Escúchenos en línea

Gobierno mexicano convoca para fines de agosto la licitación para la refinería Mesoamericana

http://www.adnmundo.com. Desde Ciudad de México. | 10 de Agosto de 2006 a las 00:00
El gobierno de México convocó a representantes de empresas nacionales y a filiales de firmas extranjeras para promover el proyecto sobre la construcción de un complejo industrial energético de 100 mil millones de dólares en el Istmo centroamericano. México, los países centroamericanos, Colombia y República Dominicana firmaron un acuerdo para construir la planta de refinación de alta conversión con una capacidad de al menos 360 mil barriles diarios en promedio en esa región. El proyecto, del cual México será el principal abastecedor de crudo, busca asegurar el suministro de derivados del petróleo en la región centroamericana, pero también pretenden atender la demanda de Estados Unidos, el principal consumidor del mundo. El secretario de Energía mexicano, Fernando Canales Clariond, anunció que serán invitadas a participar en la construcción de una refinería en Centroamérica las empresas mexicanas de la industria de la construcción, filiales mexicanas de consorcios internacionales, petroquímicas, manufactureras, proveedoras de Pemex y también instituciones financieras. El secretario aseguró que "se acercan los tiempos para definir el sitio y la empresa ganadora". Las empresas invitadas "son entre 20 y 25, pero no puedo citar sus nombres si ellas no lo autorizan", explicó Canales Clariond. El funcionario informó en una conferencia de prensa que se reunió días atrás en Washington y Houston con inversionistas de Estados Unidos, Europa y Asia para promover el proyecto energético que, de acuerdo con Canales Clariond, tiene un valor de 100 mil millones de dólares. En el presupuesto se incluye el gasto de infraestructura para interconexión eléctrica en Centroamérica. En México no existen empresas privadas especializadas en las actividades de refinación de crudo, dado que esta es una actividad que de acuerdo con la Constitución está reservada a la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex). Sin embargo, Canales Clariond aseguró que existe "capacidad altamente desarrollada", sobre todo si se trata de una oportunidad de negocio de más de 6 mil millones de dólares. La opción para las empresas es formar asociaciones estratégicas para el proceso de licitación que se lanzará el 31 de agosto. El subsecretario de Hidrocarburos de México, Héctor Moreira, señaló que la Comisión Técnica del Proyecto de Integración Energética Mesoamericana (PIEM) se reunirá el jueves en Guatemala para definir los detalles del proyecto de licitación. Entre el 25 y 26 de agosto se podría tomar la decisión de convocar a licitación internacional. México ofreció suministrar 230 mil barriles por día de crudo pesado a precios de mercado, mediante un contrato de largo plazo. El proyecto De acuerdo con el plan de negocios la refinería sería propiedad de una compañía o consorcio privado encargado de construir y operar el complejo. Con el carbón producido es factible, señala el documento, alimentar una planta de 730 megavatios (MW) para suministrar electricidad y vender cerca de 540 MW al mercado local. El ganador de la licitación decidirá la ubicación donde se construirá la refinería. La consultora internacional KBC Advanced Technologies desarrolló un estudio de factibilidad cuyos resultados muestran dos sitios viables: Puerto Quetzal, en Guatemala y Puerto Armuelles, en Panamá. La consultora considera que las mejores condiciones económicas para un emplazamiento con capacidad para refinar 360 mil barriles diarios de crudo se dan en el litoral del Océano Pacífico. La empresa que administre la refinería, cuyo nombre se dará a conocer antes de fin de año, podrá exportar sus excedentes a otros mercados a precios internacionales y tendrá la oportunidad de determinar la ubicación del complejo basada en las políticas del PIEM. Esta iniciativa es complementaria a las derivadas de la llamada Alianza para la Seguridad y la Prosperidad para América del Norte (ASPAN), que involucra a Estados Unidos, Canadá y México, en la que también se prevé el aseguramiento del suministro de crudo a la economía estadounidense. El PIEM involucra a todos los países centroamericanos, México, Colombia y República Dominicana. El Programa busca crear un mercado regional de petrolíferos, gas natural y electricidad, "así como promover el desarrollo sustentable de la región y lograr un marco regulatorio común". El objetivo del proyecto es asegurar el abastecimiento energético en una región que, a excepción de México, es básicamente consumidora de hidrocarburos y que en los últimos años enfrentó una gran carga en la factura energética por los altos precios del crudo. La primera fase del proyecto incluye la construcción de una refinería que estará ligada a una planta de producción de electricidad que se alimentará con el coque que se produzca mediante el procesamiento del crudo.

Descarga la aplicación

en google play en google play