Escúchenos en línea

Destacan llamado de Daniel a defender Venezuela

Caracas. Por Hernán Mena Cifuentes, Agencia ABN. | 18 de Febrero de 2008 a las 00:00
Nadie, en los últimos tiempos había convocado con tal vehemencia a cumplir el postrer llamado hecho por Bolívar en su última proclama en la que pedía que “Todos, debéis trabajar por el bien inestimable de la unión”, como lo hizo el pasado sábado el comandante Daniel Ortega, quien llamó a los pueblos de América Latina del Caribe y del mundo, a cerrar filas y enfrentar la escalada de la más reciente ofensiva lanzada por el Imperio para destruir la revolución bolivariana y su líder, el presidente venezolano Hugo Chávez Frías. Desde Managua, el presidente nicaragüense, lanzó una nueva proclama de unidad dirigida a los pueblos y gobiernos de América del Sur, del Caribe y del resto del mundo, evocando el postrer llamado de El Libertador, llamando a unirse contra el enemigo de siempre, EEUU que, a través de Exxon Mobil intenta agredir a PDVSA, la empresa estatal venezolana, asegurando que, detrás de la disputa judicial, incoada contra Venezuela por la transnacional yanqui, está la estrategia de Washington orientada a debilitar la unidad latinoamericana y caribeña. “Tenemos que unirnos, tenemos que pronunciarnos”, sólo así podremos derrotar las pretensiones estadounidenses”, exclamó en su dramático llamado el mandatario centroamericano, quien expresó su convicción de que “esta batalla la va a perder el Imperio y tenemos que unirnos hoy más que nunca.”, Hago un llamado a Chávez, -dijo- para que convoquemos a todos los países de Petrocaribe para que sienten posición y salgan a defender la soberanía de los pueblos sobre sus recursos naturales.” “Unidos, -reiteró Ortega- podemos pedir a la vez el respaldo de todos los pueblos americanos que no están directamente afectados, pero que indirectamente están siendo amenazados, porque, lo que hoy le está pasando a Venezuela, le puede pasar en cualquier momento a cualquier otro país latinoamericano, por muy grande y potente que sea”, señaló. Ortega, no solo denunció a la demanda presentada por la Exxon Mobil, como parte de la ofensiva imperial sino que mencionó otros frentes abiertos por la misma, y en tal sentido se refirió al informe presentado el pasado 5 de febrero el Senado estadounidense por Mike McConnell, director de Inteligencia Nacional de EEUU. Ese día, el alto funcionario yanqui, leyó el extenso documento de 45 pagians en el que se señala que “los gobernantes en Bolivia, Nicaragua y Ecuador han hecho gala de una retórica profundamente anti estadounidense inspirada por Venezuela y Cuba.” El Informe, de forma irresponsable,”vaticina” que “Chávez dará generosos fondos de campaña al Frente Farabundo Martí de Liberación de El Salvador, con el fin de que gane las elecciones presidenciales fijadas para 2009 y acusó al gobierno bolivariano de ser “puente” para el tráfico de drogas procedentes de Colombia hacia EEUU y Europa. Todas esas afirmaciones fueron rechazadas categóricamente por los gobiernos de los países señalados de estar bajo la influencia de Chávez, por el FMLN y por las autoridades venezolanas, con firmes argumentos que echan por tierra las calumnias e injurias que contiene el documento y que Ortega se encargó de poner al descubierto sus verdaderas intenciones. Al referirse a la acción legal contra PDVSA, el líder centroamericano señaló que “es una nueva ofensiva del Imperio para quebrar a la estatal petrolera venezolana y acto seguido reveló la gravedad del peligro que se cierne sobre el futuro de las naciones que junto con Venezuela y Nicaragua conforman Petrocaribe, proyecto energético que por iniciativa del presidente Chávez se hizo realidad hace 2 años y hoy constituye uno de los pilares de la integración latinoamericana y caribeña. “Si quiebra PDVSA, -advirtió- se mueren todos los proyectos de la ayuda venezolana a Nicaragua y a otros países en los campos de la energía, la educación, la salud y la agricultura”. En cuanto al informe de la DIN, el comandante señaló que “no es casual que al mismo tiempo, el director de dicha agencia, Mike McDonnell, acuse a Venezuela y Cuba sean una amenaza para la democracia y que continúen impulsando una agenda radical izquierdista contra EEUU en la región y al mismo vaticine que “lo más seguro es que Chávez le va a dar mucha ayuda al FMLN para que gane las elecciones en El Salvador, Ortega, al responder a este último señalamiento, expresó: “La DIN, actúa con cinismo y sin ninguna vergüenza porque son los que más intervienen en los procesos electorales entregando dinero en América Latina. En Nicaragua, -agregó- lo han hecho y lo están haciendo, entregando millones de millones a través de distintas instituciones y lo han admitido públicamente disfrazado en programas. Lo afirmado por el Comandante, confirma lo que ha sido y es práctica común en la región, por parte del gobierno yanqui, como es su obscena injerencia política y económica cada vez que se celebran elecciones presidenciales y otros comicios de importancia, como ha ocurrido en Venezuela, Ecuador, Bolivia y la propia Nicaragua, conjura en la que además participan sus embajadores y otros funcionarios diplomáticos, contando como siempre, con el incondicional apoyo de la Iglesia católica, de las oligarquías criollas y la prensa pitiyanqui. Manifestó por otra parte Ortega, que “los gritos en el Congreso colombiano, de que hay un plan en contra de Colombia en el que están Venezuela, Nicaragua y Ecuador”, forma parte del mismo proyecto desestabilizador del Imperio y del país neogranadino, simplemente, -dijo- porque Venezuela se ha empeñado en buscar la liberación de personas que están retenidas en Colombia y que buscan la paz. En estos momentos , -recordó el mandatario- se está esperando la liberación de tres personas que están en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, (FARC) y esto tiene molesto al Imperio que tiene ocupado a Colombia.” Ortega aludía al proceso de canje humanitario, que venía desplegando Chávez desde hace seis meses, a solicitud del propio gobierno colombiano, abruptamente cancelado, luego que Uribe Vélez, cometiera el brutal atentado diplomático de suspender la mediación que este adelantaba junto con la senadora Piedad Córdoba, pero que fuera reanudado, gracias a la decisión de las FARC que, en desagravio a Chávez, liberó y entregó a las autoridades venezolanas a dos mujeres prisioneras y ahora se disponen a poner entregarle a otros tres prisioneros. Esa nueva decisión unilateral de la guerrilla que evidencia una clara voluntad y disposición al diálogo con miras a una eventual liberación de los prisioneros de ambas partes, ha puesto en jaque a Uribe al dejarlo fuera de base y sin sustento a su política belicista opuesta a negociar con las FARC a las que pretende tender un cerco militar sabiendo que ello conllevaría a un enfrentamiento y al rescate de cadáveres en vez de la libertad de seres vivos, como se ha propuesto Chávez quien persiste en su misión humanitaria a pesar de la terca posición asumida por el presidente colombiano. En cuanto a lo dicho por McDonnell de que “Venezuela se ha convertido crecientemente en un punto de partida de drogas, como cocaína que es enviada desde allí a EEUU y Europa y la reciente acusación hechas por las autoridades colombianas de que en lado ecuatoriano existen plantaciones de coca con el fin de justificar letales fumigaciones de glifosato, Ortega rechazó esas mentiras. “ Colombia, -señaló- junto con EEUU están continuamente con labores de espionaje sobre territorio ecuatoriano y lanzando veneno con el cuento de acabar con la coca”, en clara alusión a las letales fumigaciones de Glifosato que los contratistas yanquis realizan en territorio ecuatoriano, enfermando campesinos, aniquilando plantas, animales y contaminando el agua. “El problema no es la coca, -explicó- el problema es que cuando a la coca la pasan por el proceso para convertirla en droga, (cocaína) entonces sí, ¿y quienes son los más adictos, los que más la consumen?: los EEUU, y ahí está el gran negocio. No se quiere legalizar el consumo de la droga porque entonces se les termina el negocio,” denunció. No se había apagado el eco de las palabras del Comandante Ortega, cuando, comenzaron a llegar las primeras manifestaciones de apoyo y solidaridad de los países hermanos latinoamericanos y caribeños hacia Venezuela, quienes al igual que expresaron su más enérgico rechazo a las acusaciones de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense, comenzaron a cerrar filas dispuestos a combatir en el frente abierto por el Imperio a través de la Exxon Mobil para quebrar a Venezuela. Y ha sido el gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa, el que, a través del ministro de Minas y Petróleo, Galo Chiriboga, ha informado que representa, apoyará jurídicamente a Venezuela, señalando que “el 4 de marzo venidero, un día antes de la reunión de la OPEP en Viena, Ecuador enviará abogados de nuestro país y de todos los miembros de la Organización de Países Productores de Petróleo, para apoyar y analizar la posición de Venezuela'. “En nuestro análisis jurídico, -manifestó Chiriboga- no cabe lo que ha ocurrido con Exxon Mobil. No es coherente que, tras varios años de negociación, al último momento, una transnacional pretenda imponer su agenda a un país,” en evidente posición de solidaridad del gobierno del país hermano hacia Venezuela. Estimulado por los apoyos recibidos de parte de los gobiernos hermanos y de la inmensa mayoría del pueblo venezolano, con excepción de la caterva de los lacayos pitiyanquis, una minoría que como siempre se ha puesto del lado del Imperio, y consciente del momento histórico que vive el proceso revolucionario frente a esta nueva agresión, el presidente Chávez ha dicho que “Es hora de la defensa de la Patria, llamando a la conciencia de los verdaderos y auténticos “venezolanos, a defender los intereses nacionales.” Coincide con Chávez el Comandante Ortega, quien tras decirle a él y al pueblo venezolano que cuentan con la solidaridad y a toda prueba del pueblo nicaragüense, dijo tener la convicción de que el plan de la Exxon Mobil y de la Inteligencia estadounidense será un fracaso: PORQUE YA NO LE TEMEMOS AL IMPERIO,” Y es que el presidente Ortega, habla con conocimiento de causa, porque ningún otro país del mundo, como Nicaragua, y el mismo, han sufrido en carne propia tantas agresiones del Imperio yanqui, que durante casi dos siglos lanzó invasiones, impuso sangrientas dictaduras, asesinó a centenares de miles de nicargüenses y ordenó el magnicidio de Augusto César Sandino. “El General de hombres libres” había derrotado en la selva de La Segovia a los marines yanquis que habían invadido a la pequeña nación centroamericana, y con los mismos estandartes libertarios que esgrimió el mártir, el FSLN, derrotó al último miembro de la dinastía de los Somoza, cuyo padre, Anastasio, asesinó al héroe. El Frente, derrotó igualmente a los •”Contras”, financiados, entrenados y armados por Washington y lo volvió a vencer a EEUU recientemente, está vez con el arma de los votos que le dio el triunfo al Frente Sandinista de Liberación Nacional, llevando a Daniel Ortega otra vez a la Presidencia, a pesar de la brutal y multimillonaria campaña que para impedirlo desplegó Bush Jr. y sus “halcones” en alianza con la oligarquía nicaragüense. Y es que, la Revolución Sandinista, junto con la Revolución Bolivariana y la Revolución Cubana, son los únicos procesos libertarios que han sobrevivido a la brutalidad del Imperio en toda la historia del planeta, porque resurgieron de las cenizas como Ave Fénix, para asombro del mundo, cuando se creyó que habían sido destruidos, pero, gracias a la fuerza indomable de sus pueblos y sus líderes, volvieron a cobrar vida cuando todo el mundo los creyó destruidos, Por eso es que hoy, con el Comandante Chávez al frente, el pueblo revolucionario de Venezuela de América Latina y del Caribe, confía plenamente en el triunfo, con la misma fe puesta de José Felix Ribas, quien, también en un febrero inolvidable hace 194 años, poco antes de comenzar la batalla de La Victoria, dirigiéndose a sus soldados, les dijo: “No podemos optar entre vencer o morir, Necesario es Vencer.”

Descarga la aplicación

en google play en google play