Escúchenos en línea

Banca extranjera ganó mucho y dio poco a Centroamérica

EFE. Desde Ciudad de México. | 29 de Enero de 2008 a las 00:00
La presencia de la banca extranjera en Centroamérica y México no benefició tanto como se esperaba a los consumidores de estos países ni estimuló lo suficiente la competencia entre las entidades, advirtió este martes la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Un informe del organismo presentado este martes en México señala que la presencia de bancos foráneos "no ha supuesto una mejora en el desempeño de la banca, ni en lo que se refiere al costo de los servicios, ni a la calidad" de estos, pero permitió a esas entidades obtener altos márgenes de rentabilidad. El estudio "Centroamérica y México: políticas de competencia a principios del siglo XXI" (2008) fue coordinado por Eugenio Rivera y Claudia Schatan, ambos de CEPAL, aunque participaron también otros economistas como Marcos Ávalos, de la Universidad Anáhuac. Este último dijo a Efe que la falta de un marco regulatorio adecuado ha hecho que en países como México la banca, en su mayoría en manos extranjeras, concentre el 70 por ciento de los activos financieros del país, cifra que en EE.UU. ronda el 20 por ciento. Según Ávalos, del Centro de Alta Dirección en Economía y Negocios de la citada universidad, en México y Centroamérica hay que preguntarse "por qué" las entidades financieras extranjeras "no ofrecen los mismos precios que en sus países de origen". En el caso mexicano, el experto señaló que al privatizar el sistema financiero a comienzos de los noventa se buscó "hacer más eficiente el mercado", pero ello no trasladó a los consumidores costos más bajos. Así el consumidor padece altas comisiones en productos tan básicos como las tarjetas de crédito, lo que lo sitúa en los mismos problemas que antes de que se privatizara la banca. "Es una banca de altos márgenes de rentabilidad, pero estos no han sido producto de la eficiencia", añadió el experto, quien demandó de las entidades mayor transparencia al hacer públicas sus tarifas. En México, los principales bancos son los españoles BBVA Bancomer y Santander, Banamex (propiedad de Citigroup), el inglés HSBC y el canadiense Scotiabank. Además del sistema financiero, el estudio evalúa otros sectores como las telecomunicaciones en los siete países analizados (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá). Señaló que las prácticas monopólicas han afectado a "la competitividad y el bienestar" de la población, al mantener elevadas tarifas en bienes y servicios públicos. La CEPAL destacó las dificultades que han tenido los organismos que regulan la competencia en la región para hacer cumplir las normas que establecen, y recordó la subordinación de distintos Gobiernos y ministerios a otros intereses que no favorecen al consumidor. "Uno de los retos principales de los países son los obstáculos que ponen los tribunales de justicia para la solución de los casos de prácticas monopólicas. Los jueces, con frecuencia, no están capacitados en los temas de competencia", concluyó la CEPAL.

Descarga la aplicación

en google play en google play