Escúchenos en línea

Costa Rica deporta 1.700 nicas ilegales en dos días y sigue la cacería de indocumentados

La Nación. Desde Los Chiles. | 5 de Enero de 2008 a las 00:00
La Policía de Migración costarricense detuvo y devolvió a 1.700 nicaragüenses indocumentados que entre el jueves y el viernes ingresaron por localidades limítrofes como Peñas Blancas, en Guanacaste, y Upala y Los Chiles, en Alajuela. Así lo reveló Ricardo González Camacho, jefe de Prensa del Ministerio de Seguridad Pública, quien acompaña a los agentes de Migración que, apoyados por la Fuerza Pública, llevan a cabo un operativo dirigido a frenar la entrada de ilegales. En las dos últimas semanas de diciembre, unos 60.000 nicaragüenses dejaron Costa Rica para pasar la Navidad y el fin de año en su patria. Sin embargo, el pasado 2 de enero, muchos de ellos comenzaron a retornar a suelo tico, pero acompañados de familiares y amigos sin pasaporte. Fernando Acuña, jefe de la Policía de Frontera en Los Chiles, informó de que a partir de esa fecha sus subalternos han interceptado entre 175 y 200 indocumentados diariamente. Las cifras de Acuña no toman en cuenta los detenidos en Sarapiquí y San Carlos. A las 10 a. m. del viernes 50 ilegales abordaron una lancha asignada a la oficina local de Migración que, a través del río Frío –desemboca en el San Juan–, los regresó al vecino puerto nicaragüense de San Carlos, La acción de control se prolongará 10 días, según afirmó Francisco Castaing, jefe de Operaciones de la Policía de Migración, y, para ese fin, se reforzó el personal en la zona con agentes enviados desde San José. El ministro de Seguridad Pública, Fernando Berrocal, en conversación con La Nación defendió el operativo diciendo que, si bien Costa Rica necesita la mano de obra nicaragüense, también tiene la obligación de hacer respetar sus leyes migratorias. “Estamos muy agradecidos con el aporte que los hermanos de la vecina nación del norte hacen al desarrollo costarricense, pero todos aquellos que quieran venir a trabajar deben hacerlo a derecho”, comentó el jerarca. Algunos de los indocumentados sugirieron a las autoridades que Costa Rica abra un consulado en puerto San Carlos para que los nicaragüenses que viven en los departamentos de Río San Juan, Chontales y Zelaya central puedan solicitar la visa o permiso de trabajo. “Así nos evitaríamos tener que viajar hasta Managua e incurrir en gastos elevados”, señaló, por ejemplo, María Martínez, vecina de Nueva Guinea. Por su parte, Julieta Gómez, cónsul de Nicaragua en Los Chiles, se comprometió a trasladar a sus superiores una sugerencia de costarricenses para que su país abra un puesto de control migratorio en la comunidad de Tablillas.

Descarga la aplicación

en google play en google play