Escúchenos en línea

Alemán sigue «guardado» pese a pleito de jueces en El Chile

| 31 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El ex presidente y reo Arnoldo Alemán permanece recluido en su hacienda El Chile, a 26 kilómetros al sur de Managua, en condición de privado de libertad y con las “restricciones” del caso, tras fracasar la noche del viernes otro intento por restituirle el régimen de convivencia familiar. La noche de este viernes se repitió “la guerra” de resoluciones de la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), y la Sala Penal Uno del mismo tribunal de alzada, en la que nuevamente se impuso el fallo de la última, que dejó sin efecto el de la primera. El propio presidente de la Sala Penal Dos del TAM, Mario Miranda, llegó al portón de El Chile junto a su colega Noel Pereira Morice, y al magistrado de la Sala Laboral del TAM, Orlando Lúquez, a intentar hacer efectivo su fallo, ante los custodios de Alemán, miembros del Sistema Penitenciario Nacional (SPN). Desde el pasado jueves, Miranda, Morice y Lúquez, dieron lugar a un recurso de “hábeas corpus” que introdujo el abogado Mauricio Martínez a favor del ex gobernante Alemán. Al darle curso al hábeas corpus a favor de Alemán, la Sala Penal Dos del TAM le restituía el régimen de convivencia familiar, extendido a todo el país, por lo que sus custodios del SPN, tienen que retirarse de El Chile. El hábeas corpus o “amparo” se le otorga al ex mandatario por su condición de enfermo “valetudinario”, y ante la resolución de inicios de diciembre de la Sala Penal Uno del TAM. Igual que el jueves, la resolución de los magistrados liberales de la Sala Penal Dos del TAM no logró ser efectiva, porque inmediatamente la Sala Penal Uno detuvo esa orden y la dejó sin efecto. La convivencia familiar dispuesta por la Sala Dos del TAM no fue ejecutada a pesar de que los tres magistrados que la conforman llegaron hasta El Chile antes que el juez ejecutor Francisco José López, se presentara a notificar su resolución. Pero los oficiales del SPN le dijeron a Miranda, Pereira y Lúquez, no haber sido autorizados a dejar a Alemán bajo el régimen de convivencia familiar. El magistrado Miranda le mostró a los custodios de Alemán, la notificación de su fallo que le fue enviada a través de López a las autoridades del SPN, e intentó penetrar por la fuerza a la hacienda del ex mandatario, por lo que los oficiales le impidieron el paso. “O sea, que el Poder Judicial depende no de la justicia misma sino de lo que diga el jefe de la cárcel”, dijo el magistrado Miranda, al ser invitado a retirarse de El Chile, y argumentó que el SPN incurría en desacato a la autoridad. Agregó que lo resuelto por la Sala Penal Uno del TAM es ilegal, pues dos de los tres magistrados de esa instancia están siendo juzgadas a través de la interposición de un recurso de exhibición personal debido a las “ilegalidades que han cometido”. La discusión entre magistrados y miembros del Sistema Penitenciario perduró por varios minutos, mientras el juez ejecutor de la sentencia de la Sala Dos, López, no se hacía presente al lugar. Miranda debió hacer uso de su teléfono móvil y llamar a López, para decirle “Aquí lo estamos esperando, en la puerta de El Chile, para que venga a ejecutar el mandato que usted tiene”. Después de un rato, López apareció y le explicó a Miranda y sus colegas que no podía notificar su resolución, porque había hablado con el alcaide Oscar Molina, Director de Relacione Públicas del SPN, quien le mostró copias de lo resuelto por la Sala Penal Uno del TAM, que deja sin efecto su resolución que manda la convivencia familiar para Alemán. Alemán gozaba del régimen de convivencia familiar, extendido a todo el país, desde hace más de un año, por resolución de la Jueza Primera de Distrito de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria, Roxana Zapata, quien según el defensor del ex gobernante, Mauricio Martínez, es la única que podría revocarlo. A comienzos de diciembre, las magistrados Ileana Pérez y Ángela Dávila, de la Sala Penal Uno del TAM, ratificaron la sentencia contra Alemán, dictada en diciembre de 2003 por la entonces jueza primero de lo penal, la sandinista Juana Méndez (hoy magistrada de la Corte Suprema de Justicia). Pérez y Dávila ratificaron que Alemán debe cumplir 20 años de presidio por lavado de dinero y activos procedentes de actividades ilícitas, y también las penas de 5 años de cárcel por cada uno de los delitos de malversación, fraude al Estado, peculado, asociación e instigación para delinquir, y delito electoral.

Descarga la aplicación

en google play en google play