Escúchenos en línea

Estadounidense Volz burla a la justicia en otra «maniobra» que lo liberó

| 21 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El estadounidense Erick Stanley Volz, condenado a 30 años de presidio por la violación y posterior asesinato de una nicaragüense, logró burlar nuevamente a la justicia del país, y regresó a su país este viernes, amparado en resoluciones judiciales, consideradas como una “burda maniobra”. Volz fue sentenciado en abril pasado a la pena máxima por violar y después estrangular a la joven Ivana Jiménez Alvarado el 21 de noviembre de 2006, en la ciudad-puerto y balneario de San Juan del Sur, por el juzgado de Rivas, que impuso igual pena a su cómplice, el nicaragüense Julio Martín Chamorro. No obstante, la semana pasada dos de los tres magistrados del Tribunal de Apelaciones de Granada (TAG), revocaron la condena a Volz, pero confirmaron la sentencia a Chamorro, quien con el estadounidense fue acusado y juzgado por los mismos delitos y en el mismo proceso. La mañana de este viernes los tres magistrados del TAG decidieron dar ha lugar al recurso de casación interpuesto por la fiscal de Rivas, Isolda Ibarra, con lo que el caso pasa a la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Libertad total, entonces se fue para siempre

Los mismos magistrados del TAG que revocaron la pena a Volz, los liberales Roberto Rodríguez y Alejandro Estada, emitieron la orden de libertad “sin restricción migratoria”. El presidente del TAG, Norman Miranda, dijo que el expediente del caso queda en Granada, mientras las partes se tomaban el tiempo para contestar los recursos de casación interpuestos. Miranda, de filiación sandinista, manifestó que en la resolución tomada por sus colegas, él expresa que pidió “no sólo la retención migratoria (de Volz) sino que quedase en prisión, mientras se resuelve el recurso de casación”. Para resolver el recurso de casación, la CSJ tiene 10 días hábiles para resolver –es decir que no se incluyen los fines de semana y los feriados por ley-, pero los magistrados del máximo tribunal inician este viernes sus vacaciones de fin de año y regresan a trabajar hasta el 7 de enero de 2008. Este viernes también se conoció que existe un segundo recurso de casación introducido por "acusador particular agresivo", en representación de los padres de la víctima. Distintos sectores del país reaccionaron nuevamente indignados en contra de la resolución de los dos magistrados del TAG, señalando que se trata de una “burda maniobra”, porque “de antemano sabían que de liberarlo, abandonaría el país de inmediato y jamás volvería a responder su crimen”. Desde que se conoció la resolución de los dos magistrados del TAG, decenas de periodistas se apostaron ante el hospital Carlos Roberto Huembes, de la Policía Nacional, a la espera de la salida de Volz, recluido desde hace meses en ese centro asistencial, aquejado de supuestas enfermedades gástricas. Un diplomático de alto rango de la embajada estadounidense en Managua, que no pudo ser identificado, llegó por mañana al centro asistencial y salió minutos después sin brindar declaraciones.

Firma su salida de la cárcel y toma el avión

Poco después del mediodía de este viernes, una larga caravana de vehículos, todos de la Policía Nacional y muchos de ellos de matrícula privada, salió del centro asistencial y cruzó Managua a toda velocidad hasta llegar al aeropuerto internacional Augusto C. Sandino. El estadounidense, protegido con un chaleco antibalas y sin esposas, iba en el interior de una ambulancia del Ministerio de Gobernación, ente superior del Sistema Penitenciario Nacional. En el aeropuerto internacional otro nutrido grupo de periodistas esperaba la llegada de Volz, mientras que su madre Maggie Anthony, lo aguardaba en el interior de la Terminal aérea. Desde el pasado miércoles, Anthony intentó reunirse con autoridades judiciales del país, e incluso se entrevistó con el Fiscal General, el liberal Julio Centeno, y en todos los casos alegó que su hijo era “inocente”. La caravana de vehículos que llevaba a Volz pasó de largo, inicialmente, por el aeropuerto y enrumbó al centro La Modelo, del Sistema Penitenciario Nacional, donde firmó que las autoridades de esa entidad lo ponían en libertad, conforme la orden del TAG. Posteriormente, Volz fue remitido a la terminal aérea, donde con su madre se fue de Nicaragua.

¿Negociación de Ortega y gobierno de EE.UU.?

El Procurador de los Derechos Humanos, el ex guerrillero sandinista Omar Cabezas, reiteró este viernes su demanda de que sean investigados los dos magistrados que revocaron la sentencia a Volz y ordenaron su libertad, quienes –asegura- recibieron “coimas (sobornos)”. Cabezas reafirma que Volz es familiar “de un poderoso senador republicano” (al que no identificó), quien habría utilizado toda su influencia y “medios económicos” para liberar al estadounidense de la justicia nicaragüense. Sin embargo, medios de comunicación de la derecha, aseguran que la libertad de Volz “fue una negociación” entre el presidente Daniel Ortega y el gobierno de Estados Unidos. De acuerdo con esta versión, Ortega accedió a dejar libre a Volz a cambio de que Estados Unidos lo apoye en buscar “un arreglo (político)” con sectores del “nuevo liberalismo (que excluye a los viejos líderes de ese sector político)”, para lograr “estabilidad y gobernabilidad” en su mandato que concluye en 2012.

Descarga la aplicación

en google play en google play