Escúchenos en línea

CENIDH repite criterios de la oposición sobre el gobierno

Managua. Radio La Primerísima. | 15 de Febrero de 2008 a las 00:00
El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, CENIDH, afirmó este viernes en su informe anual, que en 2007 el balance de los derechos humanos es "negativo" y, aunque hay "incipientes" avances en los aspectos económicos y sociales, "hay un preocupante deterioro en materia de derechos civiles y políticos", dijo la presidenta del CENIDH, Vilma Núñez, durante la presentación del informe. Núñez afirmó que quedó evidenciado que la seguridad ciudadana en Nicaragua va en detrimento, dadas los altos índices de delitos que se registran en contra de la población. El CENIDH señala sin embargo, que "Nicaragua es considerado uno de los países menos inseguros a nivel centroamericano, registrando una tasa de 14 homicidios por cada 100,000 habitantes, a diferencia del El Salvador, donde la proporción es de 80 por cada 100 mil”. No obstante, el organismo apunta que "a pesar de lo que dicen las cifras día a día aumentan los índices delictivos y la sensación de inseguridad por parte de la población nicaragüense es generalizada". Las amenazas del crimen organizado y las expresiones transnacionales de la delincuencia son cada vez mayores en Nicaragua, enfatiza el informe, que resalta que la Policía Nacional solamente cuenta con un agente para atender 100 delitos, algo que incide negativamente en la seguridad ciudadana. Al déficit de agentes del orden se le añade el poco presupuesto con que cuenta la institución policial para la prevención del delito, agrega el CENIDH.

La Policía Nacional, la más denunciada

La presidenta del CENIDH, Vilma Núñez, al presentar el informe anual, añadió que la Policía Nacional es la institución con más denuncias por parte de la población, en materia de violación de los derechos humanos. Núñez explicó que a la Policía Nacional fue en 2007 la institución del Estado a la que se le comprobó el mayor número de denuncias de la población a la violación de derechos humanos. Sin embargo, la presidenta del CENID reconoció también que institución policial ha jugado un papel muy importante en la prevención de las violaciones a los derechos humanos, con operaciones para incrementar la seguridad ciudadana y el control del delito. Núñez añadió que en 2007 la violación a los derechos laborales, a los derechos de propiedad y el acceso a la justicia, fueron los que tuvieron mayor incidencia, después de las denuncias contra la Policía Nacional. El informe anual del CENIDH, señala que la situación de la justicia fue el punto más débil de la institucionalidad democrática en Nicaragua durante el 2007 y que el acceso a esta de los ciudadanos "sigue siendo una aspiración". A ese respecto, agrega que "el poder judicial fue utilizado por partidos y sectores económicos y religiosos" para excluir y perseguir a sus adversarios o favorecer intereses de las cúpulas de los partidos Frente Sandinista (FSLN-izquierda) y Liberal Constitucionalista (PLC-derecha). Las acciones para garantizar la educación gratuita, la merienda escolar y la gratuidad de los servicios de salud, sostiene, son avances importantes, pero "no tuvieron el efecto de cambiar significativamente la situación" el año pasado ni en lo que va de 2008 por la insuficiente asignación de recursos en el presupuesto, agrega el informe.

Ortega debe abandonar su «doble discurso»

La doctora Núñez dijo al exponer el informe anual del CENIDH, que el año pasado también se violaron derechos fundamentales a los nicaragüenses, como el derecho al trabajo, al acceso a la información y a la libertad de expresión. La activista de derechos humanos acusó al gobierno del presidente Daniel Ortega de "irrespetar" la Constitución y "despreciar" la legalidad y la separación entre los poderes de Estado. La libertad de expresión en Nicaragua preocupa porque hay diferentes formas de restringirla, al igual que la libertad del derecho de organización y participación ciudadana, mencionó Núñez. Cualquier partido político o persona tiene derecho a organizarse, pero el gobierno "no puede de ninguna manera imponer instancias paralelas o sustitutivas" de organización, dijo Núñez en alusión a los paraestatales Consejos de Poder Ciudadano (CPC). Núñez hizo un llamado de atención al presidente Daniel Ortega, a que debe de rectificar su compartimiento y su forma de gobernar el país. “El presidente Ortega debe eliminar el nepotismo y la centralización en las instituciones públicas, dijo Núñez, quien al mismo tiempo lo criticó porque ha impuesto en el país un sistema de confusión Estado-Partido. Núñez recomendó a Ortega a actuar con mayor profesionalismo y "no seguir con esa política de improvisación y doble discurso que definitivamente confunde a la población". "Una cosa es lo que dice (Ortega) en una plaza pública a sus seguidores y otra es la que negocia cuando está reunido con los empresarios, los inversionistas extranjeros y el embajador norteamericano", enfatizó la presidenta del CENIDH.

Descarga la aplicación

en google play en google play