Escúchenos en línea

Desconfianza prevalece entre liberales

Managua. Informe Pastrán. | 19 de Febrero de 2008 a las 00:00
Hace dos meses firmaron un pacto de alianza, pero la guerra de codazos, pellizcos, zancadillas, triquiñuelas y demás, no cesan entre el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, generando incertidumbre y desconfianza en la cúpula. En los municipios se ha comprobado que la unidad entre los dos bloques no tiene obstáculo y va viento en popa, pero en Managua, la mayor plaza electoral del país y entre las cúpulas, las diferencias todavía no se superan y la desconfianza reina. Desde hace varias semanas el PLC presiona subterráneamente a Eduardo Montealegre para que no corra como candidato a la Alcaldía de Managua. Uno de los directivos del PLC, José "Chanito" Aguirre inhibió de facto a Montealegre, dando por un hecho que sería condenado por el caso de los CENI y propuso buscar "un candidato alternativo", luego se sumaron los conservadores lilas (aliados del PLC), al grado de asegurar que Montealegre "se bajó del caballo" y que se debía establecer un "Plan B", sugiriendo como candidato al conservador William Báez. Seguidamente, la escogencia de quien debe ser el compañero de fórmula de Montealegre minó la confianza, porque el ex presidente Arnoldo Alemán trató a imponer a su leal María Haydee Ozuna para quitar del camino al diputado disidente, Enrique Quiñónez, quien goza de mayor popularidad entre las bases. Desde este lunes, publicaciones liberales presionan a Montealegre para que se pronuncie si acepta finalmente o no ser el candidato de los liberales para Managua, mientras que voceros de ALN dicen que si Alemán impone un candidato a vicealcalde por dedazo, se complicaría la alianza en la capital. Las encuestas internas indican que una fórmula compuesta por Montealegre y Quiñónez en Managua arrasaría, pero los votos descienden con Osuna u otro candidato. Por su parte, la ALN, demandó un mejor "clima de confianza" con el PLC, dado que este último ha mantenido negociaciones políticas con el FSLN, como la reciente aprobación del Presupuesto General de la República. La dirigencia de ALN acusó al PLC de votar unilateralmente junto con los sandinistas, sin consultarlos a ellos, pese a existir un acuerdo entre las bancadas parlamentarias de ponerse de acuerdo previamente. Elíseo Núñez, vocero de ALN, dijo que situaciones como esas, son las que provocan desconfianza en el seno de su partido y por eso insiste en que no pueden aceptar que su aliado del PLC en las elecciones municipales esté entregando herramientas al FSLN para ganar elecciones donde éste las tiene perdidas. "Nosotros no podemos aceptar que el PLC quiera jugar en lo mejor de dos mundos: por un lado conseguir un aliado electoral para compensar el desgaste que ha tenido durante estos años, y por otro lado seguir negociando con el Frente Sandinista y entregarle ex profesamente alcaldías", dijo Núñez. Al vocero de la ALN se le olvida que la bancada de ese partido firmó con el PLC, la ALN y el FSLN el dictamen de la Ley de Presupuesto, pero ahora acusa a sus socios electorales, de “negociar” con los sandinstas.

Descarga la aplicación

en google play en google play