Escúchenos en línea

Plan Playa de Cruz Roja necesita 1.5 millón de córdobas

Managua. Radio La Primerísima | 10 de Febrero de 2008 a las 00:00
La Cruz Roja Nicaragüense necesita al menos un millón y medio de córdobas para sufragar los gastos de la cobertura en las playas y balnearios del país en esta temporada de verano, actividad que se realiza anualmente para salvar vidas humanas. El jefe de socorristas de la benemérita institución, Byron Caldera, alertó de esa necesidad al señalar que no cuentan con los fondos necesarios para cubrir los gastos de alimentación y combustible, elementos vitales e indispensables para los medios a utilizar y satisfacer a los socorristas. Caldera indicó que dadas las necesidades, la Cruz Roja Nicaragüense podría verse obligada a reducir la cobertura en algunos balnearios, dando prioridad a unos sobre otros, debido a la crisis económica. Generalmente, los amigos de la Cruz Roja le brindan su apoyo aunque no sea en los montos esperados, y de acuerdo con los fondos que se logren obtener, garantizaran la presencia de los socorristas en los balnearios más populares, sobre todo en los que están ubicados cerca de la capital, precisó el jefe de socorristas. En el Plan Playa de la Cruz Roja Nicaragüense contempla que participen al menos 1,450 socorristas, entre ellos guarda-vidas, buzos, técnicos médicos y conductores entre otros.

Sigue el bochinche interno

Este fin de semana, representantes del voluntariado de las filiales departamentales de la Cruz Rija Nicaragüense realizaron una asamblea en para solicitar la destitución de al menos nueve miembros que públicamente han señalado a la presidenta de la institución, Esperanza Bermúdez, de usurpar el cargo y poner en duda su autoridad moral y legal. Leonel Granel, presidente de la filial Granada, expresó en la asamblea que todo miembro perteneciente a la entidad humanitaria que afecte la imagen de la institución o que violente su integridad deberá ser expulsado de acuerdo con los estatutos, lo que se aprobó en la asamblea del fin de semana. Según Granel, los señalamientos o difamaciones en contra de la presidenta de la Cruz Roja, no son recientes, si no que es toda una historia de más de dos años, efectuada por la señora Belma Rojas y un grupo supuestamente minoritario, con interés electoral ya que se avecina las elecciones en esa institución. Rojas y sus seguidoras sostienen que a doña Esperancita se le venció el plazo para el que fue electa, y junto a un “grupito” no convoca a elecciones, como lo establecen los estatutos, hacen señalamientos de malos manejos, y denunciar irregularidades, incluidas la asesoría de un hijo de la señora Bermúdez. Granel aseguró que esas personas fueron expulsadas porque se consideró que se consideraron como infundadas todas las acusaciones vertidas en los diferentes medios de comunicación. El presidente de la filial Granada destacó que luego de auditorias realizadas se ha demostrado que el uso de los recursos está en orden, la institución no esta acéfala y todos los programas sociales se están desarrollando. Según doña Esperanza Bermúdez de Morales, los expulsados serán al menos 5 miembros, ya que el resto de los acusadores no pertenece a la entidad, entre ellas la representante filial Matagalpa, así como la de Jinotepe, entre otras. Bermúdez de Morales salió en defensa de su hijo, quien desempeña el cargo de asesor suyo, y no descartó nominarse nuevamente y por otro período más, como candidata a la presidencia de la institución. “Si la asamblea dice que sea la presidenta, entonces puede que acepte”, dijo.

Descarga la aplicación

en google play en google play