Escúchenos en línea

Izquierda pide anulación parcial de comicios en México que le daría el triunfo a López Obrador

Agencias AFP y Prensa Latina. Desde Ciudad de México | 14 de Agosto de 2006 a las 00:00
La coalición de izquierdas Por el Bien de Todos aseguró el lunes que el recuento parcial de la elección presidencial de México sacó a la luz un "fraude" que amerita anular al menos 3.200 casillas electorales, con lo que Andrés Manuel López Obrador resultaría ganador. Luego de concluir el recuento de 9% de las casillas que ordenó el Tribunal Electoral (Trife), la coalición izquierdista encabezada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) replanteó su estrategia, dejó de lado su demanda de recuento de "voto por voto, casilla por casilla" y ahora demanda la anulación parcial. El lunes, el PRD y el Partido Acción Nacional (PAN, gobierno) volvieron a enfrascarse en una guerra de cifras sobre los votos de más o de menos que arrojó el recuento de 11.839 casillas (mesas de votación), si bien la izquierda puso más el acento en un supuesto excedente y faltante de boletas en los puestos recontados. "En la coalición hemos perdido 6.731 y ganado 6.843, lo que nos deja un saldo positivo de 112 más", dijo Horacio Duarte, representante del PRD ante las autoridades electorales. Pero lo más relevante del recuento es que en "7.914 casillas hay boletas de más o de menos" que suman 135.921 votos sobrantes o faltantes, añadió. Según el PRD, a Calderón le habrían sido descontados 20.770 votos y sumados 6.630, lo que lo dejaría con de 14.140 votos menos en su estrecha ventaja de unos 240.000 votos (0,58%), según el recuento del Instituto Electoral y que debe ser avalado por el Trife. El vuelco definitivo para la victoria a López Obrador, según la estrategia de la izquierda, se daría con la anulación de 7.194 casillas en las que presuntamente el número de boletas resultó menor o mayor al que por ley debe existir. "Si anulan las que tienen votos de más, ganaríamos por 52.400 votos, si se anulan las de menos, ganaríamos por unos 183.000 votos y si se llegara al extremo de anular todas las 7.914 (casillas con boletas de más o menos), serían 480.000 votos" a favor de López Obrador, explicó Duarte. La ley electoral mexicana establece que cuando una casilla es anulada por irregularidades, se resta a los partidos los votos que hubieran obtenido en la misma. Las casillas que fueron recontadas se ubican en estados donde Calderón obtuvo una amplia victoria. Para respaldar sus demandas, este lunes los simpatizantes de López Obrador se manifestaron ante la oficina de las Naciones Unidas en México, donde denunciaron el presunto fraude, e instalaron un nuevo campamento en las afueras de la Cámara de Diputados, lo que provocó algunos roces con la policía. En la trinchera del PAN, el discurso es que el recuento no afecta al triunfo de Calderón. "Hay una diferencia de 1.500 votos para uno u otro lado (...). Estamos hablando de que el movimiento podría representar el 0,04% del total de los votos, es una diferencia mínima e insignificante", aseguró el lunes César Nava, vocero del partido oficialista. Los números del PAN apuntan a que sólo en 25% de las casillas hubo variaciones en el número de votos y reduce a sólo 2% los errores en las boletas de más o de menos. Sobre la estrategia de anular casillas que impulsa la izquierda, el portavoz del PAN adelantó que la anulación de casillas es "imposible". Calderón también se presentó este lunes ante la prensa para acusar a López Obrador de no ser un "demócrata" por su negativa a aceptar su derrota y para rebatir las cifras del PRD. "No hay tal cosa como miles de votos perdidos", dijo, y tachó de mentira la posibilidad de que se anulen casillas. El Trife, cuyos fallos son inapelables, tiene hasta el 31 de agosto para resolver las impugnaciones a la elección y debe declarar presidente electo antes del 6 de septiembre.

Recuento parcial de votos en México favorece a López Obrador

La coalición Por el bien de todos afirmó hoy que contrario a lo declarado por el Partido Acción Nacional (PAN), el recuento parcial de votos favorece en el 81 por ciento de las casillas al candidato Andrés Manuel López Obrador. La revisión del 9,09 por ciento de las casillas electorales, que se inició el miércoles último y cuyos resultados se esperan hoy, descubrió numerosas irregularidades, entre ellas la apertura ilegal de paquetes, más o menos sufragios que votantes y actas del escrutinio alteradas. En el recuento de 11 mil 839 casillas, del total instalado en las elecciones presidenciales del 2 de julio, jueces y magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), detectaron una diferencia favorable de 420 mil votos entre López Obrador y el oficialista Felipe Calderón, según informes preliminares. Para los representantes de Por el bien de todos, esos datos son más que suficientes para que el Tribunal anule las casillas donde se detectaron los errores, pues no son inconsistencias aritméticas sino señales de fraude electoral para favorecer a Calderón. Luego del recuento de los votos, a diferencia de lo que aseguran los panistas, se ratificó que en el 81 por ciento de las casillas hubo modificaciones respecto a los resultados dados a conocer por el Instituto Federal Electoral, el pasado 6 de julio, afirmaron. Según las estadísticas divulgadas por la coalición, Calderón perdió 13 mil 679 votos que se le habían acreditado de manera ilegal, prueba contundente -aseguraron- para abrir y recontar la totalidad de los sufragios. Ante esas anomalías la alianza exhorta al TEPJF a la nulidad de las casillas con errores, corregir su decisión frente a este escenario y a comportarse como un verdadero tribunal de justicia para tener certeza de unos comicios legales y de quién los ganó. La dirigencia del PAN, por su parte, mantiene que la revisión ratificó el triunfo de Calderón pues la diferencia encontrada es de apenas mil 500 votos entre ambos contrincantes, en tanto acusó a López Obrador de pretender violar el orden constitucional para erigirse como Presidente. En la jornada de este domingo en los estrados del Tribunal se inició la recepción de las actas levantadas en todo el país, las que pasarán ahora a los magistrados instructores encargados de los juicios de impugnación, promovidos por la coalición Por el bien de todos. Luego de esa fase con la información recibida se elaborará una resolución que será entregada a la Sala Superior para que brinde una calificación de la elección, proceso que debe concluir el 31 de agosto, para declarar al presidente electo el 6 de septiembre. Entre tanto la resistencia pacífica continuó hoy en la mañana con bloqueos a los accesos a las oficinas corporativas de Banamex en el centro de la capital, donde cientos de personas portan pancartas en demanda del recuento total de los pasados comicios presidenciales.

Descarga la aplicación

en google play en google play