Escúchenos en línea

Abogado de Alemán exige restituirle régimen de convivencia familiar

| 26 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El abogado del ex presidente y reo Arnoldo Alemán (1997-2002), Mauricio Martínez, exigió este miércoles que las autoridades del país le restituyan a su defendido el régimen de convivencia familiar, extendido a todo el territorio nacional, que le ha sido revocado. Martínez demandó la restitución del régimen de convivencia familiar a Alemán, que le permite recibir visitas en su hacienda de “El Chile”, a 26 kilómetros de Managua, y movilizarse por todo el país, lo que tiene restringido a “permisos” de los oficiales que le custodian, miembros del Sistema Penitenciario Nacional. Según el jurista, logró conseguir una nueva orden de régimen de convivencia familiar para Alemán, a través de un tribunal que no precisó, argumentando que “la vigilancia de la ejecución de la pena le corresponde sólo a la juez de ejecución de sentencia”. Asimismo, alegó que al respecto “hay jurisdicción”, en base a resoluciones de la Corte Suprema de Justicia y de otros tribunales. “El juez ejecutor (de la resolución que le devuelve el régimen de convivencia familiar a Alemán) tiene que ir a notificar al director del Sistema Penitenciario Nacional; a la Ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales; a la jefa nacional de la Policía, primera comisionada Aminta Granera, pero no lo ha hecho”, dijo. “Si (el juez ejecutor no notifica esa resolución), en este país no sirve para nada el derecho, cerremos todos los tribunales, cerremos los juzgados, porque si (el judicial) no acata (la restitución del régimen de convivencia familiar a Alemán) no hay justicia”, afirmó. Martínez se preguntó por qué el juez ejecutor acató en forma inmediata el pasado viernes la orden de liberar al estadounidense Erick Stanley Volz, sentenciado a 30 años de presidio por violación y asesinato de una joven nicaragüense, y no lo hacía así con el ex mandatario Alemán. El jurista dijo que su cliente es víctima “de discriminación y del derecho de (trato) de igualdad”, de lo que gozan otros reos.

Los antecedentes

El pasado 11 de diciembre, las magistradas de la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua, Ileana Pérez, que lo preside, y Ángela Dávila, ambas de filiación sandinista, revocaron el régimen de convivencia familiar a Alemán, en una resolución que no firmó su colega liberal Rafael Avellán. Pérez al leer la resolución del tribunal, indicó que el fallo se realizó en base a la Constitución y demás cuerpos de leyes, y no dieron lugar a los recursos interpuestos por el defensor de Alemán, Mauricio Martínez, y de conformidad "confirma la sentencia condenatoria dictada por la juez primero de distrito del crimen de Managua (Juana Méndez) en fecha 6 de diciembre de 2003. "Se declara culpable al doctor José Arnoldo Alemán Lacayo (...) por los delitos de lavado de dinero y activos provenientes de actividades ilícitas, fraude, malversación de caudales públicos, peculado, asociación e instigación para delinquir y delito electoral", reza la sentencia, de la juez Méndez, hoy magistrado de la Corte Suprema de Justicia. La sentencia que declara culpable a Alemán lo sentencia "por el delito de lavado de dinero y activos provenientes de actividades ilícitas a la pena principal de cinco años de presidio, por el delito de fraude a cinco años de prisión, por peculado a cinco años de prisión, por asociación e instigación para delinquir a cuatro años de prisión, por delito electoral a un año de arresto inconmutable, y por malversación y delito electoral a la multa correspondiente al doble de los bienes objetos del proceso". El fallo de Méndez también contempla las penas accesorias siguientes: interdicción civil por el tiempo que dure la condena, sujeción a la vigilancia de las autoridades por un período de tres años de cumplida la condena, suspensión de sus derechos ciudadanos y la pérdida de la patria potestad. Pérez agregó que a Alemán se le condena a 20 años de privación de libertad, y las medidas cautelares las administrará la autoridad judicial que tenga competencia, sin perjuicio de la competencia que por la ley le corresponde al Sistema Penitenciario.

En manos del Sistema Penitenciario Nacional

La sentencia también la medida cautelar revoca el régimen de convivencia familiar dictada por la juez primero de lo penal de ejecución de sentencia y vigilancia penitenciaria, doctora Roxana Zapata, el 25 de julio del 2005, dijo Pérez. El fallo confirma la parte de la sentencia condenatoria en la que se establece que dado que Alemán es portador de enfermedades crónicas, que lo clasifican como valetudinario, "deberá cumplir la condena de presidio, circunscrito a la hacienda El Chile, de su domicilio. La sentencia señala que Alemán queda en El Chile para favorecer el adecuado control y asistencia a sus enfermedades, "bajo medidas restrictivas en cuanto a las visitas que deberán ser de acuerdo a las modalidades y frecuencias que establece el Sistema Penitenciario Nacional y la administración e los reos que se facilite la atención médica cuando lo amerite su estado de salud. La resolución no da lugar al incidente de recusación en contra de la magistrada Pérez por implicancia que presentó el abogado Martínez, y declara "nulo y sin ningún valor ni efecto legal" el recurso de amparo que sometió el defensor de Alemán y que acogió la Sala Penal Uno del TAM, y que también la Sala Civil Dos del TAM también declaró "nulo y sin ningún valor ni efecto legal". Pérez conoció el caso conocido como Canal 6 contra Alemán y el 22 de diciembre de 2002 lo fulminó con "auto de segura y formal prisión" por los delitos de fraude y asociación para delinquir. La judicial ordenó el arresto domiciliario de Alemán. En aquella época, Pérez era jueza Segundo de Distrito del Crimen de Managua. Sin embargo, meses después, sobreseyó definitivamente al procesado Alemán por el delito de peculado en perjuicio del Estado de Nicaragua. En mayo de 2002, la Procuraduría General de la República acusó a Alemán y a varios funcionarios y familiares del ex mandatario de desviar unos 100 millones de dólares de fondos estatales, pero solo presentó cargos por presunto lavado de dólares, fraude y otros delitos por un total cercano a 10 millones de dólares. Tales fondos habrían sido sacados de unas 15 instituciones públicas de Nicaragua y enviadas a las cuentas bancarias de Alemán en Panamá. Las acusaciones fueron impulsadas por el ex presidente Enrique Bolaños, quien también fue vicepresidente de Alemán en el período 1997-2002. Tras una batalla parlamentaria de varios meses, Alemán finalmente fue desaforado como diputado en diciembre del 2002 y debido a que perdió su inmunidad legislativa compareció ante el Juzgado Primero de Distrito del Crimen a cargo de Méndez. Fue la jueza Méndez quien ordenó su arresto domiciliario en su hacienda El Chile. La jueza decidió el traslado de Alemán hacia una cárcel en agosto y a finales de noviembre resolvió otorgarle de nuevo el beneficio del arresto domiciliario por consideraciones a sus enfermedades crónicas.

Descarga la aplicación

en google play en google play