Escúchenos en línea

PMA y AID constatan atención a zonas afectadas por Félix

Managua. Agencia ACAN–EFE. | 22 de Febrero de 2008 a las 00:00
Funcionarios del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas y de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) concluyeron este viernes una visita de tres días por comunidades afectadas por el huracán "Félix", que azotó el Caribe norte de Nicaragua. Las misiones fueron encabezadas por William Hart, representante en Managua del PMA y Alex Dickie, director de USAID en Nicaragua, señaló a la prensa la portavoz del organismo alimentario de Naciones Unidas, Sabrina Quezada. Ambos funcionarios visitaron los municipios de Puerto Cabezas y Waspám, en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), la zona afectada por el poderoso ciclón el 4 de septiembre pasado, indicó la fuente. Tanto Hart como Dickie viajaron a esa zona para "constatar el desarrollo de la operación de asistencia alimentaria que está llevando a cabo el PMA con el apoyo del gobierno de Estados Unidos para socorrer a las víctimas del huracán Félix", explicó Quezada, en una declaración escrita. La fuente recordó que el PMA recibió de Estados Unidos, a través de USAID, una contribución de 2.9 millones de dólares, consistentes en 2,080 toneladas métricas de arroz y 680 toneladas métricas de cereal fortificado destinados para las familias afectadas por el huracán. Con ese donativo se está proporcionando asistencia alimentaria a 90.000 personas en 180 comunidades de municipios de Puerto Cabezas, Rosita, Bonanza y Waspám, añadió. Las contribuciones de Estados Unidos a las operaciones de asistencia alimentaria del PMA, para desarrollo, emergencia y rehabilitación en Nicaragua, ascienden a 6.6 millones de dólares desde que el ciclón azotó a esta nación centroamericana, según el organismo de Naciones Unidas. El director de USAID en Nicaragua manifestó la voluntad de su país de continuar apoyando a las familias afectadas por el huracán, a través del PMA. El huracán "Félix" tuvo una intensidad de categoría cinco, la máxima de la escala Saffir-Simpson, con vientos de 260 kilómetros por hora, y dejó a su paso 253 muertos y cerca de 200,000 damnificados. También, unas 20,394 viviendas destruidas o semidestruidas y daños a la infraestructura, la agricultura, la pesca y al medioambiente en 1.3 millones de hectáreas de bosques, incluida la reserva de la biosfera de Bosawas.

Descarga la aplicación

en google play en google play