Escúchenos en línea

Con empleo se busca revertir migración de nicas que impuso neoliberalismo

Managua. Informe Pastrán. | 25 de Febrero de 2008 a las 00:00
Un análisis sobre el fenómeno migratorio de los nicaragüenses hacia el exterior que abordó las causas, orígenes y las medidas que está tomando el gobierno sandinista para contrarrestarlo, fue presentado el domingo en Los Ángeles, California, Estados Unidos. Durante el seminario informativo para líderes comunitarios de Centro América, se presentó el análisis de una encuesta hecha por el Instituto Nacional de Información para el Desarrollo (Inides), que señala que el 40.3% del total de nicaragüenses que han emigrado de su país lo han hecho en el período de 2000 a 2005, destaca el diario "La Opinión", de Los Ángeles. Según un reporte presentado por la diputada de la Asamblea Nacional y miembro del FSLN, Alba Azucena Palacios, el fenómeno migratorio de los nicaragüenses inició primordialmente en las décadas de los 70 y 80, con mayor auge en las últimas dos décadas. Según la legisladora, la migración se debe primordialmente a la situación política y económica interna de Nicaragua "producto de la marginación y represión ejercida contra los sectores populares". Además, señaló, al fenómeno migratorio "se inscriben las políticas de organización, agresión y financiamiento de la contrarrevolución que el gobierno de Ronald Reagan desarrolló en contra del gobierno revolucionario del FSLN". Según datos de la Encuesta Nacional de Hogares sobre Medición de Nivel de Vida 2005, el flujo de migrantes nicaragüenses se dio primordialmente a países como Costa Rica, que absorbió un 50.2% de los migrantes, y a Estados Unidos, en un 37.8%. De estos inmigrantes, cerca de la mitad que emigró a Costa Rica son personas de origen rural, comparado al 13% que emigró a Estados Unidos. Este fenómeno ha dado como resultado que se desarrolle una jefatura femenina en los hogares nicaragüenses, según Palacios, por lo que los programas encaminados a detener el flujo van dirigidos a estos sectores de la población. Actualmente, el gobierno de Daniel Ortega ha iniciado los programas Hambre Cero, Semilla Certificada, Plan Siembra, y Programa Usura Cero, todos encaminados a detener el flujo de migrantes campesinos y reforzar la economía del sector informal, dijo la Diputada Alba Palacios. "Es uno de los grandes retos (detener la migración]. Se están iniciando un proceso de programas y de medidas que van en la lógica de generar empleos y mejorar el ingreso básico, aumentar el salario mínimo para que la gente deje de seguir emigrando a otros países", esbozó la parlamentaria. Hambre Cero es un programa que otorga un bono por dos mil córdobas (105 dólares) a familias campesinas de extrema pobreza, para implementos agrícolas que le ayuden a su desarrollo. En 2007, cuando inició el programa, se beneficiaron 12,250 familias. La meta a finales del quinquenio es beneficiar a 75 mil familias a un costo de 150 millones de dólares. El programa Usura Cero va encaminado a otorgar microcréditos a comerciantes populares, primordialmente mujeres del sector informal, bajo condiciones como tasas de interés del 4% anual, plazos largos y sin fiadores. En 2007 se atendieron 8,244 mujeres, entregándose 42 millones de córdobas (2.2 millones de dólares).

Descarga la aplicación

en google play en google play