Escúchenos en línea

Magistrado Solís confiado en diálogo para resolver la crisis

| 4 de Enero de 2008 a las 00:00
El vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, dijo confiar este viernes en que a través de un diálogo, se solvente la crisis que envuelve a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Dijo que la Asamblea Nacional debe reconocer la independencia y facultades del Presidente, que tiene potestad de emitir decretos ejecutivos y crear los Consejos del Poder Ciudadano y estableció que se debe respetar a la CSJ porque no un órgano subordinado al Parlamento. "No puede venir la Asamblea Nacional a amenazarnos con emitir un decreto y derogar una sentencia. Nunca en la vida se ha visto eso. No es facultad de la Asamblea derogar mediante leyes sentencias de la CSJ, eso es un solemne disparate", y cuestionó la posibilidad de que los diputados interpreten la Ley de Amparo porque no procede. "Todo esto hay que buscar cómo solucionarlo, pero con la mente fría", aseguró y agregó que la oposición quiere elevar la crisis porque este es un año electoral y buscan votos a su favor, sabiendo que en Nicaragua no se vive una dictadura, "porque nunca ha habido tanta libertad en Nicaragua como ahora". El magistrado Solís reafirmó que si los diputados del PLC, ALN y MRS y los magistrados liberales en la Corte Suprema de Justicia no se integran a trabajar, no les pagarán el salario de enero. Reconoció que la Constitución Política no habla nada sobre el salario de los funcionarios públicos de alto nivel, pero sí se establece en las leyes orgánicas de los poderes del estado. Recordó que en los años 90, cuando dio una crisis entre el Ejecutivo y el Legislativo, el entonces ministro de la presidencia, Antonio Lacayo suspendió el pago de los diputados durante dos meses, hasta que llegaron a un acuerdo y se reincorporaron a sus labores. "Lo mejor es que asistan a sus trabajos porque se exponen a la posibilidad que por inasistencia no les paguen, y después van a decir que fue una decisión política, cuando la realidad es que ellos son los que están provocando eso", aseguró. Incluso, recordó que en los gobiernos de Chamorro, Alemán y Bolaños, cuando se declaraba una huelga ilegal, se le quitaba el salario a los empleados por los días no laborados y existe fundamento legal para no pagarle el salario a los funcionarios que no trabajen. Exhortó a los diputados y magistrados opositores pensar en el país y volver a la normalidad, porque los CPC están trabajando normalmente y no debe existir ninguna obcecación contra ellos. Solís reveló que ya existen contactos con el Presidente de la Corte, el liberal Manuel Martínez, para destrabar la crisis en este poder del estado. Luego de un intercambio de saludos el pasado 31 de Diciembre, acordaron reunirse este viernes o a más tarde el lunes de la próxima semana, para discutir la posibilidad de que firmen en corte plena la sentencia de la Sala de lo Constitucional que dio legitimidad y legalidad a los Consejos del Poder Ciudadano y restituir la normalidad institucional. Aseguró que él ha hablado con otros magistrados liberales y están de acuerdo en firmar dicha sentencia con algunas modificaciones y existe la posibilidad de establecer un marco de referencia para los CPC, como de dejar claro que no pueden ser una prolongación ni instrumento del poder ejecutivo y que no reciban fondos del estado. Según Solís, los magistrados están de acuerdo en firmar la sentencia con ese aspecto, pero la bancada de diputados del PLC los tiene "aterrorizados" porque les han advertido que si firman esa sentencia no los van a reelegir en el cargo por otros 5 años más, porque a tres magistrados se les vence el período en Mayo de este año.

Descarga la aplicación

en google play en google play