Escúchenos en línea

Auto de prisión en Panamá contra Arnoldo Alemán y toda su pandilla

Agencias AFPy EFE. Desde Ciudad de Panamá. | 12 de Agosto de 2006 a las 00:00
Un juzgado penal de Panamá ordenó este viernes el arresto de Arnoldo Alemán, su esposa, María Fernanda Flores de Alemán; su ex director de Ingresos, Byron Jerez Solís, y su suegro José Antonio Flores Lovo para que enfrenten un juicio por corrupción y blanqueo de capitales, informó la Corte Suprema. En Managua, el abogado defensor de Alemán desestimó este sábado la orden de detención. Mauricio Martínez, abogado de Alemán, dijo que la orden judicial de Panamá no tiene ninguna validez legal de aplicación en Nicaragua. Según Martínez, el artículo 43 de la Constitución Política de Nicaragua establece que no existe extradición por delitos políticos o comunes conexos con ellos, según calificación nicaragüense. "La extradición por delitos comunes está regulada por la ley y los tratados internacionales (y) los nicaragüenses no podrán ser objeto de extradición del territorio nacional", señaló el abogado. Martínez recordó, además, que Alemán está amparado en las salas civil y penal del Tribunal de Apelaciones de Managua que ordenaron no hacer efectiva ninguna captura en contra de su defendido. Por su parte, el procurador general de Nicaragua, Alberto Novoa, al igual que Martínez, consideró que la orden de Mejía no podrá aplicarse porque Alemán está amparado por los tribunales contra una medida como esa, y según él será la CSJ la que resuelva pronto sobre el caso para cumplir con la demanda de las autoridades judiciales de Panamá. Novoa dijo que aún no ha recibido la notificación oficial de la justicia de Panamá sobre la detención de Alemán y sus allegados. Agregó, sin embargo, que es positiva esa noticia, puesto que en otros países se está demostrando también que "la delincuencia de Alemán es cierta. Si el juez decidió girar orden de captura, es porque encontró méritos en las pruebas que presentó la Fiscalía de Panamá". El juez tercero de Circuito de lo Penal del Primer Circuito Judicial de Panamá, Adolfo Mejía, pidió a la Policía Técnica Judicial y a la Policía Internacional (INTERPOL) la captura de Alemán y sus cómplices, según el comunicado dado a conocer oficialmente ayer. El delito por el cual se llamó a juicio a los cuatro acusados conlleva una pena mínima superior a los dos años de prisión, de acuerdo con el Juzgado Tercero de Circuito de lo Penal del Primer Circuito Judicial de Panamá. Alemán -que cumple en libertad condicional en Managua una condena de 20 años de prisión por corrupción- está acusado en Panamá de montar una red para blanquear dinero cuando era presidente de Nicaragua. El pasado 15 de mayo fue llamado a juicio en Panamá, tras una audiencia preliminar programada desde el año 2005, a la que no se presentó. La Fiscalía primera de drogas, la Unidad de Análisis Financiero y la Superintendencia de bancos proporcionaron la información con pruebas de las operaciones de blanqueo de dinero en Panamá, según la nota de la Corte panameña. La Fiscalía Anticorrupción de Panamá acusó al ex gobernante y sus allegados del delito de lavado de capitales por 58 millones 277 mil 364 dólares del Tesoro Nacional de Nicaragua, depositado en bancos panameños. De acuerdo con las investigaciones, las cuentas a través de sociedades fachadas de el ex gobernante en este país son de Inversiones Quisa, Locery S.A., Inversiones Duratil S.A., todas en el Banco Bilbao Viscaya Argentaria (BBVA). Además, Cyborg Holding, Tavist Group S.A., en el Bac International Bank; Fundación Democrática Nicaraguense, Hartford group Inc., en el Banco Aliado; y Avenir Development Corp, en el BNP Paribas; y Fundación Palma Real, en el Banco Continental. Las pesquisas lograron establecer otras 62 cuentas en 10 bancos panameños en las que aparece Byron Jerez como firmante de ellas y representante de las sociedades Consultores Corporativos, Industrias El Cortijo, Kayser Global y Nicaragua Democratic Foundation. Las indagaciones sobre el movimiento de dinero que hicieron en el Istmo Alemán, sus socios y testaferros comenzaron en 2002. Asimismo, concluyeron que el ex presidente había adquirido una casa en la zona capitalina de Costa del Este a un costo de 230 mil dólares, y tres viviendas en el área revertida de Clayton, cada una por un monto de 120 mil dólares.

Descarga la aplicación

en google play en google play