Escúchenos en línea

Esperanzas de canje humanitario, pese a frustrada liberación

Agencia EFE. Desde Villavicencio. | 31 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Los colombianos mantienen la esperanza de que el intercambio humanitario de 45 secuestrados de las FARC por guerrilleros presos se concrete en el año que comenzó este martes, pese a la evidente decepción que produjo en la agonía de 2007 el aplazamiento de la entrega de tres cautivos. El epílogo feliz que el presidente venezolano, Hugo Chávez, había pronosticado para el caso de Consuelo González, Clara Rojas y su hijo Emmanuel, que las FARC prometieron liberar el mes pasado, quedó para 2008 por la decisión de la guerrilla de suspender la operación de entrega alegando "intensos operativos" militares que comprometían su seguridad y la de los cautivos. "Es urgente" una mesa de diálogo para evitar que cada uno siga "teniendo justificación para hacer lo que se le da la gana", dijo el ex asesor de paz en el Gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002), Lázaro Vivero, quien lamentó que "sigamos en lo mismo", una referencia a las acusaciones que suelen intercambiar las FARC y el gobierno del presidente Álvaro Uribe. Los garantes de los siete países que durante varios días esperaron en Villavicencio, centro de Colombia las coordenadas para salir en busca de los tres cautivos, abandonaron al finalizar 2007 esta ciudad, y este martes lo hicieron los últimos periodistas que se habían movilizado para cubrir la noticia. Los garantes, sin embargo, dejaron abierta la puerta para volver a Colombia cuando se den las condiciones para la entrega de Rojas, Emmanuel y González, que los familiares de los secuestrados consideran como el primer paso para un acuerdo humanitario que permita el intercambio de los 45 secuestrados por motivos políticos por unos 500 rebeldes presos. El Gobierno brasileño, que envió como garante de la llamada "Operación Emmanuel" al asesor de Asuntos Internacionales de la Presidencia, Marco Aurelio García, expresó en un comunicado su "satisfacción" con la decisión de los delegados internacionales de reasumir su misión en Colombia "cuando estén dadas las condiciones necesarias para la entrega de los rehenes". "El Gobierno brasileño reitera su apoyo al proceso de paz en Colombia, así como la disposición de profundizar su contribución a las iniciativas de fortalecimiento del diálogo interno en aquél país", señala un comunicado de la Cancillería. La comisión de garantes, que contó con el apoyo de la Cruz Roja Internacional, estuvo encabezada por el ex presidente argentino Néstor Kirchner y el canciller de ese país, Jorge Taiana. Desde que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron la suspensión de la operación de liberación de los tres secuestrados, los familiares de los mismos que esperaban optimistas en Caracas han evitado hacer mayores declaraciones sobre el caso y confían en que el proceso siga adelante, algo en que lo que también insiste Chávez. La liberación de los tres cautivos fue anunciada por las FARC el pasado 18 de diciembre como un desagravio a Chávez por la decisión de Uribe de poner fin al papel de mediador que el gobernante venezolano ejercía para un intercambio humanitario. "La operación va a continuar", destacó en Caracas Iván Rojas, hermano de Clara Rojas, antes de señalar que Uribe ha ofrecido "un espacio" con garantías de seguridad para que se pueda concretar la entrega de los tres secuestrados. Sin embargo, las revelaciones hechas el lunes por el presidente colombiano, quien dijo que su Gobierno tiene la hipótesis de que Emmanuel, concebido y nacido en cautiverio hace más de tres años, puede estar en Bogotá, bajo los cuidados de un organismo oficial para menores, y no en poder de las FARC, aumenta la incertidumbre sobre el desenlace que puede tener el caso.

Descarga la aplicación

en google play en google play