Nicaragua rechaza informe de CIDH presentado ante la OEA

Managua. Radio La Primerísima. | 11 de Julio de 2018 a las 12:18
Nicaragua rechaza informe de CIDH presentado ante la OEA
Foto de archivo.

El canciller Denis Moncada rechazó este miércoles el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, presentado durante la realización de una reunión ordinaria del consejo permanente de la Organización de los Estados Americano para analizar la crisis del país.

“El Gobierno de Nicaragua no acepta el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, presentado por el secretario ejecutivo del organismo, Paulo Abrāo”, expresó Moncada

El diplomático explicó que rechazan el informe porque es apresurado, prejuiciado y carente de objetividad.

Señaló que se requiere de tiempo, imparcialidad y de una actitud profesional para informar con aproximación a la verdad lo que realmente ocurre en Nicaragua.

"El pueblo nicaragüense ha sufrido los embates terroristas de grupos políticos internos y externos a los que se ha sumado el crimen organizado transnacional con el fin de realizar un golpe de Estado”, añadió.

Terrorismo y el crimen organizado intentan destruir Nicaragua

El canciller subrayó que el terrorismo y el crimen organizado transnacional intentan destruir Nicaragua.

En el país se inició “y continúa desarrollando un intento de golpe de estado, una ruptura del orden constitucional. Hoy Nicaragua está siendo afectada por ese fenómeno, mañana puede ocurrir en uno u otro de los países de América Latina y El Caribe miembro de la Organización de los Estados Americanos. Es un peligro latente, es una amenaza presente que afecta en este momento no solo a Nicaragua, sino también a la seguridad y a la estabilidad de la región”, expuso.

El diplomático invitó a los representantes a analizar con calma el fenómeno que está ocurriendo en Nicaragua, y acentuó que el Gobierno está cumpliendo con la Constitución y la Ley actuando “en correspondencia para resolver la situación interna de Nicaragua por un lado en el diálogo conversando para rescatar, restituir la estabilidad, la seguridad, el cese a la violencia, y el libre tránsito en todo el país; y el diálogo y la conversación para discutir los grupos que algunos grupos pequeños de oposición están planteando como necesidad de fortalecimiento de la democracia y de la institucionalidad en Nicaragua”.

También remarcó que el Gobierno está abierto al diálogo sobre los temas de democratización, pero aseguró que “es necesario sí crear las bases de la paz y la estabilidad para poder dialogar y consensuar lo que sea consensual en el marco de la constitución, del ordenamiento jurídico, del Estado de Derecho”.

Explicó que si se rompe la constitucionalidad y el estado de derecho “difícilmente podemos hablar de fortalecimiento de la democracia y fortalecimiento de la institucionalidad”.

“Cualquier ruta que diseñemos necesariamente pasa por el respeto a la Constitución Política de Nicaragua, o de cualquier otro país en casos similares, al respeto en su ordenamiento jurídico y al respeto al Estado de Derecho de forma plena”, valoró.

“No se puede tratar de resolver una situación si los países amigos nos piden que rompamos o quebramos la constitución para resolver una situación. Nosotros solicitamos la comprensión de todos los países de América Latina y El Caribe para que apoyen a nuestro gobierno de Nicaragua en el fortalecimiento institucional basado en el respeto al Estado de Derecho, basado en el respeto a la Constitución”, añadió.

“No podemos sentar precedentes en América Latina y El Caribe, y en el seno de esta organización de cambiar un gobierno ipso facto, de la noche a la mañana, hoy mismo o mañana, planteando rupturas del orden constitucional, lo cual como ustedes saben le ha costado mucho a América Latina y El Caribe”.

“Todavía existe el dolor y el recuerdo de épocas pasadas difíciles y duras, por consiguiente debemos ser mesurados, ponderados en el análisis y la reflexión para no acusar de primas a primeras de señalar a un Estado, a un gobierno por violaciones que no está cometiendo, que está siendo víctima de la confabulación internacional de pequeños grupos políticos combinados con fuerzas transnacionales de delincuencia organizada internacional y con financiamiento externo para romper y terminar con un gobierno legalmente constituido, un gobierno constitucional como es el gobierno del Presidente Daniel Ortega”, expresó el Canciller.

“Cuidémonos del terrorismo disfrazado de grupos políticos y disfrazados y apoyados por grupos internacionales de la delincuencia transnacional”, advirtió Moncada.

Detalles de las acciones terroristas

Denunció que el pasado 19 de junio un grupo de terroristas armados y encapuchados robaron dos cisternas de combustible, las que ubicaron a cien metros de distancia de la delegación de Policía de Jinotepe, en una zona poblada, lanzando morterazos y cocteles molotov, amenazando con hacerlas explotar, poniendo en riesgo la vida de la población, acción a todas luces terroristas.

La dirección del cuerpo de bomberos alertó, en ese momento, que una explosión afectaría a familias y viviendas de cuatro barrios de Jinotepe, poniendo en riesgo la seguridad y las vidas.

En esta ciudad de Jinotepe y lugares circundantes, estos mismos terroristas, durante más de 40 días, mantuvieron secuestrados en carácter de rehenes, a más de 400 furgones y sus conductores, transportistas centroamericanos, provenientes de El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Panamá y Honduras, quienes padecieron hambre, enfermedades, hostigamientos, y amenazas de muerte.

“La Constitución Política de Nicaragua, reconoce el derecho a la protesta pacífica y establece la protección estatal y el reconocimiento de los derechos inherentes a la persona humana, así mismo se contempla que los derechos de cada persona están limitados por los derechos de los demás por la seguridad de todos y por las justas exigencias del bien común”, subrayó Moncada.

Añadió que no puede confundirse una protesta pacífica, con actos terroristas, cuya secuela ha dejado en la población una estela de asesinatos, secuestros, torturas, amenazas de explosiones y todas de rehenes como el caso de los más de 400 conductores y transportistas en sus furgones, y conductores centroamericanos.

“Ante el llamado y preocupación de los gobiernos de los países del Sistema de Integración Centroamericano, expresada en la cumbre de jefes de estado el pasado 30 de junio en República Dominicana, nuestro gobierno expresó a la Conferencia Episcopal de Nicaragua y a la CIDH, en su carácter de acompañante, la necesidad urgente de proteger la vida y los derechos de estos transportistas centroamericanos, sin obtener resultados positivos, ni pronunciamiento en lo que se denunciara las violaciones de derechos humanos a los que fueron sometidos estas personas centroamericanas”.

Moncada dejó claro que el Gobierno de Nicaragua ha condenado de manera enfática todos los hechos de violencia terroristas ocurridos desde el 18 de abril hasta la fecha, que han enlutado a las familias nicaragüenses. “Repudiamos estas acciones que han venido atentando en contra de la paz, la estabilidad, la unidad y la reconciliación de la que veníamos gozando todos los nicaragüenses sin distinción de ninguna naturaleza”.

"Entre los crímenes cometidos por los grupos vandálicos en Jinotepe y Diriamba, 8 compañeros y compañeras han sido asesinados. 20 compañeros y compañeras secuestradas, 16 Instituciones públicas, han sido atacadas, saqueadas, incendiadas y destruidas. Padres e hijos han sido asesinados como el caso de Cristhoper Castillo y Roberto Castillo Cruz. Compañeras y compañeros de la Policía, Militantes del FSLN y la Juventud Sandinista han sido secuestrados, asesinados y sometidos a tratos crueles, inhumanos y degradantes, nunca antes visto en la historia de nuestro país. Eso no es protesta pacífica es terrorismo, violencia encaminada a sembrar el caos y la ruptura el orden constitucional".