Escúchenos en línea

Comidas de cuaresma, todo un deleite al paladar

Managua. Por Yanet Llanes Alemán */PL | 31 de Marzo de 2018 a las 14:47
Comidas de cuaresma, todo un deleite al paladar

Las comidas típicas de cuaresma forman parte de las tradiciones culinarias de los nicaragüenses, quienes aprovechan esta temporada para promover el uso de recetas ancestrales.

Las sopas de mariscos, queso o cuajada, el punche (cangrejo) relleno, los arroces con pescado y vegetales figuran en la extensa lista de platos que los nacionales trasmiten de generación en generación.

A ello se suman postres como el almíbar (mezcla de varias frutas en caramelo), las rosquillas y empanaditas cocinadas en hornos artesanales, y bebidas como la chicha, el pinol y pinolillo a base de maíz, alimento básico en la cocina nicaragüense.

Mariluz Gómez, de 63 años, comentó a Prensa Latina que su madre, una nonagenaria, le enseñó a cocinar el pebre, un plato elaborado con maíz, ajo, pimienta, tomate, cebolla, mantequilla, aceite y pollo, 'en ausencia de las iguanas que están en veda', indicó la rivereña.

'Es parte de nuestra gastronomía popular, resulta muy saludable y me gustaría verlo servido en un restaurante con un buen guineo (plátano) y café caliente', expresó Gómez quien aboga por enseñar las recetas de cuaresma a los jóvenes cocineros.

Al igual que otros países de América Latina, la comida nicaragüense resulta muy variada. Creo que puede ser tradicional, pero también creativa al usar ingredientes locales para lograr sabores exquisitos. Lo más importante es conservar esas costumbres, comentó el chef Nelson Porta.

En ese sentido el chef Carlos Ugarte opinó que los nicaragüenses tienen mucho potencial por explotar, pues en las regiones del Pacífico y el Caribe existen una infinidad de sabores.

Crecí en la costa Caribe norte, donde aprendí desde joven a hacer sopas con leche de coco, langosta, caracol, pescado, camarón, jaiba, cangrejo, vegetales y especias, relató la cocinera María Valle.

Mientras que en Masaya, en el occidente del país, Eduarda González cuenta que con 60 años aún prepara en su piedra los ingredientes de una sopa de queso, plato imprescindible en la mesa de los nacionales en cuaresma.

'Es una tradición familiar, recuerdo que mi madre me dijo que debía aprenderla para darle de comer a mis hijos', evocó la residente del municipio de Nandasmo.

Mis abuelos maceraban el maíz y el queso en esta piedra. La receta también lleva crema, mantequilla, verduras, tomate, chiltoma, leche, sal y se acompaña con rosquillas. De postre, almíbar y buñuelos, recomendó.

Mariluz, María y Eduarda fueron protagonistas del concurso nacional de comidas de cuaresma que organiza el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) desde hace nueve años.

La iniciativa forma parte de las acciones del gobierno sandinista para conservar el arte culinario nicaragüense, cuyo origen se remonta a las culturas precolombinas.

En la reciente edición del certamen participaron 191 mujeres y 19 varones de 71 municipios del país, según informó Félix Sánchez, responsable de promoción del Intur.

La Región Autónoma de la Costa Caribe Sur resultó la mejor cuchara al presentar un plato llamado banghan marinero, elaborado por la joven Odelmis Fuentes.

El chef Silvio Arévalo exhortó a promover las tradiciones culinarias nicaragüenses a nivel nacional e internacional, pues la gastronomía -acotó- es uno de los mayores atractivos de este país.

Así en cada rincón de Nicaragua sabores, aromas, colores y texturas se funden para el deleite de propios y extraños en esta temporada, donde la mesa se viste de manteles largos.

*Corresponsal de Prensa Latina en Nicaragua.


Descarga la aplicación

en google play en google play