Escúchenos en línea

Ortega anuncia acuerdo con Esso

| 10 de Enero de 2008 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega asistió la mañana de este jueves al Parlamento a rendir su informe anual de gestión gubernamental, en el que además de abordar distintos tópicos de la vida nacional, anunció que finalmente se llegó a una serie de acuerdos con la empresa Esso Standard Oil. Ortega explicó que por razones de tiempo no podía leer un voluminoso informe que llevó al Legislativo, en el que resumía lo realizado en un año por “el gobierno del poder ciudadano”, documento que entregó al presidente del Parlamento, René Núñez, haciendo constar que “cumplía con la ley”. Los acuerdos con la Esso consisten en que la transnacional estadounidense garantiza el almacenamiento, compra y procesamiento del petróleo que Venezuela provee a Nicaragua a través de Albanisa con créditos concesionarios. “Eso significa que vamos a tener (…) acceso al petróleo venezolano en condiciones que nos permitirían contar con más recursos para atacar el hambre, el desempleo, la políticas de crédito y para el subsidio de transporte”, dijo Ortega. "Negocios van a hacer (los socios de la Esso), porque no crean que no van a hacer negocios. ¡Ah!, si no fueran a hacer negocios no hay acuerdo. Ellos en eso sí que son serios, pero por amor al pueblo ¡nada!, por amor a los pobres ¡nada!, por cariño a los transportistas ¡nada!, ellos lo hacen todo por amor al dinero", aseguró. El acuerdo también establece que Esso venderá a Petronic el Plantel Uno de Corinto, que consiste en un conjunto de tanques de almacenamiento con capacidad para almacenas unos 8 mil barriles de crudo. Este año el gobierno espera importar desde Venezuela unos 10 millones de barriles de petróleo y sus derivados. Ortega criticó al denominado Bloque contra la Dictadura por su inasistencia a la presentación del informe, que dejó para la tarde de este jueves, ante el pueblo y los miembros de los Consejos del Poder Ciudadano, cuya vigencia confirmó este jueves la Corte Suprema de Justicia en pleno. Señaló que, por su ausencia, esos legisladores “parecieran que tienen miedo”, ya que lo convocaron por medio de una misiva del primer secretario, Wilfredo Navarro, y no llegaron al hemiciclo. “Ellos que son los que trabajan aquí (el Legislativo, ellos son), los que me están convocando, y no están, ¿Tuvieron miedo?, ¿Por qué les va a dar miedo? Me invitaron a su casa y se corrieron, yo pensé que no se iban a correr y se corrieron”, apuntó el mandatario, quien también les recordó los jugosos salarios que devengan esos diputados. Recordó que no ha habido presidente alguno en la historia del país, que haya llegado en tres ocasiones al Parlamento, como lo ha hecho él, y ahora los diputados se corrieron. Al acto asistieron los magistrados del Consejo Supremo Electoral, de la Corte Suprema de Justicia, los miembros de la Contraloría General de la República, el gabinete en pleno, el jefe del Ejército de Nicaragua y de la Policía Nacional, el Cuerpo Diplomático, y el cardenal Miguel Obando, quien hizo la invocación al Altísimo, entre otros invitados especiales. Igualmente, en el mezanine del Parlamento, fue ubicada una numerosa “barra” de Ortega, integrada por miembros de los CPC, que ocuparon el lugar donde los diputados del denominado Bloque se ubicarían para escuchar de lejos el informe del gobernante, para después criticar su mensaje en rueda de prensa, pero ante la presencia de la población optaron por no entrar al Parlamento.

Rosario ministra de hecho y esperanza de paz en Colombia

Cuando saludó a los invitados, Ortega afirmó que su esposa Rosario Murillo ejerce "de hecho" el cargo de ministra, ya que debido a los lazos familiares la ley le inhibe de integrarla formalmente a su gabinete. "Y quien, cumpliendo con el principio de que aquí tenemos que ejercer el poder 50% y 50%, ejerce de hecho, no formalmente porque desgraciadamente tenemos reglamentaciones que discriminan a la mujer, pero de hecho, ella ejerce la función de Ministro de la Presidencia de la República de Nicaragua", aseguró el gobernante. Ortega resaltó en su discurso de más de dos horas, la necesidad de cambiar el modelo económico existente en el país, donde priva en los empresarios el interés por la ganancia sin ninguna responsabilidad social e instó a pasar a un modelo en el que prive la relación “justa, solidaria”. Ortega instruyó a la Jefa de la Policía Nacional, Primera Comisionada, Aminta Granera, que cualquier colaboración con la agencia anti drogas de los Estados Unidos pase directamente a la caja única del estado. "Que el trabajo con la DEA sea un trabajo financiado en un 100% por el presupuesto nacional de la república de Nicaragua", afirmó, para que las instituciones nacionales no dependan del organismo norteamericano en cuanto a financiamiento. Añadió que "si la DEA quiere entregar alguna cooperación o alguna ayuda que se la entregue al gobierno de Nicaragua a través del Ministerio de Hacienda y que el Ministerio de Hacienda se la pase después a la Policía, pero nosotros no podemos admitir aquí que venga la DEA como lo habían logrado instalar en estos años y le paguen directamente a algunos funcionarios de la Policía, entonces a quien menos le van a hacer caso es a la Aminta, porque el otro es quien les paga; a la Aminta se le pueden cuadrar, pero a quien se le van a cuadrar de verdad es al otro porque le está pagando", dijo el gobernante. Criticó a los empresarios por hacer algunas obras de caridad con su utilidad, con la que esconden su responsabilidad con el fisco, acusándoles de evadir su compromiso con Nicaragua, a la que además le piden exoneraciones de toda clase, para aumentar sus ganancias. Apuntó la necesidad de programas para combatir la pobreza, para la creación de empleo, como el programa Retos del Milenio de Estados Unidos, del cual se confesó crítico, y terció en que se utilicen no en construir carreteras como se proyecta, sino en reconstruir los tramos más dañados, potenciando mejor esos caminos, y de esa forma beneficiar a más ciudadanos. Dijo que los inversionistas nacionales y extranjeros deben dejar de estar pidiendo, pidiendo y pidiendo exoneraciones, y que inviertan las utilidades que ganan y no las comparten con el “principal socio”, que son los trabajadores. En otra parte de su discurso, Ortega declaró que la liberación de Clara Rojas y Consuelo González por parte de la guerrilla de las FARC "es una buena señal para la paz" en Colombia. "Esto es una buena señal para la paz de un pueblo hermano, el pueblo colombiano", dijo al comentar la noticia sobre la liberación de las rehenes que estaban en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), reseñó DPA. Ortega saludó especialmente al embajador de Colombia en Managua, Antonio González, presente en la sesión legislativa junto a otros miembros del cuerpo diplomático. El presidente nicaragüense se refirió a Colombia como "un pueblo hermano" y propuso "borrar las fronteras" en alusión a un litigio que se dirime en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la soberanía de una zona en el mar Caribe. "Tenemos que borrar las fronteras y no estar disputándonos las islas, los cayos, los mares", dijo y añadió que "tienen que desaparecer la fronteras y ser una sola nación".

Descarga la aplicación

en google play en google play