Escúchenos en línea

Nicaragua en la ONU: dignidad, valentía y soberanía

Agencia Prensa Latina. Desde Naciones Unidas. | 21 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Con el regreso del Frente Sandinista (de Liberación Nacional, FSLN) al poder, Nicaragua nuevamente tiene en la ONU una representación "digna y valiente que no tiene que decir sí señor a nadie", afirmó este viernes la embajadora Maria Rubiales de Chamorro. "Después de 17 años, nuestro pueblo vuelve alzar su voz en este magno foro internacional, en defensa de nuestros intereses y de los demás países del Tercer Mundo sin estar escondiéndonos de nadie", dijo a Prensa Latina. Como muestra elocuente de la nueva actuación de Nicaragua en la ONU, Rubiales de Chamorro destacó que su país se convirtió este año en el voto 184 a favor de una resolución de la Asamblea General que demanda el cese del bloqueo impuesto a Cuba por Estados Unidos. "Este es un ejemplo muy claro de la Nicaragua revolucionaria que preside el comandante Daniel Ortega y que ahora regresa a la ONU gracias a la lucha de nuestro pueblo para representar sus intereses sin esconderse detrás de nadie, ni diciendo sí señor a nadie", dijo. "Estamos de regreso en la ONU luchando con mucha valentía y sin miedo a nada por las causas más justas, por las que todavía hay mucho que luchar", afirmó. Rubiales de Chamorro, una socióloga dedicada a tareas diplomáticas por casi 30 años, destacó por otra parte la elección este año de Nicaragua para ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos como un gran triunfo de la diplomacia sandinista. "Se trata del primer logro concreto de esta nueva etapa de la revolución sandinista en la ONU", expresó la activa diplomática, quien ocupó el cargo de Ministro Consejero de la Misión de Nicaragua en la ONU de 1981 a 1986. "Trabajamos para que este nuevo organismo sea fortalecido y no se politice como ocurrió con la anterior Comisión de Derechos Humanos", destacó. La embajadora adelantó que entre las prioridades para el año próximo está lograr el respaldo del Grupo de Latinoamérica y el Caribe (GRULAC) a la candidatura de su país para presidir el 63 período de sesiones de la Asamblea General. El candidato de Nicaragua para ese alto cargo diplomático es el sacerdote Miguel D'Escoto, quien fuera canciller durante el primer gobierno sandinista de 1979 a 1990 y actualmente asesor principal del presidente Ortega para las relaciones internacionales. En estos momentos, Nicaragua sostiene consultas bilaterales con los miembros del GRULAC en la ONU para garantizar el año próximo el apoyo de esta región a la candidatura del padre D'Escoto. "El es un gran diplomático y un gran negociador", dijo Rubiales de Chamorro, viuda de quien fuera el primer embajador sandinista ante la ONU, Javier Chamorro Mora. Hasta el momento ningún otro país de la región ha presentado candidatura, por lo cual el padre D'Escoto se mantiene como el primer y único aspirante hasta la fecha a la presidencia de la 63 Asamblea General. En su modesta oficina próxima a la sede de la ONU en Nueva York, la embajadora dijo que entre las gestiones diplomáticas más importantes en este primer año del presidente Ortega figura la reanimación de las relaciones con Asia y África. "Estamos ampliando nuestras relaciones en esa regiones, en los últimos cuatro meses establecimos vínculos con Bostwana y Timor Leste", señaló. La misión diplomática nicaragüense también ha centrado su atención en el restablecimiento de las relaciones políticas y económicas con los Estados miembros del Movimiento No Alineado y del Grupo de los 77 (G-77). "Una de nuestras tareas fundamentales en la ONU es estrechar cada día más los lazos de amistad y cooperación de Nicaragua con todos esos pueblos de quienes nos habíamos alejado desafortunadamente en estos últimos 17 años", precisó. Durante ese período, las distintas representaciones diplomáticas enviadas a esta sede por la cancillería en Managua se habían limitado a las relaciones con Estados Unidos, a Latinoamérica y Europa. "Lo que estamos haciendo ahora es reabriendo nuestros lazos con muchos de los países que teníamos relaciones diplomáticas, pero que sin embargo estaban como congeladas", dijo la embajadora Rubiales de Chamorro.

Descarga la aplicación

en google play en google play