Escúchenos en línea

El pueblo nicaragüense pide paz

Managua. Agencia PL. | 24 de Mayo de 2018 a las 16:06
El pueblo nicaragüense pide paz
Foto de archivo.

El pueblo nicaragüense pide paz, el retorno a la normalidad y respeto a la libre circulación, afirmó este jueves la vicepresidenta Rosario Murillo, ante la crisis sociopolítica en el país.

Seguimos recibiendo mensajes y cartas desde todos los rincones de la nación, en los que claman por la tranquilidad y eliminación de los bloqueos de carreteras, aseguró Murillo.

No más violencia, no más dolor, no más cierre de vías que violan el derecho a la vida, al trabajo, a ir a los templos a orar por la paz, enfatizó la vicemandataria.

Con fervor religioso instó a los connacionales a llenar sus corazones de amor y sanación y pidió a Dios inteligencia y sabiduría para retomar los caminos de la reconciliación.

Una vez más apostó por el diálogo nacional como vía para forjar el futuro de la nación.

El Gobierno reiteró este jueves su disposición a mantener una mesa de conversaciones que asegure la paz, estabilidad, justicia, el fortalecimiento de la democracia y las instituciones.

En un comunicado el Ejecutivo recuerda que desde el pasado lunes presentó una agenda que recoge el clamor del pueblo, afectado por los tranques y la violencia, pero aún sin respuesta de la oposición.

De acuerdo con el texto, el presidente Daniel Ortega y el Estado están comprometidos con la investigación y aseguramiento de la justicia, alrededor de los hechos de violencia ocurridos en el país desde el 18 de abril.

En tanto, las autoridades esperan por una convocatoria de la Conferencia Episcopal para participar activamente en la comisión de tres más tres, luego de la suspensión del diálogo por falta de consenso con los sectores sociales.

Para el gobierno, resulta vital y prioritario abordar el derecho de la ciudadanía a la paz, mientras la contraparte insiste en una agenda de reformas políticas, calificada de intento de golpe de Estado por el jefe de la diplomacia nicaragüense.

La crisis se desató el 18 de abril contra reformas del Gobierno al seguro social, más tarde derogadas, pero que no detuvieron las protestas, a las cuales se sumaron otras demandas políticas.

Tales reformas sirvieron de pretexto para poner en marcha un plan dirigido desde el exterior con el objetivo de desestabilizar la nación y provocar el derrocamiento del gobierno nicaragüense, según observadores.


Descarga la aplicación

en google play en google play