Escúchenos en línea

A 35 años del terremoto del 72

| 23 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Un 23 de diciembre víspera de navidad, Managua, amaneció devastada producto de un violento terremoto de 6,5 en la escala de Richter. La capital nicaragüense quedó en ruinas con un saldo fatal de al menos 10 mil muertos. Fueron 30 segundos apocalípticos y Managua entera se derrumbó. La ciudad que 24 horas antes se vestía espléndidamente con los colores de la navidad, para celebrar un año más del nacimiento del Mesías, cayó abatida por el sismo de 6.5 en la escala de Richter registrado a las cero horas y treinta minutos de aquel sábado 23 de diciembre de 1972. Después todo fue dolor. Para el año de 1963, Managua era de las principales capitales de América Latina, arrojaba la cifra de 274,273 personas, y tenía un gran desarrollo urbano. Sin embargo, con el terremoto de 1972, la capital quedó totalmente devastada. Se calcula que fueron afectados el 90 % de sus edificios, y 54 mil viviendas, donde residían alrededor de 320 mil personas. Las calles y las avenidas Roosevelt y Bolívar eran los puntos de encuentro de los capitalinos que, alegres, compraban en las tiendas los últimos "preparos" de la cena navideña y los regalos, juguetes y estrenos de Nochebuena. Esta zona prácticamente era en la que se desarrollaba la actividad más febril del comercio capitalino. Los mercados Central y San Miguel, según cuentan sobrevivientes de la catástrofe, lucían igual de día y de noche, pues los managuas los abarrotaban en busca de los últimos detalles de la celebración de aquel 24 de diciembre que para los vivos y los muertos nunca llegó. Esta semana el Centro de Investigaciones Geofísicas de la Universidad Nacional Autónoma de Managua (Ciego), precisó a que están latentes las condiciones que motivaron la catástrofe. Un estudio elaborado por la entidad refiere el peligro que representa la Falla Nejapa, la cual está activa, es la más larga y está cerca de otras tres peligrosas fracturas de la tierra. Precisa que la actividad de esta grieta con 24 kilómetros de largo creó otras hendiduras y está cerca de la Falla Mateare, la más grande de Managua con 72 kilómetros y de la de Tiscapa que causó el evento de 1972. En opinión de los científicos existe una verdadera amenaza sobre los capitalinos. El director del Ciego, Dionisio Rodríguez alertó que las 14 fallas que se conocen en Managua están activas y cualquiera de ella puede causar un terremoto. Sin embargo, aclaró, la mega falla de Nejapa es la más indicada para desatar un movimiento telúrico de gran magnitud. La situación es observada con interés y preocupación luego que el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales registrara hasta noviembre mil 400 sísmicos en diferentes puntos de la nación. En comparación con otros años existe una mayor tranquilidad pero, esa pasividad, preocupa a los entendidos pues la acumulación de energía entre las placas tectónicas podría ser liberada con la fuerza de un terremoto.

Descarga la aplicación

en google play en google play