Escúchenos en línea

Gobierno quiere «Kupia Kumi» (un solo corazón) con los empresarios

Managua. Radio La Primerísima e Informe Pastrán. | 21 de Febrero de 2008 a las 00:00
Los tres principales cuadros del gabinete económico del gobierno sostuvieron este jueves un encuentro (panel, debate) organizado por el canal 12 de televisión, con los principales dirigentes de la empresa privada, y al final parece que ambas partes están de acuerdo en formar un Kupia Kumi (en lengua miskita, un solo corazón). Por el gobierno, participaron el Presidente del Banco Central, Antenor Rosales; el Ministro de Hacienda, Alberto Guevara, y el asesor presidencial, Bayardo Arce. Los empresarios participaron los jefes del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Adán Aguerri; de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AMCHAM), César Zamora; Mario Amador, de la Cámara de Industrias de Nicaragua; y del Consejo Nicaragüense de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresa (Conipyme), Gilberto Alcocer. Durante el encuentro, Rosales, Guevara y Arce dijeron que el apoyo del sector privado para reducir la pobreza, generar empleo y crecer económicamente, es indispensable. Rosales dijo que uno de los grandes retos del gobierno este año es controlar la inflación y darle estabilidad a los precios de los productos de consumo básico; mayor crecimiento económico y mantener los índices macroeconómicos. Reiteró que el gobierno definirá con la misión del FMI que llega al país el 25 de febrero, las tasas de crecimiento económico y la de inflación. Además, habrá una evaluación de la ejecución del programa económico firmado en octubre pasado, y en particular, por qué la inflación no fue de un dígito, sino que se disparó a casi el 17%, y por qué se alcanzó la meta de crecimiento. ¿Cambio en la política monetaria? Rosales también anunció que el régimen del cambiario será discutido en un foro con los empresarios y economistas independientes, con el objetivo de que el gobierno tenga insumos para tomar una decisión al respecto. El presidente del BCN indicó que ese foro será organizado inmediatamente después que la misión del FMI termine su visita para revisar el cumplimiento gubernamental al programa económico, que suscribió en octubre de 2007, "y los supuestos de la tasa de crecimiento, de la inflación y de empleo para 2008". Según el titular del banco emisor, la consulta sobre el régimen cambiario tiene como fin para el gobierno, que para tomar "esa decisión de política económica, esté sustentada en el criterio general, con las opiniones de todos, y que si la tomamos conduzca verdaderamente a controlar la inflación en el año 2008". Agregó que el BCN "está decidido" a poner en práctica políticas monetarias con el interés de controlar la inflación, entre ellas ampliar las operaciones de mercado abierto, es decir vender más títulos valores, "con mejores y mayores tasas de interés para hacerlas más atractivas a los agentes económicos". Rosales señaló que uno de los desafíos principales es controlar la inflación, en la que inciden un conjunto de factores, entre ellos la variación de los precios internacionales del petróleo y sus derivados, que el año pasado crecieron en 42.02%, a diferencia del resto productos que sólo subió el 8.28%. Sin embargo, Rosales dejó entrever que la tasa de crecimiento económico para 2008 andaría "en no menos del 4%", y que el desafío de todos los nicaragüenses es tener la inflación controlada y mantenerla en un dígito, es decir menos del 10%. El titular del banco emisor coincidió con "el deseo" de muchos de que el país logre un crecimiento económico del 7 o del 10% por año, pero para ello se necesita una inversión de 600 millones de dólares al año, y que cada año ésta aumente en 100 millones de dólares más. Además, eso es casi imposible, porque según Rosales, para ello se necesita de educación, porque no tenemos los profesionales capaces que se necesitan, ni la infraestructura necesaria, en lo que estamos muy por debajo de los países de Centroamérica, para no ir muy largo. Con hambre, no puede haber sueño tranquilo "No es posible que los nicaragüenses podamos dormir tranquilos cuando un segmento importante de ellos se acuestan cada noche sin haber ingerido los tres" tiempos, para lo que es necesario el esfuerzo del gobierno, la sociedad, los empresarios y los trabajadores, afirmó ayer el presidente del Banco Central, Antenor Rosales. El presidente del Banco Central explicó que la inflación se disparó en el 2007 como consecuencia del incremento en los precios internacionales del petróleo, por lo cual estableció que en este asunto, "solamente el gobierno, la empresa privada y la nación entera pueden resolverlo y pueden lograrlo en la medida que en el año 2008 el gobierno pueda cumplir de forma eficiente con los planes establecidos en el Presupuesto de la República". Arce respaldó la posición de Rosales y proclamó el diálogo como la base sobre la cual solucionar cualquier diferencia u obstáculo. Según el titular del BCN, la nación entera puede resolver "el gran problema de la inflación" y el crecimiento económico, en la medida en que el gobierno en el 2008 cumpla en forma eficiente con los planes establecidos en el Presupuesto, crecer en el programa de inversión pública, desarrollar la electrificación rural, y verdaderamente cumplir con el propósito de mejorar los 3,900 kilómetros de carreteras y caminos rurales. Nicaragua también debe aprovechar las oportunidades del comercio exterior, cumplir con las cuotas establecidas en el Tratado de Libre Comercio conocido como RD-CAFTA, aprovechar todas las ventajas del tratado de la Alternativa Bolivariana de las Américas, ALBA, y aprovechar los tratados comerciales que se han firmado con otros países, agregó. A juicio de Rosales, el crecimiento económico sostenible, capaz de garantizar que en el futuro podamos crecer en los niveles para salir de la pobreza, solo es posible si se genera en el marco de la estabilidad macroeconómica que se comprometió Nicaragua con el FMI, "como el camino que nos conduzca a la eliminación de la pobreza y el crecimiento del bienestar de los nicaragüenses". Dijo que las tareas fundamentales que deben enfrentar el gobierno, los empresarios y los trabajadores serán en primer lugar controlar la inflación, controlar los precios, un crecimiento económico sostenido y reproducir el crecimiento dentro del marco de la estabilidad macroeconómico, pero eso será posible si se tiene la demanda de energía eléctrica nacional y un adecuado programa de inversión pública. También aseguró que el gobierno sí está comprometido en asegurar un buen clima de negocios en el país, un buen clima de inversión y garantizar la cooperación internacional. De acuerdo a las proyecciones del Ejecutivo, este año habrá una inversión extranjera directa de hasta 390 millones de dólares, unos 55 millones más que el año pasado; unos 3,395 kilowatt de energía eléctrica; 1,416 millones de dólares en exportaciones, más de 200 millones por encima de lo logrado en el 2007. Rosales dijo que al mismo tiempo el gobierno invierte en combatir la pobreza, y lo demuestra la inversión de 1,285 millones de córdobas en varios programas, lo que equivale al 14.2% del Producto Interno Bruto, PIB, el más alto de los últimos 20 años en el país. Para el gobierno seguirá siendo indispensable mantener y potenciar el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos (CAFTA); impulsar el ALBA y otros acuerdos comerciales, dijo Rosales. Destacó el interés del gobierno por el ahorro bancario se invierta en la producción y la generación de empleo y producir bienes y servicios que garanticen la demanda nacional y las exportaciones Finalmente, Rosales dijo que el gobierno está satisfecho con la labor de los productores nacionales, sobre todo del sector pecuario y de manufactura, que permitió empujar las exportaciones. La opinión de los empresarios El Presidente del COSEP, José Adán Aguerri aseguró que los grandes empresarios están comprometidos con los objetivos del gobierno en materia económica y que el principal reto es luchar contra la inflación. Aguerri admitió que eso no es una tarea fácil y recordó que el gobierno no pudo cumplir sus metas económicas en el 2007 Tanto Aguerri como Zamora y Amador se quejaron de la supuesta dualidad del gobierno en sus políticas económicas. Como ejemplo, citaron que mientras proclama un buen clima de negocios, por otro lado el Ministerio del Trabajo provoca "hostilidades" contra las empresas. Aguerri citó la aprobación del reajuste al salario mínimo, que según él fue impuesta a los empresarios por parte del gobierno y las centrales obreras, a pesar de largas y agotadoras negociaciones, con un resultado que calificó de político y no económico. El titular del COSEP observó también la posición dual del gobierno con respecto a los CENIS y el pago de la deuda interna, porque mientras funcionarios del gabinete económico y el propio Presidente de la República, Daniel Ortega, dicen que sí se honrará la deuda, otras instancias del mismo estado toman otras decisiones. En este sentido, se cuestionó si existe una sola visión y una sola posición del gobierno con respecto a la inversión y el clima de negocios. La respuesta del gobierno Arce dijo que en 2007 el boom en los precios del petróleo, el huracán Félix, las lluvias y las deficiencias energéticas que heredó el gobierno que obligó a racionamientos de hasta 12 horas, afectaron el buen desempeño económico del país. Arce propuso una especie de triple alianza entre el gobierno, el sector privado y los ciudadanos, para superar cualquier inesperado, sobre todo la recesión económica anunciada en Estados Unidos. "Lo que corresponde aquí es profundizar el diálogo y el entendimiento e involucrar a todos los sectores del Estado, para que se tenga una sola y misma visión ", dijo. En cuanto a los CENI, Arce admitió que hay incongruencias, pero insistió que ya el gobierno fijó su posición de que pagará la deuda de los CENIS. En otro orden, Arce abogó porque el ambiente político electoral (en noviembre hay elecciones municipales) no enturbie el entendimiento entre las instituciones autónomas del estado y que en los aspectos económicos, como el salario mínimo, se priorice el diálogo entre las empresas, el gobierno y el sector sindical, aunque observó que los costos no solo deben cargarlo los trabajadores. Arce Castaño también anunció que el gobierno está terminando de revisar el borrador de lo que sería el Plan Nacional de Desarrollo Humano, que fijará las grandes metas económicas, políticas y sociales de Nicaragua en los próximos cuatro años, bajo el gobierno del presidente Daniel Ortega. Este documento estaría listo entre finales de Febrero y la primera semana de Marzo, dijo Arce, quien anunció que a partir de ese momento será sometido a una discusión con el sector privado, trabajadores, fuerzas políticas y poderes del estado, con el objetivo de que en junio esté listo un documento "consultado y retroalimentado" Lograda la aprobación de ese plan, se presentará a la comunidad internacional como instrumento de sus compromisos de respaldo al país, y que refleje una sola visión de nación, de parte de todos los sectores, independientemente de los matices políticos que obviamente van a existir en una democracia como la que vivimos, aseguró Bayardo Arce. Rosales abogó porque el sistema financiero nacional y las micro financieras destinen más recursos para la producción agrícola nacional para crear mejores condiciones de mercado. En tanto, el ministro Guevara expresó que el gobierno va a garantizar la inversión en infraestructura productiva y social y por eso este año se está dando prioridad a través del FISE y el Ministerio de Transporte en la reparación de carreteras y caminos y que se buscan otros recursos a través de la Cuenta Reto del Milenio y el fondo ALBA. Guevara detalló que este año se destinarán 1,700 millones de córdobas para el MTI; 1,233 millones en ENACAL; 193 millones para la energía eléctrica a través del Ministerio de Energía y Minas y otros 523,9 millones a través del FISE; 536 millones con el IDR. Con estos fondos, dijo, se garantizará el desarrollo de la infraestructura social y productiva. Más observaciones de los empresarios Zamora manifestó que es indispensable que el sector privado y el gobierno alcancen acuerdos para trabajar conjuntamente por el desarrollo económico y social del país. Según el presidente de AMCHAM, los empresarios han puesto a un lado cualquier interés político o partidario o alguna vinculación con el quehacer político y se muestran concentrados en la agenda meramente económicamente. Zamora observó que para poder lograr las grandes metas económicas y elevar la producción, es fundamental alcanzar acuerdos con quienes empujan ese carro y se debe aprovechar las oportunidades de que los productos nacionales en el mercado internacional están obteniendo buenos precios. Hizo notar que el 55% del gasto de los nicaragüenses es en alimentos y cuando se producen incrementos sustanciales en esos productos de consumo básico, hay un crecimiento de la inflación. En este sentido, coincido con el gobierno en que este año los esfuerzos se deben concentrar en mantener la inflación por debajo del 10% anual, para que Nicaragua pueda crecer realmente en un 4%. Zamora reconoció que los retos son enormes "porque ya estamos en un año electoral y es importante que se pongan candados a los números y todas las partes se pongan a trabajar en la estabilidad económica, atraer inversiones y generar empleo". El Presidente de la Cámara de Industrias, Mario Amador, pidió revisar la carga tributaria que pesa sobre la empresa privada, según él "enorme", y la tasa de cambio que afecta la productividad y las exportaciones y que se reoriente el crédito hacia la producción y menos al consumo. Amador dijo que es un peligro que el gobierno quiera controlar los precios de los productos de consumo básico, porque eso se controla por las reglas del mercado. Zamora anunció que existe la voluntad y esta listo el capital de los empresarios, para invertir en construir en mega-proyectos de generación eléctrica en recursos renovables, pero -eso sí- necesitan "reglas claras del juego". Zamora, copropietario de una de las principales generadoras privadas del país, indicó que para los empresarios es necesario que el gobierno se arregle con Unión Fenosa, ya que el país necesita cambiar su matriz energética, para lo que se requiere que el Estado sea el garante del pago de la energía, y no el consorcio español. Apuntó que una planta generadora hidroeléctrica o geotérmica, que produzca al menos 100 megavatios, se requieren de cinco años de inversión, y una suma de centenares de millones de dólares, "y hay recursos, están los inversionistas" pero los empresarios necesitan de esa garantía. El asesor económico presidencial, Bayardo Arce, respondió a Zamora que el gobierno coincide en la necesidad de cambiar la matriz energética del país, pero se comprometió a que el gobierno sea garante de pago de Unión Fenosa.

Descarga la aplicación

en google play en google play