Escúchenos en línea

Diputados estudian reforma a Ley de Amparo para terminar con la crisis política

| 14 de Enero de 2008 a las 00:00
La junta directiva de la Asamblea Nacional acordó este lunes posponer la sesión plenaria programada para la presente semana y llevarla a cabo hasta la semana próxima, y esperar la propuesta que presentará la bancada del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para reformar la Ley de Amparo. Un artículos de la Ley de Amparo se ha convertido en el “centro” de la crisis política del Parlamento, que involucra además al Poder Ejecutivo y al Poder Judicial, porque en los tribunales de apelaciones lo interpretan como base para dar ha lugar a recursos de amparo y mandar a suspender la aprobación de una Ley, así ésta no hay finalizado su “proceso de formación”. Tal disposición permitió a finales de noviembre pasado que magistrados de la Sala Civil Uno del Tribunal de Apelaciones ampararan a varios dirigentes de los Consejos del Poder Ciudadano contra la Ley 630 y ordenaron a la Asamblea Nacional abstenerse de publicar esa legislación, aún no sancionada por el Poder Ejecutivo, acción jurídica que se le denomina “control previo” de la ley. El tercer secretario del Legislativo, Edgar Javier Vallejos, confirmó este lunes a los periodistas la decisión de la junta directiva de ese Poder del Estado, tomada por una mayoría compuesta por los dos miembros del FSLN y los otros dos del Partido Liberal Constitucionalista (PLC). Explicó que él, con Luis Callejas, como representantes de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), propusieron que se sesionara normalmente esta semana y se aprobara la interpretación auténtica de la Ley de Amparo, de la que ya existe dictamen, pero los dos directivos del PLC y los dos del FSLN terciaron en que se pospusieran las sesiones para la próxima semana. Según Vallejos, la ALN pidió sesionar y votar la interpretación auténtica de la Ley de Amparo en aras del respeto a la institucionalidad y la independencia de este poder del Estado (la Asamblea Nacional). No obstante, Vallejos admitió que “los diputados de todas las bancadas debemos de estar interesados en eso (en resolver la crisis política), y en llegar, sentarnos (a dialogar), negociar y buscarle una salida de una vez por todas (a la crisis), para poder empezar a aprobar las leyes que más le interesan al pueblo. Por su lado, el primer secretario del Legislativo, Wilfredo Navarro, desmintió desde el comienzo ante los periodistas, que “no hay nada a cambio (con el FSLN)” en la negociación de esta semana de la propuesta para reformar la Ley de Amparo.

Reforma podría «desmoronar» el Bloque por la corrupción

Navarro, diputado del PLC, aseguró que lo que priva entre los diputados es que en el futuro se impida “introducir un recurso de amparo contra del proceso de formación de la ley, eso es lo que nos garantiza a nosotros (los diputados) el trabajo parlamentario”. Explicó que el acuerdo en torno a la reforma de la Ley de Amparo, gira sobre que “cabría (el recurso de) amparo sólo en los casos en que (en una Ley) haya una violación constitucional en un enfrentamiento entre poderes, y que sólo podría alegarlo el titular de ese poder del Estado”. “Con este acuerdo, que va a ser reflejado en una reforma, se establece claramente que ningún hijo de vecino con dos magistrados politizados de una corte inferior, puedan paralizar el proceso de formación de la ley”, agregó. Apuntó que “no hay lógica de establecer este control previo, porque primero no existe un artículo en ninguna parte de la Constitución ni en la Ley de Amparo que permita el control previo, y segundo los ciudadanos están garantizados en sus derechos con el recurso de inconstitucionalidad que puede hacer una vez que la ley haya sido aprobada”. Pero el acuerdo de estudiar la propuesta de reforma a la Ley de Amparo no le satisfizo a la bancada de la alianza Movimiento Renovador Sandinista (MRS), que vio en ello una nueva edición del llamado “pacto” político. Víctor Hugo Tinoco, jefe de bancada del MRS, dijo a los periodistas que esas negociaciones son “el relanzamiento, la nueva etapa del pacto, entre Daniel Ortega y Arnoldo Alemán, que se evidenció la semana pasada. Según Tinoco Fonseca, ese pacto “apunta ahora a tratar de desmoronar el Bloque Contra la Dictadura que se ha formado en la Asamblea Nacional”. Aunque no dio ninguna pruebas de ello, el legislador afirmó que “hay presiones y hay maniobras entre otras cosas, precisamente para evitar que se apruebe la interpretación auténtica de la Ley de Amparo, que dice que no se puede parare el proceso de formación de la ley, que no se puede confiscar ese derecho de la Asamblea Nacional”. “Las presiones se han disimulado un poco, diciendo que no van a sesionar esta semana, (sino) hasta la próxima semana, dando tiempo a una negociación, que no sabemos quien la está haciendo, si la está haciendo Arnoldo Alemán y Daniel Ortega, sobre el tema que si se puede detener el proceso de formación de la ley”, añadió. Tinoco Fonseca recordó que Arnoldo Alemán “ya dijo con claridad que él respalda que Daniel Ortega pueda detener el proceso de formación de la ley”.

Descarga la aplicación

en google play en google play