Escúchenos en línea

Uribe juega el papel de Judas

Managua. Radio La Primerísima | 17 de Febrero de 2008 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega considera la disputa de la estadounidense ExxonMobil y Petróleos de Venezuela como una "guerra económica" contra Hugo Chávez y los países miembros del ALBA y Petrocaribe, y acusó a algunos gobernantes, "como el de Colombia, de jugar "el papel de Judas". Esta demanda contra Petróleos de Venezuela (PDVSA) "es una agresión no solamente contra Venezuela, es una agresión contra Cuba, contra República Dominicana, Honduras, Nicaragua, Dominica, Bolivia, Haití", casi todos miembros del ALBA y "contra los 17 países que integramos Petrocaribe", denunció Ortega en una entrevista exclusiva concedida a Telesur. Según el mandatario, la ExxonMobil solo "es el instrumento que está utilizando la política imperialista yanqui, para tratar de destruir, debilitar" a PVDSA que es "el principal instrumento que tiene Venezuela" para ayudar a los países que forman parte de sus proyectos integracionistas. Es una "bomba atómica que están utilizando en estos momentos es lanzar a la Exxon en contra de PDVSA para tratar de destruirla (...) debilitarla y de esa forma poner a la defensiva este proceso (de integración) que viene avanzando a paso rápido" en la región, advirtió el gobernante. "También estamos siendo agredidos y amenazados el resto de los pueblos latinoamericanos, con algunas excepciones de Gobiernos, no pueblos, porque estoy seguro que el pueblo colombiano está también a favor de la Unidad, pero sí con la excepción de algunos gobernantes, como el de Colombia, que está jugando el papel de Judas en esta batalla que estamos librando los latinoamericanos, por buscar nuestra unidad y fortaleza, para construir un mundo mejor", agregó el gobernante sandinista. Ortega reaccionó así a la decisión de un tribunal británico de congelar el 7 de febrero 12.000 millones de dólares a la estatal PVDSA, en el marco de una demanda de arbitraje que ExxonMobil tiene contra el gobierno venezolano, por nacionalizar el año pasado sus yacimientos petrolíferos de la Faja del Orinoco. El mandatario nicaragüense, admitió en entrevista a Telesur que la demanda contra PVDSA afecta el "corazón" del ALBA y Petrocaribe, y los proyectos previstos a ejecutar con recursos del petróleo venezolano. "La guerra la está lanzando en el terreno económico con la Exxon", dijo Ortega, y remarcó: "los países que estamos en Petrocaribe no podemos guardar silencio frente a esta agresión, tenemos que unirnos, pronunciarnos" y convocar de emergencia a una reunión con Chávez para discutir qué se va a hacer. Declaraciones íntegras de Daniel Ortega a Telesur El Presidente Uribe ayer habló otra vez del Meridiano 82, dijo que esa sigue siendo la frontera; dijo a sus pescadores que hasta ahí podían llegar y que respetaran hasta el Meridiano 82. Después de haber puesto todas las quejas en La Haya y a todos los organismos, también a la ONU ¿qué lectura le da usted a ésto, como Presidente de Nicaragua? Veo claramente, de parte del Presidente Uribe, una actitud de provocación, que no es ajena a la política y planes del Gobierno norteamericano. Pienso que la intervención del Representante de la Inteligencia del Gobierno de los Estados Unidos, de la Inteligencia del imperio yanqui, ante el Congreso norteamericano, deja bien claro lo que está aconteciendo en estos momentos; ellos están preparando las condiciones para ir a una ofensiva mayor, en contra de los pueblos que integramos el ALBA, y en particular, en contra de Venezuela y Nicaragua. Es lo que luce claro de la presentación que él hace ante el Congreso norteamericano, y de las acciones que acompañan esta presentación: Colombia utilizada como peón, por parte de la política norteamericana, que además, tiene ocupado militarmente a ese país, para tratar de debilitar a Venezuela. Crear mayores fricciones y confrontaciones con Venezuela, apostando incluso, a generar una situación de enfrentamiento mayor con Venezuela. Y Colombia también, como peón de la política norteamericana, provocando a Nicaragua. Esta declaración de Uribe, no es más que la evidencia de que está actuando como una ficha al servicio de los intereses del imperio norteamericano, dándole las espaldas al pueblo colombiano y a los pueblos latinoamericanos. Por otra parte, lo que está pasando con Venezuela en este momento... la EXXON anuncia esto de los 12 millones contra PDVSA de Venezuela ¿qué lectura le da a esto, también en el marco de Latinoamérica y todos los países aliados? Lo que veo claro es que ante el fracaso de las políticas del imperio norteamericano para tratar de destruir el Proceso Revolucionario Bolivariano; ante el fracaso de poder acabar con la Revolución Cubana; ante el fracaso de tratar de impedir el Triunfo de la Revolución Sandinista en las elecciones del año 2006; ante el fortalecimiento del ALBA y de PETROCARIBE. Porque estamos hablando que en el ALBA hay 5 países miembros, más 7 países observadores, invitados especiales y, PETROCARIBE ya es un conglomerado de 17 países. El último que se incorporó fue Honduras, que también se ha incorporado como observador, con derecho a voz, en el ALBA. Estamos frente a una política del imperio de buscar cómo destruir este proyecto de Justicia, de equidad, de solidaridad, de complementariedad... ¡quieren destruir la Unidad Latinoamericana! porque en el ALBA y en PETROCARIBE, está naciendo la Unidad Latinoamericana. ¡Claro! vemos cómo están combinando acciones. En el momento en que el hombre de la Inteligencia norteamericana llega al Congreso a dar estas declaraciones, después que, aparentemente, ellos estaban ignorando a Nicaragua, a Venezuela, al ALBA, ignorando todo esto, llega a hacer una denuncia de que ¡somos una amenaza! o sea, la amenaza somos nosotros, no son ellos. La amenaza, porque queremos unirnos, porque queremos desarrollar proyectos humanitarios, socialistas; proyectos de justicia, de equidad, de mercado justo, de comercio justo, de complementariedad. Este hombre hace la denuncia y, a la par de esto, se exacerba la agresividad del Gobierno colombiano en contra de Venezuela y Nicaragua; llega a ese desplante el Presidente Uribe, de decir que no van a permitir que pasemos del Meridiano 82. Y yo puedo asegurar, que el Gobierno de Nicaragua le da las garantías a los pescadores nicaragüenses, de que pueden pescar más allá del Meridiano 82. Incluso, el barco que fue capturado porque estaba navegando, con permiso colombiano, en aguas que son de Nicaragua, es decir, Colombia está dando permiso sobre un mar territorial que no le pertenece. Es una actitud totalmente de subordinación a la política del imperio. ¿Cuál es el elemento más fuerte, la acción más agresiva, que se suma a estos elementos que menciono? Lo de la Exxon. La demanda de la Exxon no tiene ninguna consideración, ni de orden jurídico, económico, ni comercial. Sencillamente, es el instrumento que está utilizando la política imperialista yanqui, para tratar de destruir, debilitar, el principal instrumento que tiene Venezuela en su política de promover solidaridad, equidad, con un suministro de petróleo favorable para los países que no somos poseedores de petróleo, pero que además, podemos utilizar un alto por ciento de la cuota petrolera, para programas de orden social. Están lanzándose, totalmente, contra el corazón de la batalla que está librando Venezuela en el ALBA, que estamos librando en el ALBA, ¡para tratar de destruirla y destruir PETROCARIBE! La agresión del imperio norteamericano en contra de Venezuela, utilizando como instrumento a la EXXON, sencillamente es una acción que está dirigida a destruir el proyecto de Unidad Latinoamericana y Caribeña, el proyecto del ALBA, el proyecto de la justicia. Es una agresión no solamente contra Venezuela, es una agresión contra Cuba, contra República Dominicana, Honduras, Nicaragua; es una agresión contra Dominica, Bolivia, Haití; una agresión contra los 17 países que integramos PETROCARIBE. Es una agresión contra las 5 naciones que integramos el ALBA y los invitados que también participan en ella. Es una agresión en contra de un conglomerado de pueblos latinoamericanos que hemos optado por la Unidad de nuestras naciones, en el marco de la cooperación. Por eso, la batalla tiene en este momento, un componente altamente financiero y económico. El cañón, la bomba atómica que están utilizando en estos momentos, es lanzar a la Exxon en contra de PDVSA, para tratar de destruir PDVSA con esta amenaza del embargo de los 12 mil millones de dólares; buscar cómo debilitarla y, de esa forma, poner a la defensiva a este proceso, que viene avanzando a paso rápido. Un proceso que viene generando cada día más simpatía, más adhesiones, no solamente de los pueblos latinoamericanos y caribeños, sino de los pueblos que no están participando directamente todavía, ni de PETROCARIBE, ni del ALBA. Cada día hay más simpatía, más respeto. Nosotros queremos expresar, yo quiero expresar, en nombre del pueblo de Nicaragua, en nombre del pueblo de Sandino, de Darío, nuestra solidaridad total con el pueblo bolivariano de Venezuela, con nuestro querido hermano, el Presidente Hugo Chávez. Para él, nuestro cariño, nuestro respeto, nuestra solidaridad ¡a toda prueba! Lo hemos dicho y lo ratificamos... ¡agredir a Venezuela es agredir a Nicaragua! Pero es que, agredir a Venezuela, es agredir a América Latina y el Caribe. En primera instancia, ya están agrediendo a los países que somos miembros del ALBA y a los que somos miembros de PETROCARIBE; ya estamos siendo víctimas de esta nueva agresión del imperio norteamericano. También estamos siendo agredidos y amenazados el resto de los pueblos latinoamericanos, con algunas excepciones de Gobiernos, no pueblos, porque estoy seguro que el pueblo colombiano está también a favor de la Unidad, pero sí con la excepción de algunos gobernantes, como el de Colombia, que está jugando el papel de Judas en esta batalla que estamos librando los latinoamericanos, por buscar nuestra unidad y fortaleza, para construir un mundo mejor. Comandante, la nacionalización de los Recursos Naturales es importante para América Latina, para los Gobiernos, para la economía de los países de América Latina... Es crucial, es decir, recursos naturales que, desde nuestros pueblos originarios, desde nuestros ancestros, pertenecen a estas formaciones sociales que tenemos a lo largo y ancho de América Latina y el Caribe, y que luego fueron usurpadas, arrebatadas, robadas. Robadas primero, por el colonialismo, que invadió desde Europa toda la América; y luego, fueron disponiendo de esos recursos, creando, incluso figuras legales para disponer de lo robado, que es lo que hicieron con la franja del Orinoco... disponer de lo robado, dentro de un marco supuestamente legal. Sencillamente, eso se llama fraude, estafa, corrupción, malversación; se puede llamar de mil maneras y es un hecho condenable, ¡es robo! Para América Latina, es de vida o muerte, ir recuperando sus recursos naturales, porque ahí está la capacidad de reproducir riquezas y utilizarlas, no para hacer cada día más rico, de manera egoísta, a un país latinoamericano, sino para que, juntando nuestras riquezas, podamos lograr un crecimiento humano en toda América Latina y El Caribe, en un compromiso de justicia, de equidad, de comercio justo y mercado justo. No me canso de repetir que aquí está la alternativa. No es cierto que no existan alternativas frente al libre mercado... ¡sí existe esa alternativa! y la estamos construyendo. Ese modelo social, socialista, donde estamos trabajando con el mercado, pero con el concepto de justicia; con el comercio justo, de la complementariedad y la solidaridad; poniendo a la disposición todos los potenciales de riqueza que tenemos los pueblos latinoamericanos y caribeños. Eso es lo que nos va a convertir en una potencia moral, una potencia económica, para librar las grandes batallas que hay que seguir librando en contra de la tiranía del capitalismo global, encabezada por el imperio yanqui. Si la Exxon logra que esta acción le sea favorable, ¿cómo serían sus relaciones, a partir de allí, con los Estados Unidos, en un escenario hipotético, como serían las relaciones con Estados Unidos? Espero y tengo la convicción que esta batalla la va a perder el imperio. Tenemos que unirnos, hoy más que nunca, los países que estamos en PETROCARIBE. No podemos guardar silencio frente a esta agresión, tenemos que unirnos, pronunciarnos, deberíamos estarnos convocando ya, de emergencia, y le digo a nuestro hermano, Presidente Hugo Chávez, que nos convoquemos todos los países de PETROCARIBE, porque la agresión está no solamente contra Venezuela, ¡va contra todos! Unidos vamos a defendernos mucho mejor, unidos podemos pedir, a la vez, el respaldo de los otros pueblos latinoamericanos que no están directamente afectados, pero que indirectamente están siendo amenazados, porque, lo que hoy le está pasando a Venezuela, le puede pasar en cualquier momento a otro país latinoamericano, por muy grande y potente que sea. Considero que estamos en una batalla frente al imperio y que tenemos que unirnos para juntos, tomar posiciones y hacer estrategias de lucha y tener listas las respuestas, como la pregunta que me hacías, frente al avance que se pudiese dar de este plan, de esta guerra, ¡porque es una guerra! El imperio se da cuenta que por la vía militar, la guerra no le es favorable, positiva, ni le es viable, cuando tiene que cubrir otros terrenos de guerra como Irak o Afganistán, donde está siendo derrotado y, por lo tanto, la guerra la está lanzando en el terreno económico con la Exxon y en el terreno político, con el Gobierno oligárquico de Colombia.

Descarga la aplicación

en google play en google play