Juez declara culpable a abogado violador y pedófilo

Managua. Radio La Primerísima | 13 de Marzo de 2018 a las 14:46
Juez declara culpable a abogado violador y pedófilo
Abogado violador declarado culpable (camiseta roja). Fotos Danielka Ruíz

Este es un caso que provoca rabia e indignación. Un abogado que se las daba de muy educado, respetuoso, buena gente violó a una niña desde los 9 hasta los 12 años, le tomó fotos y videos cuando la violaba y luego se las enviaba a otros pedófilos dentro y fuera del país, por WhatsApp, Facebook y otras redes sociales. El espeluznante caso ha finalmente llegado a su fin al filo de la madrugada de este martes: el juez Cuarto de Violencia Intrafamiliar, Harold Leal declaró culpable de abuso sexual, violación agravada y pornografía infantil al abogado Samuel Esteban López Espinosa, de 40 años, ex asesor de la Primera Secretaría de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional.

El caso tiene detalles escalofriantes y se los vamos a detallar poco a poco. La niña no es hija de López Espinoza. Es hija de su primera esposa, de quien se separó hace más de 10 años y con quien tuvo un hijo. Luego cada quien rehizo su vida y se casó nuevamente. La ex esposa tuvo una niña y se separó del papá hace cinco años. En ese tiempo, López Espinoza se alejó totalmente de la ex esposa hasta que la niña cumplió 8 años. Repentinamente empezó a frecuentar la casa de su ex, en donde vivía con los dos hijos. Cada vez eran más seguidas visitas, mensajes y llamadas telefónicas. Así se ganó el cariño de la niña que lo veía como un padre, y quien a su vez es el padre de su hermano mayor. La niña hoy tiene 12 años y el niño tiene 14 años.

López Espinoza se llevaba "prestada" a la niña para pasar con ella en su casa uno, dos, tres días con sus noches. En esos días invitaba a varias amiguitas a bañarse en la piscina, patrocinaba "pijamadas", hacía sesiones colectivas de fotos, todo parecía muy normal. Las invitaciones a la niña las hacía coincidir con los días que él sabía que su esposa saldría de Managua varios días para visitar a su familia. Muchas veces, además, la esposa estaba en su trabajo y él en su casa, aprovechando el horario muy flexible de su empleo como asesor de la Asamblea Nacional. El abogado asumió todos los gastos escolares y de manutención de la niña (además pagaba los de su hijo), a quien le hacía numerosos y costosos obsequios... Así trancurrió la vida en 2013, 2014, 2015 hasta finales de agosto de 2016.

En ese mes la esposa descubrió la vida secreta y nauseabunda de su marido, y los horrores a que tenía sometida a la niña. De casualidad, ella se encontró con dos memorias USB y para saber si las podía usar, las conectó a la computadora. Ahí quedó estupefacta cuando empezó a ver las centenares de fotografías y las decenas de videos que el acusado había tomado con su teléfono celular a su víctima cuando la abusaba tocándole sus partes en posiciones de mujer adulta y también fotos violándola. La fiscalía afirma que en uno de los videos se puede distinguir la cara del aberrado porque está frente a un espejo. Aunque se cuidó de no grabar su rostro, aparece su mano con el anillo de matrimonio en varias fotografías. El registro es pormenorizado y así se sabe que en 2013 se inició la vida de infierno para la niña.

La esposa del delincuente de inmediato avisó a la madre de la niña y además, ella misma puso la denuncia en la Policía, llevando las memorias USB como prueba contundente e irrebatible. El individuo usó sus influencias para tratar de impedir que lo metieran preso y lo enjuiciaran. Pudo demorar las acciones de la justicia, pero finalmente cayó preso a principios de octubre del año pasado. La audiencia inicial fue pospuesta varias veces hasta que se celebró el 10 de enero pasado. El juicio empezó el 17 de enero y culminó la madrugada de este martes.

Pero... la niña no llegó a declarar. Su propia madre la metió en miedo, diciéndole que si lo hacía, a ella también la meterían a la cárcel. Tampoco la mamá quiso ni declarar ni asumir la acusación como ofendida. En cambio sí lo hizo el papá de la niña, quien llegó a las dos últimas audiencias. A lo largo del juicio, al cual no se permitió la presencia de periodistas, ni fotógrafos ni camarógrafos, desfilaron 12 testigos, entre ellos el médico forense quien declaró que la niña presentaba señas de relación sexual crónica y de vieja  data. La psicóloga declaró que la niña ya está sexualizada, es decir, las violaciones continuas la han forzado a asumir que el sexo ya es parte de su vida. La sicóloga afirmó que también la niña le había revelado las amenazas de su propia madre si ella declaraba.

En el juicio declararon dos tías de la menor, dos amiguitas y agentes de la Policía especialistas informáticos. Estos revelaron que López Espinoza había compartido con otros pedófilos muchas de las fotos y de los videos mediante WhatsApp y Facebook.

Una vez que el juez Leal ha declarado culpable a López Espinoza, debe dictar sentencia a más tardar el lunes próximo. El fiscal solicitó que le imponga 12 años por abuso sexual, 15 por violación agravada y 7 años por pornografía infantil. Es decir, 34 años de los cuales cumpliría 30, la máxima condena.

La fiscalía no logra explicarse por qué la madre de la niña actuó en contra de su hija. Por eso, hará una evaluación a profundidad y si hay indicios de complicidad, la Fiscalía acusará también a la mamá de la niña.

Galería de imágenes