Escúchenos en línea

El Gobierno no pagará CENI a los banqueros

Radio La Primerisima. | 10 de Enero de 2008 a las 00:00
La partida que estaba asignada en el presupuesto de este año para el pago de los Certificados Negociables de Inversión, CENI, no será entregada a los banqueros, anunció el presidente, Daniel Ortega. Hay que hablar con los bancos que han hecho un negocio redondo. Hay que hablar con esos bancos y dejarles claro que esa partida no se será pagada dijo Ortega durante un acto público en la plaza de la revolución, donde rindió al pueblo, un informe del primer año de su gestión. Que no se pongan a reaccionar de manera errática, que no traten de politizar este acto delincuencial, sino que se llegue a un arreglo a lo inmediato. No queremos vernos en la obligación de tener que retirar de esos bancos, los miles de millones que tiene colocados el estado nicaragüense, que les dan enormes beneficios sentenció el presidente Ortega. No han querido negociar, han ido ganando tiempo dándole largas. No jueguen con fuego, lo único que queremos es buscar una solución dentro un marco de justicia y ellos deben de contribuir y espero que contribuyan por la paz y la estabilidad de nuestra patria, de nuestro pueblo, de nuestro país señaló. El presidente Ortega leyó en la plaza de la revolución el informe de la Contraloría, sobre el caso de los Ceni, cuya transacción le costó al país 492 millones 352 mil 335.07 dólares. Según el informe de la Contraloría el 4 de agosto de 2005, se denunció de nulidad el proceso de los Certificados Negociables de Inversión, CENI, por un monto de 5 mil 912 millones 924 mil córdobas, los que fueron emitidos por el Banco Central de Nicaragua, con el fin de cubrir brechas bancarias de Banic, Banco Sur, Banco del Café, Interbank y Bamer, todo hecho bajo decreto presidencial. El caso de los CENI fue remitido a la Procuraduría General de la República para que procediera conforme la ley, pero por razones ajenas al ente fiscalizador de los bienes del estado, esto no fue llevado ante los tribunales correspondientes; por el contrario se recurrió de amparo contra esa institución. Todo lo anterior significó que el Banco Central de Nicaragua, procediera a la emisión de los CENI, por un monto total de 492 millones 351 mil 335 dólares, violando la ley orgánica del Banco Central de Nicaragua, que no le daba facultades para emitir CENI bancario, para cubrir quiebras de bancos privados Por otra parte violentando los mismos decretos presidenciales emitidos en su oportunidad, dado que los mismos de forma expresa, establecían claramente que eran para cubrir los depósitos para el público y con ese fin, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público debía emitir garantía bancaria a favor del Banco Central. El informe agrega que se renegoció una deuda que iba hacer cancelada a través del presupuesto general de la república como si se tratara de una deuda del Banco Central de Nicaragua. También procedieron a subir tasas de interés en los bonos bancarios que emitieron a favor de algunos bancos, pasando del 7.93 al 8.29. Procedieron a través de una empresa internacional, contratada por ellos mismos, para vender la cartera, los bienes inmuebles, vehículos y obras de arte, valorados contablemente en 3 mil 423 millones de córdobas. Esa suma la redujeron en la venta a 316 millones, es decir de 3 mil 423 millones de córdobas que valía ese patrimonio, lo vendieron en 316 millones; esto significa más de 3 mil millones de córdobas de diferencia; es decir "robados" al pueblo nicaragüense expresó Ortega. El resultado final para el país fue que se emitieron 492 millones 352 mil 335.07 dólares; suma que nunca debió haber sido pagada ni alcanzada a semejante niveles, dado que los cinco banco intervenidos contaban en su momento con disponibilidades e inversiones. Los bancos tenían 125.5 millones de dólares en disponibilidad e inversiones; 513.2 millones de dólares en depósitos y obligaciones; tenían un déficit no cubierto de 387.7 millones de dólares; millones gastos en honorarios y otros gastos por 23.8 millones de dólares. 212.4 millones sería la brecha a cubrirse con los CENI. Como puede verse se emitieron más de 279.9 millones producto de las intervenciones bancarias y todo esto pudo haberse reducido sustancialmente si se hubieran tomado las medidas apropiadas al momento de la intervención y al momento de la liquidación de los bienes. La cartera en libros de ciento 51 millones de dólares se vendió en 4.8 millones de dólares. La cartera cafetalera valorada en 17.9 millones fue adquirida por otro banco en 10 millones de dólares señala el informe de la Contraloría. La cartera de crédito valorada contablemente en 33.1 millones fue subastada en 900 mil dólares. La venta de bienes inmuebles produjo 13 millones 365 mil dólares, donde un solo edificio y dos manzanas de terreno fueron comprados en 5.3 millones. Sólo el valor de la tierra superaba los once millones de dólares, dado que el edificio tiene una extensión de 17 mil metros cuadrados, y su valor en libros es de 11 millones de dólares. Las obras de arte consideradas patrimonio nacional (668 en total), fueron vendidas en 930 mil dólares. Los equipos informáticos del sistema bancario fueron vendidos en 95 mil dólares. Los vehículos de todos éstos bancos se vendieron en 152 mil dólares. Y éstos son los que hablan de la piñata se preguntó el presidente Daniel Ortega; esto es un verdadero asalto señaló. Estos son asaltantes porque yo estaría satisfecho y entendería esto si ese dinero se hubiera invertido en construir viviendas donde están las casas de la gente totalmente mal trecha con los techos de plástico ó con el zinc agujereado. Si parte de este dinero se hubiera utilizado para desarrollar el programa hambre cero o para desarrollar el programa usura cero; ó para mejorar el salario de la gente, entonces yo diría; hombre está bien, se invirtió bien, pero no, se lo repartieron cuatro vivos señaló. Precisamente uno de los vivos quiere beneficiarse con la amnistía; y que él no renuncia a su inmunidad, ya lo dijo. El que la debe, la teme expresó Ortega.

Descarga la aplicación

en google play en google play