Escúchenos en línea

Trivelli dice que EEUU seguirá interviniendo en Nicaragua

Managua. Informe Pastrán. | 18 de Febrero de 2008 a las 00:00
Ningún diplomático extranjero ha tenido tanta beligerancia, incidencia e injerencia en los asuntos internos de Nicaragua, desde la caída de Anastasio Somoza Debayle en 1979, que el actual embajador norteamericano en Managua, Paul Trivelli, pero él mismo niega haberlo hecho. "Yo creo que yo nunca he sido injerencista en este país. Creo que como representante de la democracia más grande y más experimentada del mundo, mi país siempre se ha acostumbrado a defender la democracia y vamos a seguir, sea aquí o cualquier otro país", expresó. Trivelli dijo no sorprenderse por el triunfo electoral de Daniel Ortega en el 2006, porque ocurrió precisamente lo que pronosticaban las encuestas. Abogó porque las fuerzas de izquierda se transformen y se modernicen hacia la democracia. Dijo que le sorprende sí que a pesar que el FSLN ganó solamente con un 38% del electorado, la oposición anti-sandinista no ha podido tomar ventaja de su supremacía numérica y vamos a esperar a ver qué pasa en las elecciones municipales. Aseguró que los nicaragüenses siempre lo han tratado con enorme calor humano y desde que estuvo aquí como consejero comercial en los años noventa y cuando vino como Embajador observó que Nicaragua progresó en la lucha contra la pobreza y la democracia.

Elude relaciones con el gobierno de Ortega

Paul Trivelli prefirió no hablar de problemas en las relaciones actuales con el gobierno sandinista y se concentró en que el compromiso de Estados Unidos es con el pueblo nicaragüense. "Tenemos un compromiso de ayudar al pueblo nicaragüense, de mejorar o reforzar su democracia, buscar más oportunidades económicas, apoyarlos en su lucha para su seguridad regional, ayudarles en tiempos difíciles como lo del huracán Mitch, y hacer inversiones en el sector social como salud y educación; ese es el propósito de nuestras políticas hacia Nicaragua", destacó. El diplomático añadió que esos ejes están basados en la Cuenta Reto del Milenio por 175 millones de dólares, otros 35 millones de dólares a través de AID, el apoyo de las brigadas médicas del Departamento de Defensa. Precisó, en el desempeño del CAFTA, que éste ha funcionado bastante bien porque muchos productos nicaragüenses se han abierto espacio en el mercado más grande del mundo. Admitió que en el clima de negocios y de inversión hay mucha retórica, por un lado del gobierno que constantemente ataca a Estados Unidos de imperialista y capitalista, y eso no contribuye a la atracción de inversiones nuevas, pero por otro lado hay inversionistas decididos como CONE DENIM, hasta por 100 millones de dólares y el gobierno mantiene su agencia de inversiones Pro Nicaragua. "Un país, para tener un buen clima de inversión necesita infraestructura, necesita gente entrenada, necesita un clima de seguridad política, solución a problemas de propiedad, necesita reglas claras del juego y ojala que Nicaragua siga en su marcha para cada día tener un mejor clima de inversión, porque al final la verdad, es la inversión privada, sea doméstica o internacional, que puede crear trabajo y empleo y creo que esa es la gran meta de la gran mayoría de los nicaragüenses", dijo Trivelli.

Califica su gestión de «éxito»

Trivelli dijo que su gestión en Nicaragua durante los últimos dos años y medio ha tenido mucho éxito, destacando como uno de sus logros la firma del Tratado de Libre Comercio entre Managua y Washington. Trivelli hizo un balance de su gestión en declaraciones al periódico "La Jornada", del periodista Raúl Arévalo, en donde declaró que la construcción de un nuevo edificio como sede de la misión diplomática demuestra el compromiso que tiene su país para con Nicaragua, así como el CAFTA y la Cuenta Reto del Milenio. Preguntado sobre las relaciones con el gobierno sandinista de Daniel Ortega, aseguró que no se trata de un problema entre la derecha y la izquierda, porque Estados Unidos tiene muy buenas relaciones con gobiernos latinoamericanos que son de izquierda o de centro izquierda. "Esto es un asunto de la democracia. Estamos dispuestos a trabajar con cualquier gobierno que sea elegido democráticamente, pero que también gobierne democráticamente", manifestó. Destacó que lo más importante es que Washington y Managua son miembros del CAFTA y que eso le ha traído bastante beneficio a Nicaragua, como el crecimiento de las exportaciones en un 20% desde que el tratado comenzó a implementarse. Explicó que trabajarán con Nicaragua en la seguridad regional en el llamado "Plan Mérida".

Descarga la aplicación

en google play en google play