Escúchenos en línea

Textilera de «Wrangler» viene de Costa Rica a Nicaragua

diarioextra.com. Desde San José. | 8 de Febrero de 2008 a las 00:00
Las horas podrían estar contadas para 170 empleados de la compañía textilera ATI Del Norte, ubicada en San Diego de Tres Ríos, que ya hace maletas para partir hacia Nicaragua, en caso de que se extienda más la discusión de la aprobación de las leyes complementarias al Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, conocido como RD-CAFTA, por sus siglas en inglés. La marcha de la empresa se daría también en el caso de que Estados Unidos no acepte la prórroga que pedirá el gobierno costarricense para la ratificación de dichas leyes o que la extensión sea por más de dos meses. Así lo confirmó a DIARIO EXTRA, José Vásquez, gerente general de la planta ubicada en Tres Ríos. De hecho, ya han fortalecido las instalaciones que ATI Del Norte tiene en Managua desde hace 9 años y alistan en aquel país la contratación de más personal. ATI Del Norte en Costa Rica se encarga del acabado final de las prendas que se venden en Estados Unidos (principalmente pantalones), en labores como aplanchado, inspección y empaque. Otro factor que podría determinar el cierre de la empresa textilera es que la compañía Wrangler, que los suple de los pantalones que ellos trabajan, clausure definitivamente su planta en Pavas. Incluso, en los últimos dos años la reducción de la planilla fue drástica. “En 2006 aquí trabajaban 520 personas, hoy hay solo 170”, mencionó Vásquez. La razón de los despidos ha sido la menor producción, por la baja en las exportaciones hacia Estados Unidos, destino del 100% de la mercadería de ATI Del Norte, que está en el país desde enero de 1997. “Ahora Estados Unidos le compra a los países con los que ya tiene vigente el TLC como Nicaragua y El Salvador. La producción ha caído por la incertidumbre. Hace 2 años exportábamos 130 mil prendas por semana, mientras hoy se llega a 70 mil”, expresó. “El cierre es definitivo si no pasa la agenda de implementación en la Asamblea Legislativa o si no se logra la prórroga. El 15 de febrero ya deberíamos tener un panorama más claro de si nos vamos o nos esperamos, se supone que en esa fecha se pediría la prórroga a los estadounidenses”. “Depende también del tiempo de prórroga. Estados Unidos puede decir, les doy una semana, pero en ese periodo no se haría nada. Tampoco nos quedaríamos si la extensión es de seis meses pero eso va contra la planificación que hacemos en la compañía, que trabajamos a corto plazo. Para quedarnos la prórroga no debería ser mayor a dos meses”, reiteró. Justificó que seis meses sería muy ajustado al cierre del mes de setiembre, cuando se vencen los beneficios de la Cuenca del Caribe. Las caras de preocupación y la tensión han embargado a los trabajadores, la mayoría provenientes de la provincia de Cartago.

Descarga la aplicación

en google play en google play