Escúchenos en línea

Gobierno e indígenas buscan control de plaga de ratas en RAAN

DPA. Desde Managua. | 15 de Enero de 2008 a las 00:00
El gobierno del presidente Daniel Ortega destinó 96 mil dólares para combatir una plaga de ratas que está provocando hambruna en una zona del noreste del país, la Región Autónoma del Caribe Norte, devastada por el huracán “Félix” hace cuatro meses, informó este martes una fuente oficial. Martín Rosales, jefe de Vigilancia Fitosanitaria y Campañas del Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor), dijo que comenzarán a distribuir unos 3,300 kilos de rodenticida y 30.000 trampas para ratas en las comunidades de la RAAN en las próximas dos semanas. Asimismo la entidad enviará brigadas técnicas para capacitar a los líderes indígenas que habitan la zona, en el manejo y control de plagas de roedores, mediante talleres impartidos en lengua miskita, mayangna y en español. “Se distribuirá medio kilo de rodenticida por familia y se rotarán 30 trampas por familia, es decir, a todos les daremos el rodenticida por igual, pero los líderes se encargarán de que el stock de trampas” se compartan ya que la cantidad no es suficiente, explicó Rosales. Un reporte del Magfor precisó que la campaña será financiada con 96,000 dólares donados por el Organismo Internacional Regional de las Sanidades Agropecuarias (OIRSA), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y el Fondo de la Organización de las Naciones Unidades para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La voz de alarma sobre la situación de desastre en la RAAN la dio el presidente de la Asociación de las Comunidades del Territorio Mayagna Sauni As, Econayo Taylor Francisco, quien dijo que las ratas aparecieron tras el huracán “Félix” por Bosawás, región que alberga la principal reserva de biosfera de Centroamérica. Taylor Francisco aseguró que enormes ratas están arrasando con los cultivos que habían comenzado a crecer tras el paso del ciclón, y urgió al gobierno intervenir para ayudar a casi 7,000 indígenas que habitan en 16 comunidades de la zona afectada. El huracán “Félix”, que azotó Nicaragua el pasado 4 de septiembre, provocó más de 200 muertos, contaminó pozos de agua y derribó grandes extensiones de bosques, arrasando además cultivos de alimentos básicos. “La ayuda está llegando a Puerto Cabezas, pues dicen que nosotros no fuimos afectados por el huracán Félix, (pero) si no es afectación que los bananales estén en el suelo, que el bosque esté tumbado y que las ratas estén dentro de nuestras casas comiendo todo lo que encuentran, entonces, ¿qué es afectación para que nos den ayuda?”, preguntó el dirigente indígena. Las ratas de campo también son un vehículo para el contagio de enfermedades entre los humanos, como diarrea y otras infecciones intestinales, o la peligrosa leptospirosis, que se transmite por objetos o alimentados contaminados con orina de los roedores. “No sólo hay temor por las mordeduras de las ratas, sino porque hay mucha gente enferma de vómito, con fiebre y diarrea con sangre. Pedimos a las autoridades de salud que hagan algo por nosotros en los territorios”, insistió Taylor Francisco.

Descarga la aplicación

en google play en google play