Escúchenos en línea

Autoridades llaman a acatar recomendaciones ante peligros de ola de frío y vientos

Radio La Primerisima. | 5 de Enero de 2008 a las 00:00
El Ministerio de Salud en coordinación con el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres y con información del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales da a conocer las recomendaciones “ante la influencia de vientos fuertes y bajas temperaturas que afectan la salud de las personas y favorecen la contaminación del aire. Tales condiciones atmosféricas, que se prevé afectarán al país en los meses de enero a marzo, generan enfermedades respiratorias, como asma, bronquitis y neumonías, y contribuyen a la reproducción de las ratas, por tanto a la transmisión de la leptospirosis. Las autoridades recomiendan estar abrigado y no exponerse a corrientes de vientos y bajas temperaturas, particularmente a los niños, niñas y personas de la tercera edad y a los que padezcan de otras enfermedades respiratorias. Las personas que trabajan con “fritangas” en las vías públicas deben evitar la exposición de sus fogones a las corrientes de aire porque pudieran causar quemaduras o incendios. Se exige mantener tapados los recipientes de agua potable y los alimentos para evitar su contaminación por el polvo que arrastra el viento. Cuando se produzcan fuertes vientos no realizar quemas de montes y basura en ningún sitio y bajo ninguna circunstancia, porque una pequeña chispa bastará para provocar un incendio de grandes dimensiones. Los pobladores que tengan viviendas con techo de zinc, deben revisar que éste y los clavos que los sujetan, para no ser sorprendidos por los fuertes vientos que podrían levantar toda la estructura del techo y dejarlos a la intemperie. Las personas que viven en el campo, cerros o laderas, deben evitar tener la puerta abierta o ventanas, porque cuando se produzcan fuertes vientos, los fogones podrían desprender chispas y provocar un incendio en las viviendas, el campo y potreros. Hay que recordar que los candiles o candelas, expuestos a los vientos pueden caerse en los colchones y ropa que son altamente inflamables e iniciar un incendio incontrolable. Las personas que trabajan en obras de construcción, en edificios verticales u horizontales, en instalación de mega rótulos, o en postes de electricidad, torres, mástiles de teléfonos y servicios de cable, deben utilizar en todo momento los equipos de seguridad, como cascos y cinturones a fin de evitar caídas al piso que les podrían provocar quebraduras e incluso perder la vida. Al hacer uso de material pirotécnico en serie como carga de cohetes y morteros (carga cerrada), los encargados de prender fuego deben tomar todas las medidas de seguridad personal, así como del área donde va a ser explotada para no exponer a la población. A los conductores de vehículos guardar precauciones al conducir cuando se den ventarrones; bajar la velocidad o detenerse si es necesario. Viajar con los vidrios altos para conservar la visibilidad. Las personas que visitan o viven cerca de las costas del mar o lagos, guardar todas las precauciones ante el aumento del oleaje o las corrientes marinas ya que pudieran arrastrar a cualquier persona. Las embarcaciones que transitan en el mar, lagos y ríos deben respetar las recomendaciones de la empresa portuaria o tomar precauciones al navegar. De preferencia no navegar en condiciones de inseguridad. Las Infecciones Respiratorias Agudas (IRAS) son un problema de salud pública siendo la neumonía, la forma más grave que puede causar la muerte en cualquier edad, es más vulnerable en la niñez y los ancianos. La tos o resfriado común, se puede convertir en neumonía si no se atiende a tiempo. Los niños y niñas menores de cinco años se deben abrigar bien y evitar que caminen descalzos. Si es menor de seis meses debe darle el pecho materno exclusivo, sin dar otro líquido. Mantener al niño y niña retirado del humo, ya sean cocinas o fogones. Si fuma evitar hacerlo dentro de la vivienda o donde se encuentren los niños y niñas. Lavar las manos con agua y jabón después de ir a la letrina, antes de comer o de preparar los alimentos. Si es mayor de seis meses de edad, darle líquidos abundantes y su alimentación complementaria. Si el niño o niña está enfermo se debe: Limpiar la nariz con un paño limpio para que respire mejor, si tiene fiebre no hay que arroparlo. Debe acudir urgentemente a la unidad de Salud más cercana si el niño o niña deja de comer o beber; vomita todo lo que bebe o come; si tiene convulsiones o ataques; si tiene dificultades para despertarse o está inconsciente y si tiene cansancio o dificultad para respirar. Si tiene fiebre o lo sienten caliente, no hay que arroparlo, le puede subir la temperatura. Hay que ponerle paños de agua fresca en la frente y cambiarlo frecuentemente. Mantenerlo con ropa ligera y llevarlo de inmediato a la unidad de Salud más cercana. No solo los niños y niñas son afectados por las infecciones respiratorias agudas, también los adultos y es por eso que la población en general debe tomar en cuenta las siguientes recomendaciones: NO AUTOMEDICARSE, usar únicamente lo recomendado por el médico. Tomar bastante líquidos y comer más de lo normal, especialmente cuando se está enfermo. Si la persona afectada es diabética, hipertensa o asmática, no debe esperar mucho tiempo para visitar el centro asistencial más cercano. Si está embarazada y tiene infección respiratoria o un signo de alarma, debe acudir a la unidad de Salud más cercana para recibir tratamiento oportuno y mejorar su Salud y la del Bebé.

Descarga la aplicación

en google play en google play