario, pero sus opositores liberales, aunque mostraron mucho interés en ello, paulatinamente dejaron el tema “para más adelante”. Las disposiciones constitucionales, aprobadas en el contexto de una alianza del FSLN y el PLC, en contra de Bolaños (enero 2002 a enero 2007) originó en su momento un fuerte conflicto entre los poderes del Estado, que obligó al Parlamento a posponer su ejecución hasta que Bolaños concluyera su mandato en enero de 2007. Ortega, quien sucedió a Bolaños, se opuso a ser controlado por el Congreso, que extendió la prórroga por un año más como gesto de buena voluntad hacia su nueva gestión presidencial. Los diputados del BCD son mayoría en el Parlamento y está conformado por diputados del PLC, la ALN y el MRS. El BCD se creó a raíz de la decisión de Ortega de insititucionalizar, vía decreto, los polémicos Consejos del Poder Ciudadano (CPC), desconociendo una ley aprobada por el Congreso que prohibía su constitución como entes vinculados al gobierno.

Descarga la aplicación

en google play en google play