Escúchenos en línea

Decenas de maestros hondureños heridos se recuperan en aulas de universidad

Agencia AFP. Desde Tegucigalpa. | 10 de Agosto de 2006 a las 00:00
Varias decenas de maestros atacados el miércoles por policías y soldados mientras participaban en una protesta en Tegucigalpa, este jueves se recuperaban atendidos por estudiantes de medicinas en las aulas de una universidad que fue convertida en una especie de hospital de campaña. "Yo estaba gritándole a los compañeros que nos replegáramos porque había escuchado la orden de dispararnos, cuando sentí el quemón de una bala en la rodilla", relató a la AFP Orlando Granados (41), profesor de la escuela Cándido Mejía de San Marcos de Ocotepeque, 500 km al noroeste de la capital. Granados, uno de los 60 educadores heridos, fue atendido en una colchoneta en la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), este de Tegucigalpa, la zona donde están concentrados los educadores desde el 1 de agosto cuando llegaron a la capital desde los 18 departamentos del país para iniciar la lucha por aumentos salariales. La tarde del miércoles más de 2.000 maestros se tomaron un bulevar del sur de Tegucigalpa y fueron desalojados violentamente por unos 1.000 policías y militares. De los 60 lesionados, al menos tres lo fueron por balas. También 19 militares y policías fueron hospitalizados por sufrir lesiones, según las autoridades del Gobierno de Manuel Zelaya. Natividad Vásquez, profesor de la escuela José Cecilio del Valle de la comunidad de Omoa, 300 km al norte de la capital, estaba fracturado de las dos piernas y fue enyesado por los socorristas de la Cruz Roja. "Nosotros estábamos en la toma pacíficamente cuando llegó el viceministro de Seguridad (Jorge Rodas) y dio órdenes de dispararnos a los policías y a los militares. Había hasta francotiradores en un puente", aseguró Vásquez. En la huida, "nosotros íbamos en un vehículo y nos emboscaron unos militares, yo me tuve que tirar del vehículo y fue cuando me fracturé", explicó Vásquez. Añadió que luego de la orden del viceministro, policías y militares comenzaron a avanzar hacia los manifestantes encabezados con una tanqueta lanza agua y sonando en ritmo los escudos golpeándolos con sus bastones. Después se desató la lluvia de bombas lacrimógenas y bastonazos y los manifestantes contraatacaron con palos y piedras. "Yo estaba de espaldas y un militar me pegó un garrotazo en la rodilla, después me pegó en el pecho y lanzó al suelo. Varios me agarraron a patadas", aseveró Pedro Manueles (32), de la escuela Hibueras de Nahuaterique en la frontera de Honduras con El Salvador. "Aunque sea en silla ruedas seguimos en esta lucha, estamos exigiendo lo que es nuestro", aseguró Vásquez. Los educadores piden al Gobierno el cumplimiento del Estatuto del Docente que establece aumentos anuales por salario base, horas/clase, cargos administrativos, méritos académicos, quinquenios y zonaje (laborar en zonas aisladas). El Gobierno se ha declarado incapaz de poder pagar todo lo establecido en el Estatuto porque tendría que erogar el próximo año el equivalente a 368 millones de dólares. Este jueves el Gobierno propuso a los educadores el equivalente a 279 millones de dólares pero en cinco años y la propuesta era estudiada por los docentes en la Universidad Pedagógica.

Descarga la aplicación

en google play en google play