Escúchenos en línea

Suprema limpia a magistrados que liberaron a Volz

Radio La Primerísima. Desde Managua. | 29 de Enero de 2008 a las 00:00
Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se involucraron otra vez en un escándalo, al decidir no imponer ninguna sanción a los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Granada, que revirtieron la condena por asesinato atroz al estadounidense Erick Stanley Volz. Los magistrados liberales Roberto Francisco Rodríguez y Alejandro Estrada resolvieron, en diciembre pasado, revocar la pena de 30 años de presidio para Volz, decretada por el juzgado penal de Rivas, por asesinar atrozmente a su novia, la nicaragüense Doris Ivania Jiménez Alvarado, de 21 años. Sin embargo, Rodríguez y Estrada, con el voto disidente de su colega sandinista Norman Miranda, al liberar al estadounidense Volz, confirmaron la sentencia al nicaragüense Julio Martín Chamorro, condenado a la misma pena, en el mismo juicio y por el mismo delito, que sacudió a la ciudadanía de San Juan del Sur, donde residía la víctima, lo mismo que de todo el país. Luego de la sentencia de los magistrados de Granada que liberaron a Volz, el Ministerio de Gobernación lo deportó de inmediato de oficio, alegando que se encontraba ilegal en el país. Para “investigar” el caso, los tres magistrados fueron llamados ante el Consejo de Administración de Justicia y Carrera Judicial de la CSJ con el objetivo de que expusieran las bases sobre las que tomaron sus decisiones. El presidente de la CSJ, Manuel Martínez, descartó este martes sanción alguna para esos magistrados, y su “duda” de que se les impongan medidas disciplinarias. Martínez dijo que según las investigaciones se determinó que los magistrados Rodríguez y Estrada “actuaron de acuerdo a sus criterios y apegados a derecho”. De acuerdo con el titular de la CSJ, Rodríguez y Estrada ordenaron la libertad del asesino Volz “alegando vicios en el juicio que se le llevó en el Juzgado Distrito Penal de Rivas, así como dudas razonables sobre su culpabilidad”. “En cuanto a medidas disciplinarias, dudo que se tome alguna porque todo mundo actúo conforme la ley le manda”, dijo Martínez a los periodistas. Según Martínez, los magistrados Rodríguez y Estrada rindieron un informe detallado de su actuación, y reveló que “se precipitaron al tirarse saetazos”, con su colega Miranda, “en vez de conversar serenamente, pero ya se limaron las asperezas y han llegado a la conclusión de que el que disintió, disintió, y el que revocó la condena, lo hizo de acuerdo a su convicción legal”. A juicio del titular de la CSJ, “lo único que queda” en el supremo tirbunal es resolver por casación el crimen de la joven Doris Ivana Jiménez Alvarado, que promueven los defensores de Julio Martín Chamorro, para quien la jueza de Rivas, Isolda Ibarra, lo “hunden” pruebas circunstanciales en el crimen. Los magistrados obviaron pronunciarse sobre la nacionalidad estadounidense de uno de los magistrados involucrados en este escándalo, pues ellos mismos “interpretaron” que los requisitos que ordena la Constitución para ser magistrado, sólo es rige para los funcionarios electos por el voto popular.

Descarga la aplicación

en google play en google play