Escúchenos en línea

Mario Benedetti, uno de esos hombres imprescindibles, condecorado por Venezuela

Varias agencias. Desde Montevideo, Uruguay. | 19 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, condecoró al escritor uruguayo Mario Benedetti durante un acto público celebrado la noche del martes en la Universidad de Uruguay. El mandatario venezolano entregó la "Condecoración Francisco de Miranda" al escritor y poeta uruguayo Mario Benedetti, de 87 años, en el marco de un encuentro convocado por organizaciones sociales locales y la central única de trabajadores, tras participar de la XXXIV Cumbre del Mercosur en Montevideo, "Hay hombres que luchan un día y son buenos, algunos luchan un año y son mejores, mientras otros luchan toda su vida y son indispensables. Mario (Benedetti) es uno de ellos y mañana (miércoles) estaré almorzando con otro de los indispensables, padre Fidel (Castro)", reflexionó Chávez. Concluido el acto, Chávez partió con destino a Cuba, para asistir a la IV Cumbre de Petrocaribe. Durante el acto, Chávez rindió un cálido homenaje a Benedetti, quien través de su literatura y su trabajo periodístico ha plasmado la realidad de América Latina. AUDIO: Chávez sobre Benedetti (mp3) El escritor uruguayo es un destacado poeta, novelista, dramaturgo, cuentista y crítico y es, junto con Juan Carlos Onetti, la figura más relevante de la literatura uruguaya de la segunda mitad del siglo XX. En marzo de 2001 recibió el Premio Iberoamericano José Martí, en reconocimiento a toda su obra. Ha sido director del Departamento de Literatura Hispanoamericana de la Facultad de Humanidades y Director del Centro de Investigación Literaria en La Habana. De acuerdo con la información del portal Biografía, en la obra de Mario Benedetti pueden diferenciarse al menos dos períodos marcados por sus circunstancias vitales, así como por los cambios sociales y políticos de Uruguay y el resto de América Latina. En el primero, Benedetti desarrolló una literatura realista de escasa experimentación formal, sobre el tema de la burocracia pública, a la cual él mismo pertenecía, y el espíritu pequeño-burgués que la anima. Realizó varios trabajos antes de 1945, año en que inició su oficio de periodista en La Mañana, El Diario y Tribuna Popular, entre otros. El portal señala que el gran éxito de sus libros poéticos y narrativos, desde Poemas de la oficina, 1956 y Montevideanos, 1959, se debió al reconocimiento de los lectores en el retrato social y en la crítica, en gran medida, de índole ética, que el escritor formulaba. Esta actitud tuvo como resultado un ensayo ácido y polémico: El país de la cola de paja, 1960, y su consolidación literaria en dos novelas importantes: La tregua, 1960, historia amorosa de fin trágico entre dos oficinistas, y Gracias por el fuego, 1965, que constituye una crítica más amplia de la sociedad nacional, con la denuncia de la corrupción del periodismo como aparato de poder. En el segundo período de este autor, sus obras se hicieron eco de la angustia y la esperanza de amplios sectores sociales, por encontrar salidas socialistas a una América Latina subyugada por represiones militares. Durante más de diez años, Mario Benedetti vivió en Cuba, Perú y España como consecuencia de esta represión. Su literatura se hizo formalmente más audaz. Escribió una novela en verso: El cumpleaños de Juan Ángel, 1971, así como cuentos fantásticos: La muerte y otras sorpresas, 1968. Trató el tema del exilio en la novela Primavera con una esquina rota, 1982. En 1986 es galardonado con el Premio Cristo Botev de Bulgaria, por sus ensayos y poemas. En 1987 es en Bruselas donde sus logros reciben el Premio Llama de Oro, de Amnistía Internacional, por su novela Primavera con una esquina rota. En 1989, con la Medalla Haydeé Santamaría, el Consejo de Estado de Cuba reconoce sus méritos. Publica en 1995: El olvido está lleno de memoria y en 1997: Andamios, autobiográfica. En 1997 obtiene el título Doctor Honoris Causa de la Universidad de Alicante. En 1999 es galardonado con el VIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. En 2004 recibe el Premio Etnosur. En el 2005, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, lo distingue con el XIX Premio Internacional Menéndez Pelayo. En la actualidad alterna su residencia entre Madrid y Montevideo. Desarrolla una intensa actividad en el periodismo y en recitales poético-musicales junto a intérpretes como Nacha Guevara y Juan Manuel Serrat.

Descarga la aplicación

en google play en google play